Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

“Eloísa y su huerto entre los manzanos. De Fuendetodos a la Unión Soviética”

La Librería de Cazarabet, | 27 septiembre 2011

De Teresa Grasa Sancho. Sobre el aviador Antonio Salueña

 

254 páginas       17 x 24 cms. 12,00 páginas. Autoedición

Una mujer, una familia, un pueblo que tuvieron que reinventarse. La guerra civil española se ha contado miles de veces pero aún quedan pendientes por contar numerosas historias familiares que encadenadas dan cuenta de la verdadera magnitud de la tragedia.

Como todos los veranos Eloísa, su marido Antonio y sus dos pequeños hijos salieron de Logroño para pasar las vacaciones del verano del 36 en Fuendetodos, su localidad natal. El golpe de estado de una parte del ejército contra el Gobierno de la República desbarató sus vidas como la de millones de españoles. Antonio, piloto del ejército republicano, se mantuvo fiel al Gobierno. Hizo caso omiso de las órdenes de Queipo de Llano que le requería por radio para incorporarse a los militares golpistas. A partir de ahí su familia fue duramente perseguida y él acusado de tirar las bombas que cayeron sobre la basílica del Pilar de Zaragoza en agosto de 1936.

Buscando un refugio para su existencia la historia de esta familia corrió paralela a los principales acontecimientos históricos europeos de la segunda mitad del siglo XX. La familia al completo vivió exiliada cuarenta años en la Unión Soviética. La Casa de Niños a la que fueron destinados los dos hijos de Antonio y Eloísa, junto a seis primos más de la misma familia, fue evacuada con motivo de la II Guerra Mundial. Antonio y Eloísa, después de un largo periplo, acabaron trabajando en la misma Casa de Niños en la que estaban sus hijos y sobrinos. La historia de esta familia es la historia de un compromiso y un ejemplo de superación ante la adversidad.

Eloísa le plantó cara a un destino que no entraba en sus planes y a pesar de las numerosas tragedias que padeció, al final de su vida ya de regreso a su localidad natal, supo mantener la memoria y desprender una paz infinita.

El documento se complementa con fotografías de su larga estancia en la Unión Soviética.