Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Me queda la palabra

Begoña González. Lne.es, | 9 septiembre 2011

La imprudencia y el desprecio que supone decir que los proyectos de memoria histórica «no aportan nada»

 

BEGOÑA FERNÁNDEZ.  CONCEJALA DEL GRUPO SOCIALISTA MUNICIPAL

Si he perdido la vida, el tiempo, todo (?) me queda la palabra. Blas de Otero

 

Señora alcaldesa, con respeto, pero con firmeza, he de decirle que su compasión resulta frívola. No hablo de frivolidades personales, ni de vanidades. Sino de frivolidades que cierran caminos dolorosamente abiertos.

Señora alcaldesa, con respeto. Decir que los proyectos de Memoria Histórica «no aportan nada y suponen un gasto inútil para la ciudad» es una manifestación de desprecio intelectual y moral a la ciudadanía que entiende y ampara, más allá de sentirse directamente concernida, los trabajos de recuperación de la Memoria Histórica.

La ley de Memoria Histórica dice que «es hora de que la democracia española y las generaciones vivas que hoy disfrutan de ella honren y recuperen para siempre a todos los que padecieron injusticia y agravios por unos u otros motivos, políticos o ideológicos, o de creencias religiosas, en aquellos dolorosos momentos de nuestra historia (?) a quienes perdieron la vida, (?) a quienes perdieron su libertad, (?) quienes perdieron su patria, al ser empujados al exilio, (?)».

Señora alcaldesa, quiere usted convertir la política en una cuestión de gestores ante una cuenta de resultados. Pero lo cierto es que a la Alcaldía de nuestro municipio, como a la de todos, le corresponde representar valores y principios que están recogidos en nuestras leyes y que son base de la convivencia democrática.

La ética pública tiene razón de ser en que es una ética que la ciudadanía comparte, que opera en nuestro día a día. Por ética somos sociedad, y no una suma de individualidades.

Por ello fundamentar una decisión de este tipo en las cuentas públicas es un adefesio de gestión, por importantes que sean las cuentas públicas.

Señor rector, ¿No es ciencia la investigación histórica?

Señora alcaldesa, ¿gastar el dinero público en contratar a empresas para revisar cuentas públicas, que son intervenidas y revisadas por diversos organismos y eliminar 12.000 euros para la investigación de la memoria histórica, es gestión o es política? Es política, Alcaldesa. Y usted lo sabe.

Podría, sencillamente, no haber hecho nada. De haberlo hecho, podría haberse pronunciado con mayor prudencia. Pero tampoco. No la han acompañado ni el sentido de la prudencia, ni su autoproclamada compasión.

Rectifique su decisión y pida a la Universidad de Oviedo que retome los trabajos de recuperación de la Memoria Histórica. Por sentido común, por prudencia.

Porque se puede silenciar una investigación histórica, pero no la opinión, ni la palabra. Porque debemos dejar a la Historia las cuestiones que, inteligentemente, la ciudadanía ha decidido que no estén en el terreno de la política.

 

¿Quién encierra una sonrisa?

¿Quién amuralla una voz?

Miguel Hernández

http://www.lne.es/gijon/2011/09/09/queda-palabra/1126803.html