Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Los ‘cóndores de acero’ que defendieron la Segunda República

Público, 19/07/2011 | 21 julio 2011

Un documental rescata la vida olvidada de estos aviadores durante la contienda

 

PATRICIA CAMPELO Madrid

Tras el golpe de Estado militar de 1936, multitud de jóvenes decidieron enrolarse en la aviación española para defender la democracia. Un documental rescata la vida olvidada de estos aviadores durante la contienda

Preocupados por el futuro incierto que se les avecinaba, muchos jóvenes decidieron defender su porvenir con contundencia hace 75 años. Algunos de ellos apenas superaban la mayoría de edad, pero no querían quedarse en casa mientras se aproximaban las circunstancias que cambiarían la faz del país en el que vivían. Era el verano de 1936, el capitán Virgilio Leret acababa de ser fusilado en Melilla, y las solicitudes para formar parte de la aviación de la Segunda República se acumulaban.

“Teníamos 18 años, ¿qué hubiérais hecho vosotros?”, se pregunta Antonio Vilella (Barcelona 1916), mecánico de la aviación republicana y defensor del espíritu decidido que les movió a participar en aquella guerra para defender la democracia. El 18 de julio de 1936, cuando la radio dio cuenta de los primeros movimientos de los militares sublevados, Vilella trasladó a sus padres su deseo de ir a Zaragoza con sus amigos, que ya estaban allí “cargando camiones con escopetas”. Su progenitor le espetó que con esas armas no se podía ganar una guerra. En ese momento, el joven Vilella le comunicó que se enrolaría en la aviación como mecánico, “así estaréis más tranquilos”.

Vilella cuenta su historia ante la cámara que ha recogido testimonios de los últimos aviadores de la Segunda República y los ha plasmado en un documental de corte antropológico “que versa sobre la vejez y la memoria”. Así lo explica uno de los directores de Vuelo a Shangri-la, Jorge Moreno Andrés, quien firma junto con Eduardo Díez Pombo un trabajo en el que han condensado, en 25 minutos, los sentimientos de aquellos jóvenes que se enrolaron en la aviación tras el golpe. [Trailer del documental].

Nieto del piloto republicano Víctor Andrés Valdemoro, Jorge Moreno aclara que el objetivo del documental es “mostrar la actualidad” de aquellos militantes que hoy en día se siguen reuniendo en un local de Barcelona para recordar y compartir experiencias. “La sociedad les margina como ancianos pero tienen mucho que decir y hemos querido darles voz”, añade.

Shangri-la era el lugar ficticio imaginado por el escritor James Hilton en una novela y que, en el imaginario colectivo de la época, recordaba al paraíso o, al menos, a “un lugar mejor donde vivir”, rememora Vilella en el documental.

Miguel Hernández les dedicó el poema ‘El vuelo de los hombres’

La implicación política de aquellos jóvenes es uno de los elementos que los directores han destacado a través de un trabajo con el que les han querido “dar las gracias pidiéndoles que nos hagan saber sus diferentes opiniones”. “Es lo menos que podemos hacer por ellos”, sostienen.

Formación obligada

En tiempos de guerra la necesidad de personal militar apremiaba pero los cursos en la escuela de Kirovabad, en la antigua República Soviética de Azerbaiyán, y en la academia de vuelo de San Javier, en Murcia, seguían siendo condición obligada para ser aviador de la República.

Vilella obtuvo su título de mecánico de aviación en diciembre de 1937, llegando a ser Sargento y después Comandante. Tras finalizar la guerra pasó seis años campos de concentración, en la cárcel y en Batallones disciplinarios —donde se recluía a republicanos para que hicieran trabajos forzados—. “Cuando vuelves a casa piensas que al menos lo has intentado”, suspira el Comandante retirado que hoy preside la Asociación de Aviadores de la República (ADAR), fundada el 17 de julio de 1978.

La población concebía a los aviadores como un grupo diferenciado y especial en comparación con el resto de  militares y milicianos que también defendieron el sistema político que estaba siendo atacado tras el golpe de Estado de Franco y sus militares. Los “cóndores de acero” suscitaban la admiración de la gente e incluso arrancaron de la pluma de Miguel Hernández el poema El vuelo de los hombres. El compositor Carlos Palacios creó varios himnos por encargo del Gobierno de la República y uno de ellos, Alas Rojas,  —banda sonora del documental Vuelo a Shangri-la— se convirtió en la melodía oficial de los aviadores.

Camino hacia la reparación

El fin de la dictadura devolvió las alas a este colectivo que ya desde el exilio vivió diferentes maneras de organización. La Asociación de Aviadores Republicanos Españoles fue creada en los años 50 en México —país que acogió durante años a un gran número de republicanos exiliados— y sirvió de catalizador del tejido asociativo que se fue desarrollando después.

Durante la transición, los aviadores que prestaron servicio al Gobierno de la República durante la guerra, reivindicaron su condición de antiguos militares y las correspondientes pagas o pensiones. “Fue una tarea difícil que no se ganó hasta los años 80, cuando con Felipe González en el poder, se aprobaron las normas que posibilitaron estas ayudas”, explica el historiador David Gesalí, quien forma parte del equipo de investigadores de ADAR que está recuperando el nombre y las historias de los pilotos, mecánicos, ametralladores, soldados y demás integrantes de la aviación republicana.

En la Transición reivindicaron su condición de antiguos militares y las correspondientes pagas o pensiones

Con esa batalla ganada, el siguiente paso fue el de reunir a sus antiguos compañeros y tratar de localizar a los desaparecidos durante la contienda o en los años de la represión. Al acabar la guerra muchos tuvieron que afrontar juicios sumarísimos acusados de un delito de rebelión. “Decían que nosotros nos habíamos sublevado contra Franco; es cómico, ¿no?”, comenta Vilella, quien recibió el pasado 27 de abril —en representación de ADAR— la Cruz de San Jordi que otorga la Generalitat de Catalunya.

Los primeros años de democracia fueron el “momento fuerte” de los aviadores republicanos. Gesalí explica que una vez pasó el tiempo de pleitear con el Estado para obtener sus pagas como exmilitares, llegó el momento de preservar y divulgar su memoria. “La segunda y tercera generación de familiares está demostrando un gran interés en saber de ellos”, comenta el historiador que ha colaborado en la creación de un Centro de interpretación de la aviación republicana, que se inaugurará el próximo 24 de julio en Barcelona.

La tarea acuciante que ADAR tiene ahora entre manos es encontrar personas que recojan el testigo de los últimos aviadores y sigan explicando la labor que desempeñaron en la Guerra Civil en defensa de la legalidad republicana.

http://www.publico.es/386901/los-condores-de-acero-que-defendieron-la-segunda-republica