Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Federación Foros por la Memoria, Noticias

La memoria de Cangas y Parres

El Comercio, 20.08.11 | 20 agosto 2011

Unos 300 cangueses fueron juzgados por el aparato político del régimen entre 1937 y 1941, según el informe

 

MIGUEL ROJO | CANGAS DE ONÍS.

Un estudio trata de reconstruir la represión franquista en los dos concejos

Alrededor de 300 vecinos de Cangas de Onís -el 3 por ciento de la población de aquel entonces- fueron juzgados por el aparato jurídico-militar del franquismo entre 1937 y 1941, según se desprende de la investigación que está realizando la Federación Asturiana Memoria y República (FAMYR) en los concejos de Cangas de Onís y Parres. De ellos, sesenta fueron fusilados tras los consejos de guerra celebrados en Gijón, Astorga o Pontevedra.

El número de consejos de guerra en el concejo de Parres fue mucho menor, aunque en este municipio, sin embargo, «se cebaron con las ejecuciones indiscriminadas», explican los investigadores. De hecho, «hay catalogadas cuatro fosas civiles en las que reposan una treintena de personas, aunque la cifra de víctimas se incrementa a medida que avanza la investigación». Se han hayado evidencias de la existencia de 11 fosas de combate en las que reposan los cuerpos, según las fuentes orales, de 40 milicianos en total. «Hay que añadir un curioso componente de represión de clase: un porcentaje elevadísimo de los represaliados y ejecutados en los concejos eran labradores», explican.

La investigación que está realizando la Federación Asturiana Memoria y República (FAMYR) sobre la represión franquista en los concejos de Parres y Cangas de Onís está dirigida por Simón de la Fuente Gómez (licenciado en Geografía) y Rubén Norniella (periodista) refleja que durante el periodo 1937-1941 «se ejerce sobre la población ‘desafecta’ una represión violenta e indiscriminada ejercida por falangistas de los concejos». Y añaden que «la inmediata posguerra, tras la caída del Frente del Norte, es la más dura en este aspecto». Se han constatado hasta el momento «una treintena de personas repartidas por las diferentes fosas de los dos concejos, si bien esta cifra no está cerrada». Cerca de la mitad de las víctimas estarían sepultadas en la fosa común de El Fitu, donde anualmente se realiza un homenaje en recuerdo de los republicanos caídos. «A estas fosas con víctimas civiles hay que añadir la existencia de fosas de combate, aunque es difícil precisar si estas víctimas milicianas se producen en acciones de guerra o son ejecutadas», comentan en su informe.

Las personas que sobrevivieron a los consejos de guerra fueron repartidas por toda la geografía carcelaria del estado a cumplir las distintas condenas o fueron encuadradas en batallones de trabajadores. «Hay que destacar la represión sobre las mujeres o viudas de los presos y como éstas fueron utilizadas como verdaderas sirvientas del Régimen, como limpiadoras o cocineras de falangistas y militares», comentan. A las duras condiciones de supervivencia de la posguerra tenían que añadir «el estigma de ser familiares de represaliados»

De 1941 a 1950, ante la presencia de ‘fugados’ y guerrilleros se suceden episodios de enfrentamientos entre éstos y la Guardia Civil. «La violencia también se ejerce sobre las familias de los ‘huidos’ a fin de obtener el paradero de éstos», recuerdan. «A la represión militar hay que añadir la económica, ejercida por la Comisión Provincial de Incautación de Bienes, en un primer momento, y por el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas. Se han constatado la instrucción de varios expedientes a vecinos y vecinas de los concejos, así como diversas multas e incautaciones de negocios. Se está investigando, también, la depuración de los funcionarios», comentan los encargados del informe.

La investigación sigue abierta con la recogida de testimonios que suplan el vacío documental y echen luz sobre estos «oscuros y olvidados episodios de nuestra historia más reciente», explican. Reconocen que la labor es ingente, y que necesitarían «al menos un año para cada uno de los concejos, pero seguimos recopilando datos y esperamos poder hacer lo mismo en otros concejos de la zona en el futuro», comentaban.

http://www.elcomercio.es/v/20110820/oriente/memoria-cangas-parres-20110820.html