Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Carta de Alexis Mesón Doña

Alexis Mesón, 3 de Julio de 2011 | 4 julio 2011

En el 70 aniversario del fusilamiento de su padre y sus 12 compañeros, en el Cementerio del Este de Madrid

 

 

 

“Hoy, 3 de julio de 2011, se cumple el 70 Aniversario del fusilamiento contra la tapia del cementerio del Este, de mi padre EUGENIO MESON y de sus camaradas GUILLERMO ASCANIO, FERNANDO BARAHONA, MANUEL BARES, RAIMUNDO CALVO, DOMINGO GIRON, GODOFREDO LABARGA, ELADIO LOPEZ, FEDERICO MANZANO, DANIEL ORTEGA, GERMAN PAREDES, PEDRO SANCHEZ y JOSE SUAREZ….

Todos eran jóvenes e idealistas. Les segaron la vida brutalmente en la flor de su juventud por ser comunistas y republicanos. Fueron valientes, inteligentes, lúcidos y sacrificados. Todos ellos poseían, individual y colectivamente, un caudal intelectual, y una poderosa proyección política y humana que fue enterrada, desperdiciada y aniquilada por las balas fascistas de la reacción.

Eugenio nos pidió que no les olvidáramos, que llevásemos a sus tumbas claveles rojos cada 3 de julio. Yo sé que mi querido primo Luis, como ha hecho tantos y tantos años en nombre de todos, seguramente irá temprano a cumplir este rito, limpiará las lápidas y quizá se encuentre con otros familiares de los camaradas asesinados.

Posiblemente también irá mi hijo Alexis. Como decía Juana Doña, sólo se muere cuando no queda memoria de su existencia ni del legado que nos dejaron y naturalmente los trece camaradas desaparecidos un 3 de julio de 1941, siguen vivos en nuestro recuerdo, en nuestra memoria, porque los ideales por los que lucharon están vigentes y su ejemplo sigue iluminando nuestros corazones. Por mi parte traspaso a mis hijos, y a los hijos de mis hijos, la conservación de la memoria histórica de quienes fueron sus abuelos, sus bisabuelos y les pido que mientras vivan recuerden esta fecha y lo que representa y que lo expliquen a los demás, a sus descendientes, para que el sentido de la dignidad y de la justicia que representan Eugenio y el resto de camaradas, así como el recuerdo de que vivieron, cómo vivieron y porque murieron, permanezcan.

La memoria de estos 13 combatientes, al igual que la de decenas de miles más, sigue pendiente de rehabilitación, de la anulación de los consejos de guerra y de la condena de quienes los perpetraron. Sabemos que después de más de 30 años de democracia esta batalla aun está por librar. Hay ahora otras batallas más perentorias y urgentes, es verdad, pero quizá el recuerdo de tantos jóvenes luchadores y lo que significó su sacrificio, nos ayuden a superar los momentos de desánimo que, comprensiblemente, nos asaltan más de una vez.

Queridos amigos y camaradas, perdonar el desahogo, pero sé que os identificais conmigo y que mañana 3 de julio, cada uno, mentalmente, colocará un clavel rojo en la tumba del cementerio del Este. Como decía Juana, “ya están en la inmensidad de la nada”, pero también están en nuestro pensamiento”.

Abrazos,

Alexis