Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

El trato inhumano que no cesa

Miguel Ángel Rodríguez Arias. 02-09-2011 | 3 septiembre 2011

Por qué los familiares de los desaparecidos del franquismo siguen siendo víctimas de gravísimas violaciones de los derechos humanos

 

« El trato inhumano que no cesa: Por qué los familiares de los desaparecidos del franquismo siguen siendo víctimas de gravísimas violaciones de los derechos humanos por parte del Estado español, aunque a ninguna alta autoridad española parezca importarle.

 

El derecho de toda víctima de crímenes internacionales a “la revelación pública y completa de la verdad” en su sociedad y la responsabilidad de nuestros medios informativos en el maquillaje de gravísimos abusos gubernamentales.

Pocas cosas me parecen una manipulación  de mayor calado que la forma en la que todavía se siguen tratando de maquillar las desapariciones forzadas infantiles del franquismo,  crímenes de lesa humanidad, condenadas en marzo de 2006 por el Consejo de Europa en su totalidad, tamién los miles de víctimas de sus inicios en 1939. Las que ahora, una y otra vez, se pretende obviar. Niños perdidos “A” y niños perdidos “B” al parecer, unos más indigestos que otros como ya apunté en algún otro artículo.

Que con todo lo que ha llovido en el plano internacional en las últimas décadas en materia de crimen de desaparición forzada en este país castizo nuestro aún andemos así, de verdad que impacta la conciencia y la inteligencia.

Y cuando hablo de todo lo que ha llovido, me refiero a ello con conocimiento de causa: hablo de las resoluciones de organismos internacionales como el Comité de Derechos Humanos de naciones Unidas y la Corte Interamericana desde inicios de los 80, de la Declaración contra las desapariciones de 1992, de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de la Convención de 2007, de la jurisprudencia de Nuremberg mucho antes…según parece da igual, seguimos siendo así de civilizados como nación.

Es que ni siquiera estamos ante crímenes contra la humanidad “normales” que ya sería motivo sobrado para llamar las cosas por su nombre, sino que el artículo 7.2.b) de Convenio Internacional contra las desapariciones forzadas define claramente:  “ b ) Sin perjuicio de otros procedimientos penales, circunstancias agravantes, especialmente en caso de deceso de la persona desaparecida, o para quienes sean culpables de la desaparición forzada de mujeres embarazadas, menores, personas con discapacidades u otras personas particularmente vulnerables  “

Y eso partiendo de que, como digo: “La práctica generalizada o sistemática de la desaparición forzada constituye un crimen de lesa humanidad tal como está definido en el derecho internacional aplicable y entraña las consecuencias previstas por el derecho internacional aplicable” (artículo 5).

Y ni siquiera me molestaré en explicar que penalmente se roba con fuerza o con violencia, una cartera, una radio, un vehículo si se quiere…y muchas cosas más. Pero no se “roba” personas. Las personas se secuestran, se detienen ilegalmente, o, como en este caso, se las hace desaparecer:

“A los efectos de la presente Convención, se entenderá por “desaparición forzada” el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley.” (artículo 2)

/ todavía el artículo 25 de la Convención Internacional contra las desapariciones forzadas: “1. Los Estados Partes tomarán las medidas necesarias para prevenir y sancionar penalmente:

a ) La apropiación de niños sometidos a desaparición forzada, o de niños cuyo padre, madre o representante legal son sometidos a una desaparición forzada, o de niños nacidos durante el cautiverio de su madre sometida a una desaparición forzada;”

Me van a disculpar, pero esto del “robo de niños” es una tomadura de pelo.

¿No se entiende en buen castellano lo que dice la Convención Internacional?, lo digo porque estouy citando la traducción oficial de Naciones Unidas a nuestra lengua. ¿No surge dicho contenido con normalidad de todo lo que, de hecho, ya se había reconocido mucho antes?, ¿no ha firmado España esa convención y no está ya en vigor?

Y por supuesto el deber del Estado no es el de investigar a los desaparecidos a partir de 1969 – que curioso, en Nuremberg se enjuició a Keitel por desapariciones producidas desde el 7 de Diciembre de 1941 con la orden “Noche y Niebla”, pero en España, al parecer, nos tendremos que conformar con dejar fuera de la aplicabilidad de Nuremberg la ley que artículo la desaparición infantil de Franco de 4 de Diciembre de 1941 (Ley sobre inscripción de niños “repatriados” y “abandonados” – comillas propias – BOE n. 350 de 16/12/1941), tan sólo tres días antes.

El deber del Estado sería emprender una “investigación oficial efectiva e independiente”, simplemente porque así lo llama el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y no hay muchas más vueltas que darle a la cuestión; y hacerlo para ayer además,  – bueno para ayer no, para hace 30 años desde que recuperamos la “democracia” y el “Estado de derecho” – investigar todas las desapariciones infantiles del franquismo por igual, las primeras, las segundas, las terceras y todas las que haga falta, incluida la participación escandalosa de la Iglesia Católica en estos crímenes contra la humanidad.

Eso y comenzar a aplicar el Estatuto ONU para víctimas de violaciones manifiestas de los derechos humanos, que incluye el debido reconocimiento social de tales víctimas.

Porque cuando el redactor de turno habla de “robo” de niños en vez de carteras y se le olvida llamar a las cosas por su nombre y añadir aquello de los “presuntos crímenes contra la humanidad” está colaborando ya a robarles a esos niños y sus familias parte de su consideración debida como víctimas de crímenes internacionales y ocultando su condición.

Por todo eso me temo que al hablar de “robo de niños” se desinforma y se sigue desinformando a la ciudadanía.

“Robo de niños”: aparece en la columna, en la tertulia, o en el informativo de las 15:00, aunque el “robo” de niños como figura jurídica no exista. Se roban las carteras, o los televisores, no los niños.

“Robo de niños”: y ya no estamos ante “desapariciones de lesa humanidad” y por tanto de Derecho penal internacional, sino ante “robos” ordinarios.

“Robo de niños”: y no estamos ante una conducta de Estado, sino ante “robo” de particulares.

“Robo de niños”: y hablar de “robo”, que quieren que les diga, no suena lo mismo que hablar de “lesa humanidad”, respecto prescripciones, amnistías ilegales que se nos quieran poner encima de la mesa…

“Robo de niños”: y ya no hay familias a las que de tratarse de “crímenes contra la humanidad” – en vez de una inexistente figura de “robo” de niños – habría que aplicarles el Estatuto ONU para víctimas de violaciones internacionales de los derechos humanos….

Aunque en el fondo sí que es verdad que algún “robo” si que se da en todo este tema lamentablemente, aunque no sea de niños…porque cada vez que un periodista habla de “robo de niños” está contribuyendo de manera adicional y de su puño y letra a que se nos roben otras cosas y que los derechos humanos de esas personas y la gravedad real de las violaciones cometidas quede un poco más lejos…

Qué quieren que les diga pero me parece una falta de respeto de las grandes hacia las víctimas, que lo son de crímenes de lesa humanidad, que ya es bastante, y tienen que soportar además que, día sí, día también, se les regatee el reconocimiento social de esa condición…que resulta que es una de las formas de reparación debida, y así se les niega hasta eso también…

Porque una de las formas de reparación a la que las víctimas tienen derecho es a “la revelación pública y completa de la verdad”, con el único límite de que “esa revelación no provoque más daños o amenace la seguridad y los intereses de la víctima, de sus familiares, de los testigos o de personas que han intervenido para ayudar a la víctima o impedir que se produzcan nuevas violaciones”

Y así durante meses me parecía mal, pero no me sorprendía, la forma en la que “El Socialista”, boletín interno de la militancia del PSOE, cantaba las alabanzas de eso de la nueva ley de la memoria ejemplar que haría que las familias tuviesen que buscarse la vida de fosa en fosa buscando a los suyos – copiado a Franco, que violaba 4 artículos distintos del Convenio Europeo de Derechos Humanos, pero en “El Socialista” esos pequeños matices críticos los pasaron por alto… –.

Lo que me dejaba mucho más impactado era la forma en la que medios de comunicación de los considerados serios e independientes…hacían la misma alabanza que el Socialista a una ley que violaba esos derechos humanos y copiada de Franco y casi sin recoger prácticamente nada de nada de todo eso de que la ley, copiada a Franco, violaba el Convenio Europeo de Derechos Humanos y toda la jurisprudencia del Tribuna Europeo y esos detallitos … Recuerdo que lo comentaba en alguna conferencia fuera de nuestro país, y hasta enseñaba algún artículo periodístico de un conocido medio nacional que había leído en el avión para que lo viesen por si mismos, y se quedaban sorprendidos…y así hasta la fecha.

Pero nada de eso puede ser, porque sencillamente no es así y desvirtúa demasiadas cosas que no se deberían desvirtuar.

Sinceramente creo que con demasiada frecuencia perdemos de vista en nuestro país, militantes de uno u otro partido o colectivo social, periodistas de una u otra línea editorial, todos, que los derechos humanos son una responsabilidad de todos. Que la vigencia y valor de derechos humanos comienza por cada uno de nosotros. El que está dispuesto a mirar para otro lado o incluso justificar una violación de los derechos humanos por una coyuntura – e especial si esa violación no nos afecta directamente, más tentador – o el que no lo está.

O como dice otra de esas resoluciones internacionales que debieran ser más normales al sur de los Pirineos pero que, lamentablemente, no lo son tanto, la “Declaración de Naciones Unidas sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos”, la responsabilidad primordial del cumplimiento de los derechos humanos es del Estado pero corresponde también a toda persona, colectivo o persona física o jurídica, profesionales, funcionarios, voluntarios, a todos, el derecho y la responsabilidad de hacer efectiva su vigencia.

http://www.unhchr.ch/huridocda/huridoca.nsf/%28symbol%29/a.res.53.144.sp

Esto se ahonda un poco más en el caso de los periodistas con el consabido manifiesto por el Periodismo y los derechos humanos:

“La Declaración Universal de los Derechos Humanos debe ser el marco ético del periodismo.”

“Los periodistas y las empresas periodísticas deben contribuir a que se respeten los derechos humanos, y su labor debe poner de manifiesto todas sus violaciones.”

“La defensa de los Derechos Humanos es una de las tareas primordiales del periodismo”

http://www.manifiestoperiodismoyderechoshumanos.com/

Pero, imagínense, hasta a las propias instituciones del Estado les da por completo igual el deber oficial y vinculante de investigar esas desapariciones y tener el mínimo respeto por las víctimas de llamarlo por su nombre como importe lo más mínimo recomendaciones ONU, manifiestos bien intencionados, ni gaitas, sobre la responsabilidad del periodista ante las violaciones de los derechos humanos y los crímenes internacionales.

Por supuesto el problema debe ser que todo esto que estoy diciendo es muy poco objetivo, y en vez de ceñirme y tener por norte civilizado (sin tirar cohetes) los acuerdos de mínimos de todos esos tratados internacionales de derechos humanos, debería ser objetivamente fiel a una u otra línea editorial de apoyo o crítica al Gobierno, como si esto tuviese algo que ver.

Eso debe ser lo civilizado de verdad, anteponer el carnet en el caso de los militantes silenciosos, o la línea editorial o no sé cuantas cosas más, todo lo que haga falta, a los pobres derechos humanos.

De modo que adelante, sigamos construyendo entre todos, esa sociedad que antepone todo o niega los derechos humanos del otro, o los que no nos van cómodos con la coyuntura electoral o la línea editorial, en vez de intentar volver a establecer un respeto real por los derechos humanos como mínimo común denominador y decir entre todos que todo esto que se está haciendo con los niños desaparecidos y las víctimas del genocidio franquista ya pasa de castaño oscuro y sumados todos sus detalles es una autentica canallada.

Y escribo esto en el día de hoy que hemos conocido el brutal asesinato de Marcela Yarce y Rocío González, dos periodistas mexicanas por ser eso, periodistas y por cumplir con su trabajo.

¿No es posible publicar tratar de una forma informativa seria el hecho de que nuestro Gobierno está dejando sin investigar miles de desapariciones infantiles del franquismo – no hay ningún otro precedente internacional de semejante escala salvo el caso de las desapariciones de niños aborígenes en Australia desde 1910 hasta los 70 – ¿no es posible decir alto y claro que dichas desapariciones son presuntos crímenes contra la humanidad según todo el derecho internacional y que con dicha conducta omisiva nuestras instituciones están cometiendo ya una adicional violación de los derechos humanos de esas familias?

Mientras algo tan básico siga siendo así mucho me temo que los niños no será lo único que seguiremos teniendo perdido en este país.

http://segurquetomba.wordpress.com/2011/09/02/desinforman-llamandolo-%E2%80%9Crobo-de-ninos%E2%80%9D-pero-en-realidad-son-%E2%80%9Cdesapariciones-forzadas-de-lesa-humanidad%E2%80%9D/