Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Amnesia del ambidiestro

Miguel Sánchez-Romero. Público, 25-08-2011 | 26 agosto 2011

Aunque el libro versa sobre la memoria histórica, en realidad retrata mejor la frágil retentiva del autor (Joaquín Leguina)

 

Este libro trata de la memoria histórica. En él, Leguina, el nuevo Saulo de la política que la ultraderecha exhibe como prueba inequívoca de la maldad del zapaterismo, nos hace saber que considera su regulación “ante todo, una ley innecesaria”. Sus objeciones se sostienen sobre distintos argumentos. Uno de ellos es la vigencia de la Ley de Amnistía de 1977, que él distingue de las pasteleras leyes de punto final del Cono Sur en atención al tiempo transcurrido desde los sangrientos hechos a que se refiere hasta su promulgación: “Entre los contemporáneos (esposos, hijos, amigos de las víctimas…) se había aceptado ya la necesidad del olvido”. Que la ligereza de esta afirmación provenga de alguien que, como él, es estadístico superior del Estado, sólo puede deberse a que, en el largo tiempo dedicado a la política, haya olvidado los rudimentos de su profesión y otorgue valor como muestra a los esemeses de El gato al agua.

Y es que, aunque el libro versa sobre la memoria histórica, en realidad retrata mejor la frágil retentiva del autor. Sólo así se explica que escriba: “Poco a poco, los españoles nos hemos ido acostumbrando al sectarismo político […] que no sólo ha invadido la política, también se ha instalado en ámbitos […] como la judicatura y la prensa”. Quizás haya olvidado que publica en La Gaceta, aunque, tal vez, he caído en la trampa y recordárselo me señala ya como portador del virus sectario.

A la desmemoria cabe achacar también que, citando un artículo de otro autor, haga suya la preocupación por la “imposibilidad de debatir razonablemente sobre los asuntos públicos”, o esta otra afirmación: “No parece necesario presentar muchas pruebas de semejante degradación ambiental. Basta pensar en el tenor de las tertulias políticas”. Posiblemente tampoco recuerda Leguina que acudía regularmente a una conducida por Curri Valenzuela y, en alguna ocasión, a otra dirigida por Carlos Cuesta. Dos magníficos ejemplos de debate razonable, siempre que por razonable se entienda arrear sin razón y con igual fiereza tanto a los de izquierdas como a los que no son de derechas.

Leguina, experto en nadar y guardar la ropa. Arte que, como todo el mundo sabe, consiste más que en nadar, en tener ropa guardada en ambas orillas del río.

http://blogs.publico.es/libre/2011/08/25/amnesia-del-ambidiestro/