Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Casi 26.500 muertos en la Guerra Civil en Asturias

El Comercio, 17.07.2011 | 18 julio 2011

El último estudio de la Universidad de Oviedo eleva el número de víctimas de la Guerra Civil

 

 

JOSÉ ÁNGEL GARCÍA jaiglesias@elcomercio.es OVIEDO.

El informe será entregado antes de que finalice julio al Archivo Histórico Provincial, donde podrá ser consultado por los ciudadanos

La Guerra Civil dejó en Asturias casi 26.500 muertos. Esa es la cifra que presenta el último estudio elaborado por la Universidad de Oviedo, coordinado por la profesora Carmen García García, y que se entregará antes de que finalice el presente mes al Archivo Histórico Provincial para que pueda ser consultado por todos los ciudadanos.

El informe, cuya preparación comenzó en 2003, incluye entre los caídos a todos aquellos que fallecieron por muerte violenta durante el periodo que duró el conflicto y, posteriormente, durante la represión franquista hasta 1952, fecha en la que está registrada la muerte del último miliciano. En esa lista figuran tanto civiles como militares, tanto represaliados republicanos como nacionales, tanto los muertos caídos en combate como aquellos que fallecieron en circunstancias sin aclarar.

La mayoría de los muertos están distribuidos por las cerca de 320 fosas censadas en Asturias a lo largo de los últimos ocho años, una cifra sólo superada por Aragón (594) y Andalucía (492).

El estudio de la Universidad de Oviedo ha intentado profundizar en cada una de estas sepulturas a través de las fuentes orales y recurriendo a la documentación que hoy todavía se conserva. En la mayor parte de las fosas registradas se encuentran víctimas de la represión franquista. Esto no significa que no hubiera fosas con muertos del ejército nacional. Nada más acabar la guerra, según se explica en el citado informe, la mayor parte de los muertos de este bando fueron exhumados y trasladados cumpliendo, en muchos casos, el deseo de sus familiares.

No todos tuvieron esa oportunidad. Muchas víctimas, tanto de los republicanos como de los nacionales, perdieron la vida en combate y sus cuerpos quedaron olvidados en las trincheras del frente. Nunca pudieron ser recuperados. Hoy, reconocen los responsables del informe, hay numerosas fosas de combate aún sin ubicar, aunque muchas familias conservan aún la esperanza de recuperar los restos de sus antepasados muertos en la Guerra Civil o en la posguerra. Fue precisamente durante los años posteriores al final del conflicto cuando se incrementó de forma notable el número de víctimas de la represión franquista.

Caídos en las cuencas

El grueso de la fosas comunes se encuentra en la franja central, sobre todo en los concejos mineros. Sin embargo, las fosas de mayor tamaño se ubican en los cementerios de Gijón, Oviedo y, en menor medida, Avilés. El hecho de que muchos muertos estén enterrados en los camposantos de las grandes ciudades ha sido una ventaja para los investigadores, que han tenido la oportunidad de acceder a los archivos de los propios cementerios, donde quedó registrado el nombre de la casi totalidad de los fallecidos.

Además de esta información, los autores del estudio han recurrido también a aquellos datos que todavía hoy se conservan en las cárceles e, incluso, a los escritos oficiales en los que quedó constancia de las sentencias que se adoptaban en los consejos de guerra. Juicios que terminaban en la mayoría de las ocasiones en fusilamientos.

Eso les ha permitido conocer el nombre de muchos de los caídos y su procedencia. El estudio se ha elaborado a partir de información oral y documental. Los responsables del mismo no han recurrido a pruebas de ADN. «Nunca hicimos una exhumación porque esa no era nuestra tarea», explica la directora del proyecto, Carmen García. No siempre han encontrado las mismas facilidades. Ha habido casos en las que los investigadores no han podido concretar la identidad de los fallecidos.

La referencia que tenían, en algunas ocasiones, era muy vaga ya que sólo tenían conocimiento de la existencia de una fosa, pero no del nombre de las personas que estaban allí enterradas. Información fragmentada que llegó, en más de una ocasión, a través de segundas y terceras personas.

Otro de los problemas a los que han tenido que hacer frente son los cambios en el paisaje. Algunas fosas o tumbas han quedado ocultas después de que se realizaran obras en el entorno donde están ubicadas. Un ejemplo claro es la carretera vieja entre Oviedo y Pajares. Por esa vía no fueron pocos los detenidos que eran obligados a ‘pasear’, un procedimiento a través del cual eran ajusticiados con un disparo por la espalda, sin ningún procedimiento legal. Muertos que, recuerdan en el informe, se quedaron en las cunetas o que fueron enterrados a la vuelta de la esquina, lo que hizo imposible seguir su rastro.

Algo parecido ocurrió con algunas fosas que hoy se encuentran debajo de construcciones como edificios o naves industriales. Hay casos, incluso, de enterramientos debajo de nichos que fueron construidos con posterioridad en algunos cementerios asturianos. Entre las fosas censadas hay algunas que no conservan ya restos. Se da cuenta en el estudio de que decenas de cuerpos fueron exhumados para su traslado a otros cementerios por voluntad expresa de la familia.

Traslados y enterramientos

Oviedo fue frente de guerra. En la capital se encuentra la gran fosa de San Pedro de Los Arcos. Allí fueron enterrados, al menos, 1.200 combatientes, la mayor parte sin identificar. Estos, como otros fallecidos y sepultados en fosas enormes, fueron llevados al Valle de los Caídos. En su inmensa mayoría se trataba de miembros del bando nacional aunque también consta el traslado de cadáveres de republicanos.

El estudio cifra en torno a tres mil el número de muertos en la Guerra Civil en Asturias cuyos restos reposan en el monumento construido por los nacionales para homenajear a sus fallecidos. En el informe se especifica que más de la mitad de estos cuerpos están sin identificar.

http://www.elcomercio.es/prensa/20110717/politica/casi-muertos-guerra-civil-20110717.html