Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Amaya Caunedo: «Intuimos que el Principado paralizará nuestro trabajo sobre las fosas comunes»

Lne.es, | 20 octubre 2011

«Es necesaria en Asturias una Oficina de la Memoria similar a la de Cataluña»

 

AMAYA CAUNEDO Historiadora y antropóloga

J. L. ARGÜELLES

El Club Prensa de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón abre hoy la semana (20.00 horas) con una mesa redonda sobre el llamado «Mapa de las fosas comunes en Asturias». Intervendrán la profesora Carmen García y la historiadora Amaya Caunedo (1981), que ofrece en esta entrevista un acercamiento a un asunto complejo, nada fácil.

 

-¿Por qué este mapa de las fosas comunes en Asturias?

-Surge por la petición de asociaciones y familiares de las víctimas de las represalias del franquismo a las consejerías de Cultura y Bienestar Social. Querían saber dónde estaban los restos de sus familiares, que se localizaran y señalizaran los lugares. Denunciaban, por ejemplo, que algunas infraestructuras, como la variante de Pajares, pasaban por sitios en los que sabían que había enterramientos. Lo cierto es que, después de todas estas presiones, la Administración encargó un estudio serio sobre el asunto al departamento de Historia de la Universidad de Oviedo. La directora del proyecto es Carmen García.

 

-El trabajo se plantea en varias fases, ¿no es así?

-Eso es. En la primera fase, dos investigadores trabajaron en la zonas occidental y centro de Asturias, incluida la de mayor represión, las Cuencas. Posteriormente nos incorporamos otras dos personas, una compañera que estudió los concejos de Oriente, y yo, el de Gijón. Y he examinado el pasillo de Grado, tan importante en la Guerra Civil.

 

-¿Están documentadas ya todas las fosas?

-No, pero sí las fundamentales de la represión franquista, allí donde hay restos de más de una persona. Hay documentadas bastantes fosas de combatientes de la guerra, pero no están todas porque hay muchas y apenas quedan testigos.

 

-Más de trescientos enterramientos y tres mil cadáveres…

-Son datos correctos. Las zonas más combativas y con mejor oposición organizada, casos de Asturias y Cataluña, donde también hubo represión republicana, tienen menos víctimas de la represión franquista. Había más miedo a la rebelión y la contestación que en Valladolid, por ejemplo, donde no existían los mimbres de esa oposición. En Asturias operaba una guerrilla. En Cataluña hubo más represión republicana que franquista.

 

-¿En qué fosas asturianas hay más enterramientos?

-Las que tienen mayor número de enterramientos son las de los cementerios: Oviedo, Gijón, Avilés, Tineo, Cangas del Narcea… Hay una historia curiosa con la fosa de La Mata, que también tiene otros nombres y es muy conocida en Grado, pero no en el resto de Asturias, no tanto como las de Funeres o Fortuna. Y, sin embargo, es un enterramiento problemático, en el que hay restos de personas de derechas y de izquierdas. Estaba en una posición clave en la guerra, donde se combatió con dureza porque daba acceso a la Fábrica de Armas de Trubia. La vanguardia del Ejército franquista era tropa mora, así que los azuzaron bastante para que tomaran Trubia. Los moros, que fueron diezmados, entraron a saco y en La Mata se llevaron por delante a familias enteras que eran de derechas. Pues bien, están en la misma fosa donde después se inhumaron los cuerpos de los «paseados» republicanos.

 

-En Gijón conocemos la de El Sucu. ¿Hay alguna más?

-Es la fundamental. También está el cementerio de Jove y hay algunas otras, pero no sabemos si fueron exhumadas. No conocemos el número exacto de víctimas que hay en El Sucu, donde, a diferencia de lo que ocurrió en Oviedo, no existía una contabilidad por parte de los enterradores.

 

-¿Cómo van a continuar con este trabajo de documentación?

-Las fases del proyecto dependen de la subvención, pero en estos momentos no hay partida por parte del Gobierno del Principado o de los ayuntamientos.

 

-¿El trabajo está paralizado?

-Trabajamos pero no cobramos. Siempre hemos tenido dificultad para cobrar, aunque ahora intuimos que no habrá continuidad. El Ayuntamiento de Gijón ya ha dicho que no renovará su ayuda al proyecto. Suponemos que el Gobierno del Principado hará lo mismo, aunque, que yo sepa, aún no se ha mantenido una reunión con Cultura.

 

-¿Cuántas víctimas causó la Guerra Civil en Asturias?

-Unas veintiséis mil, entre los dos bandos, durante la guerra y la posguerra, civiles y militares, reprimidos por el franquismo y por los republicanos.

 

-¿La represión republicana fue dura en Asturias?

-Si tenemos en cuenta que fue en un corto espacio de tiempo, catorce meses, pues sí. La mayor parte de esa represión ocurrió al principio, cuando no hay un gobierno centralizado. A partir se septiembre del 36, cuando sí existe un Ejército republicano y se organiza el Consejo de Asturias y León, la represión se redujo muchísimo. Y hay un repunte, como en todo los conflictos bélicos, al acabar la guerra, con el repliegue de las tropas. La mayor parte de esas víctimas son prisioneros de derechas que estaban en batallones de trabajadores, y la mayoría son ejecutados sin una orden que conste en un papel.

 

-Por lo que dice han hecho un trabajo muy completo, también sobre la represión republicana.

-Son cosas distintas. Por un lado está el mapa de fosas y por otro el censo de víctimas. Y en este último figuran todas la víctimas, las de un bando y las del otro. ¿Por qué no hay un mapa de las fosas de las víctimas de la represión republicana? Pues porque el noventa y nueve por ciento, aproximadamente, de las víctimas de esa represión fueron exhumadas al acabar la guerra. Es un asunto escabroso, porque, en efecto, hay víctimas que no aparecieron nunca. Muchos de los lugares en los que fueron enterradas esas víctimas fueron utilizados, a su vez, por los franquistas para matar y enterrar gente. Pongo un ejemplo: el Pinar de Lada, muy conocido en la cuenca del Nalón, donde se dio el «paseo» a falangistas, a católicos o somatenes, y en cuanto acabó la guerra se utilizó para «pasear» a los del otro bando, a los llamados «rojos».

 

-¿Y en ese balance quién suma más víctimas?

-Hay más muertos por la represión franquista, casi el triple, que por la republicana. Hay que tener en cuenta que las víctimas causadas por los republicanos se concentran en sólo catorce meses.

 

-¿Hay que exhumar los restos de las fosas de la represión franquista o, como opinan algunas personas, no hay que tocar nada y deben convertirse en lugares de homenaje y recuerdo?

-Hay familiares de guerrilleros que están en contra de la exhumación. Piensan que mientras los huesos sigan ahí hay constancia de que se mató y enterró a gente en las cunetas. Siempre puede llegar el negacionista de turno. Yo creo que es un tema que atañe a cada familia y en el que influyen las creencias personales, religiosas, espirituales… Deben decidir las familias, ahora bien, pienso que sí tienen derecho a saber dónde están esos restos. En Cataluña hay una Oficina de la Memoria, de atención a las víctimas, mientras que en Asturias no. Opino que es muy necesaria.

http://www.lne.es/gijon/2011/10/17/intuimos-principado-paralizara-trabajo-fosas-comunes/1143622.html