Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Gijón, desde julio de 1936 hasta octubre de 1937

Lne.es, 03-11-11 | 4 noviembre 2011

Una nueva publicación recoge la memoria social de esta ciudad

 

LUIS MIGUEL PIÑERA La historia social, la memoria social de Gijón, es la que pone el foco en ciudadanos y ciudadanas -y en colectivos- que rara vez «pasan a la historia». En los gijoneses y gijonesas anónimas que, de hecho, siempre fueron los verdaderos protagonistas de todo cambio social aunque los laureles los llevasen otros. Todo ello contra la historia tradicional, que siempre destacaba, y destaca muchas veces, únicamente a conocidas personalidades individuales. En Gijón nuestra memoria social es la del trabajo, es la memoria de la industria, que fue el motor económico de la ciudad desde hace ya más de siglo y medio. Hablamos de astilleros, de fábricas y, por supuesto, de cómo vivían los hombres y mujeres que trabajaban en esos espacios. La memoria social de Gijón es también la historia del asociacionismo tan particular en nuestra ciudad. Masivas asociaciones musicales, deportivas y culturales formaron parte destacada de nuestro pasado como ciudad. Y sin duda su herencia da a Gijón el intenso sentimiento asociativo, crítico, solidario y combativo que tiene. Nada habitual en una ciudad de su tamaño. Por fin, la memoria social de Gijón es la de 1936 y 1937, y las penalidades que sufrieron muchos ciudadanos durante aquellos meses y los años posteriores. Lo que viene llamándose memoria histórica.

De esto último nos habla el geógrafo Toño Huerta en su última publicación «1936XIXÓN1937» promovida por la ya desaparecida concejalía de Memoria Social del Ayuntamiento de Gijón y por la también extinta Consejería de Bienestar Social y Vivienda dentro del programa «Memoria democrática f’Asturies». Toño Huerta hace un recorrido por la ciudad en esos quince meses de guerra civil que dejaron en Gijón, en Xixón, una profunda huella. Huella humana, sin duda, pero también, y en ello se detiene el autor, unas huellas físicas que ahora, tantos años después, podemos todavía reconocer. Su investigación, por ejemplo, sobre los refugios antiaéreos es muy profunda. Ya Héctor Blanco, en su exposición y publicación «Gijón bajo las bombas», en marzo de este mismo año, nos apuntaba algo. Pero Toño Huerta nos apabulla con una información exhaustiva sobre ese tema.

Además, la publicación se completa con un plano, el clásico plano tipo turístico, donde nos ubica en el Gijón actual treinta hitos para hacer a pie, con los ojos bien abiertos, en paz pero con la memoria bien activada; un original paseo por una lejana ciudad en guerra. Un recorrido por el Xixón de la guerra civil con la ayuda de las impagables fotos de Constantino Suárez.

«1936 XIXÓN 1937» se presenta hoy en el Ateneo Obrero de Gijón y está en la línea de intentar que no se jubile nuestra memoria como ciudadanos. Y mucho menos prejubilarla.

http://www.lne.es/gijon/2011/11/03/gijon-julio-1936-octubre-1937/1151346.html