Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

En España, niños robados se buscan entre ellos

Excelsior.mex, 2011-08-13 | 15 agosto 2011

Personas que fueron apartadas de sus padres desde la época del franquismo, hoy reclaman justicia a las autoridades

 

Elizabeth L. Alexander / Especial

IUDAD DE MÉXICO, 13 de agosto. “Hace cuatro años me llamo un amigo al cual conozco de toda la vida.  Su padre estaba muy enfermo  en el hospital y en su lecho de muerte le confesó que a él y a mí nos habían comprado en Zaragoza”, dijo a Excélsior Antonio Barroso, fundador de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (ANADIR).

Para Mar Soriano, fundadora de Plataforma de afectados: Clínicas de toda España, su lucha comenzó en 2008 tras una publicación del diario español  El País con una historia parecida a la de su hermana Beatriz que fue robada en el hospital O´Donell donde había nacido. Las historias se fueron sumando a cuenta gotas.

“Lo que a los padres les decían es que su hijo había muerto, y en la mayoría de los casos no se lo enseñaban y a los que insistían mucho, les mostraban un bebé congelado. Los engañaban,  les decían que ellos se harían cargo del entierro y de todo. En algunos casos, les daban unas cajitas como de zapatos para enterrar y ahí lo que se veía era algo vendado y ahí únicamente había algodones- y hoy por hoy está demostrado”, cuenta Barroso.

Haciendo alusión a los datos que hay tras la investigación del juez Baltasar Garzón se calculan 30 mil niños perdidos en la época franquista hasta los años 50. Sin embargo, se piensa que el robo de niños continuo existiendo hasta ya entrado el año 2000.  Barroso estima que 200 mil niños fueron robados en años post-franquistas.

“Para saber la totalidad de los menores robados se requiere una investigación, nosotros somos familias víctimas. Nosotros conocemos  lo que pasó entre unos y otros y es lo que pedimos una investigación judicial para saber cuántos casos, quien lo hizo, cómo se articulaba la trama, pero ya tenemos una clara idea de cómo se hizo”, dijo Soriano.

“Lo que nos asusta es que tenemos una chica que sus padres la vinieron a comprar aquí a España desde Perú, otro chico desde Texas. Entonces nosotros pensamos que hace 40 años que no existía el internet, que había otro tipo de medios de comunicación bastante más simples ¿cómo un señor que vivía en Estados Unidos sabía que se vendían niños en España? Había mucha gente que lo sabía”, resaltó Barroso.

Soriano lanza la pregunta “¿qué hospitales no están implicados? Nosotros tenemos a lo largo de todo el territorio español y en función de la densidad de población, en proporción es un equivalente. Es tan alarmante lo que pasó en provincias más pequeñas, la dimensión es libre. Si hacemos lectura de España, antes la autoridad era muy limitada, la autoridad eran muy pocos y era una gran autoridad.”

Hasta 1987, el marco legislativo cambia sus leyes de adopción. Antes de este cambio, un padre podía adoptar administrativamente a su hijo y a pesar de ser adoptivo figuraría  como hijo biológico perdiendo esté toda identidad. El marco legal favorecía el delito de robo de niños, cabe aclarar que no todos los niños adoptados fueron robados.

Barroso desde pequeño sospecho que había sido adoptado. Sin embargo, su documentación lo hacía constar como hijo biológico de María del Rosal y que había nacido en Zaragoza en 1969. No obstante, María del Rosal es su madre adoptiva.

“Yo creo que a mí me robaron cuando nací y me vendieron. Me hicieron constar como hijo biológico de una madre que no es mi madre. Todo lo que hay puesto en mi acta de nacimiento es mentira. Por eso yo pienso que fui un niño robado, porque no fue una adopción legal”, expresó Barroso.

Los hechos hacen constatar que las monjas ofrecían el niño a los padres, articulaban y colocaban la salida de un menor de una familia biológica a una familia adoptiva. En la Iglesia, las monjas, no todas,  las que cometieron delito lo justificaban  porque estaban haciendo un bien para este niño.

Un niño robado podía costar de 150 mil pesetas (15 mil 97 pesos mexicanos actuales)  que era un poco más de lo que valía un departamento hasta algo más de tres millones (301 mil 948 pesos).

La hermana de Mar Soriano nació sana el 3 de enero de 1964. Su madre la amamantó los dos primeros días. Pese a esto, Beatriz fue llevada a la incubadora.

“Es un procedimiento normal del hospital, nos tenemos que llevar a la niña a la incubadora. Mi madre no sabía porqué no le daban ningún tipo de explicación. Lo que ellos tenían claro es que esa niña iba a ir a la incubadora. No te concretaban con detalle lo estaba pasando”, señaló Soriano.

Los médicos anunciaron a los padres de Beatriz su muerte un par de días después. Con diagnósticos contradictorios, los médicos nunca explicaron de forma concreta de su muerte.  La razón que les dieron fue que murió por una infección provocada al haber compartido la cuna con otro niño o por haber tomado sangre mala de la madre.

Nunca presentaron un informe sobre diagnóstico, el tratamiento o como había evolucionando. De acuerdo al relato de Beatriz Soriano, el hospital se encargó de todo. Les dijeron que la niña había fallecido y que no hacía falta que la familia se volviera a presentar en el hospital.

El padre de Beatriz intentó recabar información del departamento administrativo en el hospital. No obstante, lo estuvieron mareando por todo el nosocomio sin conseguir nada sin que nadie le aclarara nada. Es así como los Soriano confirmaron sus sospechas de que Beatriz había sido robada.

“Hay unos años de vida de reconstruirse uno mismo, de hacer una vida personal pero siempre hay un desencadenante, en mi caso fue en el 1997”; al terminar una conversación Mar Soriano pensó en su hermana, “es más fácil ganarse la lotería, pero puede pasar.”

Soriano nos explica, “me di cuenta que una avalancha muy grande de gente y que por sí sola llegamos a este punto a esta Plataforma, una agrupación de familias víctimas por desarraigo por la causa de niños robados por un lado, y por otro lado también por personas ahora adultas, niños entonces, que  quieren saber sus orígenes. Unos orígenes que pudieran ser adoptados con consentimiento o podían ser adoptados realmente sin el consentimiento de sus padres produciendo un robo.”

Por su parte, Barroso funda ANADIR  cuando se da cuenta que tiene la partida de nacimiento falsificada ya que consta como hijo biológico y no lo es. De momento pone una denuncia, no le hacen caso, y en este momento es cuando decide fundar ANADIR para que la justicia los oiga.

También señalo los retos que ha tenido desde la fundación de ANADIR, Antonio Barroso expresó que “la verdad es que no tenemos ayuda de nadie y estamos atados de pies y manos, no sabemos a quién pedir ayuda. Necesitamos ayuda económica para poner una oficina, sedes para poner gente y telefonistas cogiendo el teléfono.”

De las  820 denuncias que hay puestas, 160 están en proceso de juicios que comenzarán en septiembre. El ministro de Justicia de España,  Francisco Caamaño, dijo que el Instituto Nacional de Toxicología realizará pruebas de ADN gratuitas siempre y cuando los jueces así lo ordenen. Plataforma está luchando para que abra las puertas del Instituto Nacional de Toxicología y la realización de la voluntariedad del ADN.

Por su cuenta, ANADIR ha contratado a un banco privado de ADN donde madres e hijos buscan pruebas genéticas. Cada 10 meses hacen cruces para ver si hay coincidencias. Se han encontrado cuatro casos, de 800 a la fecha.

El robo de niños “era todo un engranaje de favores y algo que en España se sabía en silencio. Las familias, los que hemos crecido heredando las consecuencias de la dictadura estamos poniendo voz en grito para que si realmente vivimos en un país democrático, se investigue y como nos recuerda el Coordinador de Niños Robados, Ángel Núñez,  los ciudadanos no tienen que resolver los propios casos”, declaró Soriano.

http://excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=760623