Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Agenda, Artículos y Documentos, Federación Foros por la Memoria

Cita urgente de la Memoria: Poyales del Hoyo, domingo, 7 de agosto, a las doce del mediodía

Javier Mestre. Rebelión, | 6 agosto 2011

¡Nos dejan los cuerpos donde estaban, un respeto a las víctimas del fascismo!

 

¿Es saña o es miedo? El furor del verdugo indigna, aunque quizás también ilumina si resulta que, en efecto, el fascismo está muy vivo. La rabia agresiva del que requetemata al rematado lo pone en su sitio, lo muestra como es y prefigura cuál tiene que ser la actitud de quien se le enfrenta. Pero peor es lo que enseña el miedo. Si la infamia es producto de la precipitación del que vive entre fantasmas, la lección inquietante es que no pisamos suelo firme, apenas una cortecita de normalidad más o menos democrática, porque el edificio tiene vergonzantes cimientos de sangre y heces morales. Puede que estén pasando las cosas por simple temor al recuerdo de los crímenes impunes, a que el pueblo reviva las imágenes de la crueldad de los asesinos que fundaron el régimen de la gente de bien que hoy sigue siendo la gente de bien.

Con mucho esfuerzo, unos cuantos militantes de la memoria han sacado una pequeña parte de los cadáveres que adornan las entrañas de la falda sur de los montes de Gredos. Aun a riesgo de vivir al borde del estigma social y en permanente enfrentamiento con diferentes poderes locales, varios colectivos trabajan de diferentes maneras por dignificar a las víctimas condenadas a la doble muerte, la del tiro en la nuca y la del olvido forzoso. No vale decir que ya están muertos, que fue hace mucho, que es agua pasada. Olvidar sólo favorece al criminal. Han pasado setenta años en los que lo mejor que se podía oír era la cantinela de la lucha fratricida. Durante el franquismo, la vergüenza. Después, la injusticia del “todos fueron malos” que garantizó el pacto de la impunidad y la desmemoria. Ahora, el alcalde de Poyales del Hoyo ha decidido volver a pisotear los cuerpos recién emergidos de las cunetas. Los acabábamos de sacar, como quien dice, y de nuevo el vilipendio y la ocultación. Otra vez, no vaya a ser que se pierdan las buenas costumbres, la humillación de los familiares, y de todo lo que representaban los asesinados, de todo lo que representan los que hoy se empeñan en mirar con respeto y justicia hacia los ideales republicanos y socialistas que sólo pudieron ser extirpados de este país a sangre y fuego.

El Ayuntamiento de ese pequeño pueblo del valle del Tiétar ha actuado o bien de mala fe, si nos abonamos a la hipótesis de la saña, o bien con extrema torpeza si creemos que lo que subyace es un miedo a los fantasmas de la mala conciencia. A finales de junio comunicó oralmente y por escrito que no se moverían los cuerpos de las víctimas del fascismo de la fosa dedicada a ellas en el cementerio municipal “por respeto a los familiares”. A principios de agosto hizo profanar y destruir la tumba de los represaliados del franquismo y trasladó todos los restos a la fosa común-osario, es decir, al anonimato absoluto, al olvido del que prácticamente acababan de salir. Justo lo contrario de lo que había asegurado que haría hace apenas mes y medio.

Afortunadamente, una ola de indignación ha sacudido el pueblo tanto desde dentro como desde fuera. Un grupo de significados ciudadanos de Poyales del Hoyo le ofreció al alcalde una escapatoria digna para el desaguisado, pensando que todo era producto de la torpeza y poco más. Escribieron un documento en el que el Ayuntamiento afirmaba haberse equivocado actuando de buena fe y prometía que se restablecería la situación de partida. La iniciativa causó división en el seno del grupo de concejales del PP, pero el voto del Alcalde decantó la decisión: él no firmaría ese papel, no se echaba atrás. De modo que los militantes de la memoria histórica, los familiares de las víctimas y todos los que simpatizamos con la democracia y la justicia social tenemos una cita en Poyales del Hoyo el domingo, 7 de agosto, a las doce del mediodía, en la plaza del Moral, frente al Ayuntamiento.

* Javier Mestre es miembro del Foro por la Memoria del Valle del Tiétar y La Vera.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=133577