Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Víctimas del franquismo

Edu Barinaga. Deia, 08-06-2011 | 9 agosto 2011

Es cuestión de justicia que las víctimas del franquismo sean reconocidas como tales

 

POR EDU BARINAGA, * PERIODISTA – Lunes, 8 de Agosto de 2011

EL mes de julio ha sido prolijo en acontecimientos y posicionamientos institucionales relacionados con el 75º aniversario del triste 18 de julio de 1936, lo que ha permitido visualizar el diferente rasero y la actitud de determinadas formaciones políticas sobre un tema que todavía es una asignatura pendiente en el Estado español.

Se han cumplido 75 años desde el Alzamiento Nacional, menos conocido como “insurrección armada”, “golpe de Estado” o “rebelión militar”, acepciones que seguramente podrán ser matizadas por los historiadores, pero que en el fondo responden más fielmente sobre lo que fue aquel 18 de julio de 1936. El caso es que entorno a este 75º aniversario se han realizado una serie de declaraciones y no declaraciones que, una vez más, han sacado a la luz la cerrazón de la clase política española para no reconocer aquello que, además de ser necesario para un normal desarrollo de la democracia, es también cuestión de justicia: las víctimas del franquismo siguen sin ser reconocidas como tales.

El primero de los hechos sucedió el 13 de julio en el Congreso de los Diputados. La ley integral sobre víctimas del terrorismo excluye a las causadas por el terrorismo del Estado, la violencia policial, y las organizaciones de extrema derecha. Un engaño histórico más y de la mano del PSOE que sigue dando la espalda a miles de personas que en su día hicieron posible la llamada transición política.

No hay que olvidar que la transición política española se hizo, sobre todo, gracias a la generosidad de una de las partes: los vencidos, que en un acto de auténtica conciencia democrática, una vez más, miraron hacia otro lado y permitieron que el franquismo se transformara. Asumieron un papel de facilitadores del proceso, anteponiendo los intereses mayoritarios a los suyos personales. Setenta y cinco años después, aquella actitud comprometida es pagada con el olvido y la exclusión.

Si esta era la tónica en el Parlamento español, en Euskadi nada menos que la consejera de Justicia del Gobierno vasco, Idoia Mendia, publicaba un articulo el 16 de julio, titulado Memoria compartida en cuyo contenido las víctimas del franquismo no salen mejor paradas.

Pero podemos seguir. Este memorado 18 de julio del 2011 ha sido testigo de cómo el señor José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, se negaba a condenar el Alzamiento del 36, a sus responsables y a las consecuencias del mismo (más de 200.000 muertos), cifra que, por cierto, en otros conflictos bélicos se ha definido directamente como genocidio.

Es triste comprobar que cuando se habla de la violencia política de estos últimos cuarenta años y se hacen claras referencias a víctimas y verdugos no se aplique el mismo rasero que cuando se hace en referencia a los años de la dictadura franquista y posteriores, donde sí se equiparan a unos y a otros.

Y por ultimo, porque este tema de los setenta y cinco años del golpe de Estado ha dado bastante de sí, un día después y también en el Parlamento español, los votos de PSOE, PP, CiU y PNV no aprueban una propuesta del BNG que pretendía modificar la ley de amnistía de 1977.

Sorprende especialmente la actitud del PNV, partido que en otras instituciones (diputaciones, en lo que yo conozco especialmente la de Bizkaia, Parlamento Vasco, ayuntamientos…) y en otras ocasiones, se ha posicionado claramente a favor de este reconocimiento. Además, era una buena ocasión para soltar lastre sobre aquella ley que, en la práctica, fue una ley de punto final, y de nuevo se perdió una oportunidad para poner en marcha una vía de superación de las vulneraciones de los derechos humanos.

Estamos inmersos, por lo se adivina de todo lo anteriormente citado, en una dinámica en la que se ve la incapacidad para superar esa dualidad entre vencedores y vencidos, dualidad en la que, claramente, los perdedores siguen siendo los mismos.

Es momento de romper con las ataduras derivadas de la transición de finales de los 70 y de que aquellos partidos que han contado entre su militancia con militantes antifascistas, reconstruyan su discurso o lo adecuen a parámetros de reconocimiento, reparación y justicia.

Mientras no se haga esto, mientras no se impulse de una manera clara y nítida, seguiremos viviendo y dando continuidad a lo que el golpe militar y posteriormente el franquismo instauró: la fuerza de la versión oficial en la que los vencedores eran poseedores de los privilegios y los vencidos eran desterrados, enterrados o abandonados en la cuneta del olvido.

 

Posdata: Recomiendo leer un reportaje publicado el lunes 18 de julio del 2011 en el diario Noticias de Gipuzkoa: “Un balazo no reconocido”, un claro ejemplo de lo que estamos hablando. La otra cara de la moneda de este 18 de julio. Sinceramente me ha encantado. Gracias a Jurdan su autor.

http://www.deia.com/2011/08/08/opinion/tribuna-abierta/victimas-del-franquismo