Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

“La voz dormida”: un homenaje a las mujeres silenciadas por el franquismo

Aida M. Pereda. Tercera Información, | 5 noviembre 2011

Benito Zambrano lleva al cine la sobrecogedora novela de Dulce Chacón

 

Cultura | Aida M. Pereda – Tercera Información | 05-11-2011

En contra de quienes piensan que la Guerra Civil es un tema demasiado manido en el cine español, lo cierto es que hacer memoria de la historia más siniestra de nuestro país es todo un ejercicio de responsabilidad, no sólo hacia las víctimas de aquella etapa, sino también hacia todos aquellos nacidos en democracia que aunque no sufrimos la represión franquista sólo tenemos conocimiento de ella a través de los relatos en primera persona que nos contaban nuestros padres y abuelos.

En esta ocasión ha sido el realizador sevillano Benito Zambrano quien se ha arriesgado a trasladar a la gran pantalla la sobrecogedora novela de Dulce Chacón, ‘La voz dormida’. El director de ‘Solas’ y ‘Habana Blues’, que quedó contagiado por la fuerza de la historia de este grupo de mujeres que comparten desgracias en la cárcel de Ventas de Madrid durante la posguerra, defendía en una entrevista el sentido de hacer una película sobre la Guerra Civil: “Quién tiene derecho a decir que no se deben hacer películas de la guerra. Todavía se empeña cierta gente en seguir escondiendo, ocultando o no dejando ver lo que había pasado. Lo cual quiere decir que por eso hay que hacerlas. Mientras haya gente que se oponga a que se hagan, habrá una razón para seguir haciéndolas. Cuando las heridas se hayan cerrado de verdad, entonces no tendrá sentido hacer una película. O sí, porque siempre se pueden hacer. Donde haya un ser humano, hay un conflicto. Y si hay conflicto, hay película.”

El argumento de la película se centra en la historia de Pepita (María León), una joven cordobesa que se va a trabajar a Madrid para poder ir a visitar a su hermana Hortensia (Inma Cuesta), que está embarazada y ha sido encarcelada. El filme hace una panorámica general del resto de reclusas, pero sin profundizar en su vida ni en su destino, al contrario que sucede en la novela, y deja caer todo el peso dramático en las dos hermanas. Sin embargo, para quienes no hayan leído la novela, seguramente no echen en falta esta reducción de personajes, ya que Zambrano sabe jugar bien alternando la visión exterior de Pepita y la interna de Hortensia.

Una de las bazas con las que cuenta el filme es su reparto, con Marc Clotet o Ana Wagener, entre otros. Sin duda, es María León, que debuta en el cine con este ingenuo y entrañable personaje, quien más brilla en su interpretación, por la que ha recibido la Concha de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián y competirá en los Goya como Mejor Actriz Revelación. Su compañera, Inma Cuesta, con quien compitió en dicho festival, hace lo propio con Hortensia, con una fuerza y un dramatismo que también le han hecho ser nominada a los Goya, en su caso en la categoría de Mejor Actriz.

Chacón quiso devolver la voz a todas las mujeres que se vieron obligadas a guardar silencio durante la represión franquista, desde las que participaron activamente y fueron presas, hasta las que ajenas a idearios políticos sufrieron el terror del régimen de forma indirecta, por mala suerte o por la involucración de algún familiar.

Y en defensa a todas las críticas que denuncian el claro posicionamiento de la historia a favor del bando republicano, sería recomendable que aun quienes no compartan estos ideales vean la película, pues acentúa el deseo conciliador presente en la novela, con frases como “esto nunca debió haber pasado”, “las cárceles y las fosas están llenas de gente que nunca tuvo ideas políticas”, o la idea de que tanto unos como otros perdieron seres queridos por culpa de la guerra. Esta actitud mediadora fue explicada por la propia Chacón, de izquierdas, pero con familiares conservadores y monárquicos que sufrieron atrocidades por parte de los rojos. De hecho, en ‘Cielos de barro’ contó cómo a su abuelo y a tres de sus hijos les encerraron en una iglesia y les prendieron fuego. “Todo eso me impresionó mucho, pero sabía que no era toda la verdad. Y la otra verdad es la que exploré en ‘La voz dormida’ ”, confesó.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article30305