Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Tenerife contará con un mapa de la Memoria Histórica en septiembre

El Día, | 12 julio 2011

Investigadores realizarán un mapa con las posibles ubicaciones de las fosas en el marco del denominado Proyecto El Teide

 

12/jul/11

G. JIMÉNEZ, S/C de Tenerife

Investigadores arqueólogos realizarán un mapa con las posibles ubicaciones de las fosas en las que se podrían encontrar los restos de las víctimas de la Guerra Civil en Tenerife, en el marco del denominado Proyecto El Teide, que se lleva realizando desde el pasado mes de marzo y que finalizará el 31 de julio.

El denominado Proyecto El Teide para la señalización de las posibles zonas donde se pueden encontrar las víctimas de la Guerra de Civil de Tenerife, que comenzó a desarrollarse el pasado mes de marzo, llegará a su fin el próximo 31 de julio, y tendrá como resultado la elaboración de un mapa en el que se reflejarán las posibles ubicaciones de las fosas en las que se encuentran los restos de los desaparecidos durante el franquismo.

El proyecto, que está subvencionado por el Ministerio de Presidencia con cerca de 57.000 euros, tenía como objetivo fundamental el crear una base de información sólida para continuar desarrollando la búsqueda de las fosas del franquismo de forma más certera, algo que, hasta ahora, no se había realizado en la Isla, explicó a este periódico el bioantropólogo y responsable de la investigación, Alejandro Gámez.

No será hasta, aproximadamente, el próximo mes de septiembre cuando se pueda disponer del mapa donde se plasmarán las conclusiones del Proyecto El Teide, que, según señaló Gámez, también incluye la elaboración de un censo de víctimas mortales de la Guerra Civil y un corpus con las cerca de medio centenar de entrevistas que se han realizado durante estos meses, y que relatan “las situaciones que se vivieron en la década de los años 30 y principios de los 40”.

La importancia de la elaboración de este mapa de localización reside, según explicó el bioantropólogo, en que la búsqueda de las fosas en una zona como el Parque Nacional de El Teide es muy complicada, pues se trata de un territorio muy amplio y que ha sufrido varios procesos de erosión, y la inversión es limitada. Y es que ese proceso de investigación lógico fue el que se siguió en Gran Canaria, y que dio como resultado el hallazgo de la fosa de Arucas.

Por ello, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife ya ha pedido una nueva subvención al Ministerio de Presidencia, según adelantó la presidenta del colectivo, Mercedes Pérez Schwartz.

En el caso de que esta ayuda se conceda se continuará con los trabajos después del verano, y estos estarán centrados en crear una base más solida de documentación y entrevistas orales, aseguró Alejandro Gámez.

El proyecto está siendo desarrollado por nueves expertos, tres de los cuales están especializados en Historia Contemporánea y el resto son investigadores expertos en arqueología del Departamento de Prehistoria, Antropología e Historia Antigua de la Universidad de La Laguna (ULL).

Cabe recordar que este no es el primer proyecto de búsqueda de víctimas de la Guerra Civil que se ha desarrollado en la Isla, pues el pasado 15 de febrero diferentes expertos comenzaron las excavaciones en el lagunero cementerio de San Juan, unos trabajos que se prolongaron durante un mes.

Pese a que los movimientos de tierra se realizaron tanto en los jardines del camposanto como en el antiguo cementerio civil del mismo, no se logró hallar rastro alguno de los “once desaparecidos de San Juan”, aunque sí de las víctimas sin identificar del accidente ocurrido el 27 de marzo de 1977 en el aeropuerto de Los Rodeos, cuando dos aviones Boeing 747 chocaron y se cobraron la vida de 583 personas, en el que fue el mayor siniestro de la historia de la aviación.

Por este motivo, Alejandro Gámez destacó la necesidad de realizar un amplio trabajo de documentación previo a las posibles prospecciones que se puedan llevar a cabo en el Parque Nacional de El Teide.

Las fases del proyecto

Los trabajos se han desarrollado en tres fases: una de documentación, otra de entrevistas a familiares de los desaparecidos, personas que hubieran vivido la represión y a trabajadores del Parque Nacional de El Teide y de las zonas forestales colindantes, y por último, prospecciones en Las Cañadas de El Teide.

Para llevar a cabo la fase documental, los expertos han consultado “casi todos los archivos municipales de la Isla”. Gracias a estas investigaciones, indicó Gámez, se ha podido establecer cómo funcionaba documentalmente la represión, lo cual ha ayudado a simplificar la lista de desaparecidos.

Así, algunas de las personas que habían sido catalogadas como desaparecidas aparecían años más tarde en documentos de compra de terrenos, con lo que “se ha logrado descartarlos como víctimas mortales de la Guerra Civil y se acote la lista de desaparecidos por el franquismo”.

Esta línea de investigación, de concretar qué personas fueron víctimas mortales y cuáles aparecen como desaparecidas porque emigraron a Venezuela o por otros motivos, es la que en la actualidad están desarrollando los expertos, quienes se encuentran “atando cabos sobre el posible paradero de cerca de un centenar de desaparecidos”.

Para esta tarea, los investigadores intentarán acceder a archivos peninsulares como el que se encuentra en Burgos, donde hay documentación sobre la Guerra Civil en Canarias.

En la segunda fase, los investigadores realizaron casi medio centenar de entrevistas, algunas de las cuales fueron fruto de las charlas que los expertos han impartido durante estos meses en todos los centros de mayores de Tenerife. Esta iniciativa también se desarrolló en centros de educación del área metropolitana y de las zonas altas de La Orotava e Icod de los Vinos. El objetivo de estas conferencias era localizar informantes, explicar el proyecto y qué es la Memoria Histórica.

Ya en la tercera fase, que se comenzó a desarrollar a comienzos de junio, los investigadores realizaron descensos en varios bucios (orificios externos que existen en los tubos volcánicos) donde la tradición oral señala que se depositaron varios cuerpos de personas asesinadas durante la Guerra Civil.

Esta fase del proyecto no tuvo resultados positivos, pues no se encontraron restos humanos, motivo por el que se hace necesario “crear una base sólida de documentación y concretar los posibles lugares en los que se encuentren las fosas”.

http://www.eldia.es/2011-07-12/canarias/canarias3.htm