Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Un millar de vascos bajo tierra

Deia, | 30 noviembre 2011

Junto a Franco descansan 1.069 gudaris, 314 de ellos sin identificar

 

JUNTO A FRANCO DESCANSAN 1.069 GUDARIS, DE LOS QUE 314 ESTÁN SIN IDENTIFICAR

Y.A. – Miércoles, 30 de Noviembre de 2011

DE las más de 33.000 personas que descansan en la actualidad en alguna de las ocho criptas del Valle de los Caídos, alrededor de un millar corresponden a combatientes vascos que fallecieron durante la guerra civil. La mayoría de ellos fueron exhumados de 29 fosas y trasladados al monumento en el periodo comprendido entre 1941 y 1959 sin el consentimiento ni, en muchos casos, conocimiento de sus familiares.

Según detalla la página web sobre la memoria histórica promovida por el Gobierno español, 19 de estas fosas permanecían enclavadas en Bizkaia, ocho en Gipuzkoa y dos en Araba. Tal y como recoge la citada web, los cuerpos de 1.069 personas fueron trasladados al Valle de los Caídos y todavía hoy se desconoce la identidad de 314 de ellos sin que nada apunte a que esta nebulosa pueda algún día esclarecerse.

De todos los gudaris, militares regulares y milicianos de diferentes partidos y sindicatos vascos que, a día de hoy, continúan enterrados junto a Franco y junto al fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, casi la mitad procederían de Araba, donde fallecieron, en su mayoría, en la Batalla de Villarreal. Según las estimaciones de los expertos, 120 fallecidos en este herrialde fueron enterrados sin haber sido identificados previamente. Desde Gipuzkoa se trasladaron los restos mortales de un total de 237 combatientes procedentes de fosas de Donostia, Irun, Beasain, Elgoibar, Oiartzun, Orio, Eskoriatza y Tolosa. Salvo once de los fallecidos que fueron enterrados en este último municipio, se conoce la identidad de todos ellos.

Sin embargo, más allá del debate generado sobre la conveniencia de exhumar los restos del dictador Francisco Franco, los expertos coinciden en subrayar las dificultades que plantea la exhumación de todos los fallecidos para su posterior identificación y cierran, de esta manera, las puertas de miles de familias de republicanos que habían solicitado al Gobierno español una investigación para esclarecer el paradero de sus familiares.

Así lo advierte al menos la Comisión para la aplicación de la Ley de Memoria Histórica sobre el Valle de los Caídos en el informe presentado ayer en sociedad, un trabajo que persigue, según el Gobierno socialista, aportar luz y dignificar la figura de los caídos durante la guerra civil española hilvanando un relato real sobre lo ocurrido en la Sierra del Guadarrama, en El Escorial, donde 20.000 prisioneros de guerra republicanos, militantes comunistas y presos políticos levantaron de la nada un monumento en honor a la victoria de Franco en la guerra.

ESCLAVITUD Según se recoge de los testimonios de los presos, muchos de ellos vascos, los trabajos realizados día y noche rozaban la esclavitud. Los improvisados obreros se dividieron en tres grupos. Un primer destacamento se encargó de construir los seis kilómetros de carretera de acceso, que adoquinaron a mano; el segundo horadó la roca con dinamita y el tercero construyó el monasterio y la abadía actuales. El monumento comenzó a construirse en 1940 y fue inaugurado por Franco el 1 de abril de 1959. Se estima que el coste total superó con creces los mil millones de pesetas de la época, alrededor de seis millones de euros.

Ahora, más de medio siglo después de su inauguración, los expertos han dejado en manos de la Iglesia y del PP la posibilidad de arrojar claridad a la incertidumbre que viven miles de familias de republicanos y de gudaris vascos que desconocen el paradero de sus seres queridos. Según aseguro ayer Virgilio Zapatero, uno de los presidentes de la comisión de expertos, la idea es que el cementerio pase a ser público y en sus alrededores se instale un “centro de meditación” para que “los familiares de las víctimas que no profesen la religión católica puedan sentirse cómodos”.

http://www.deia.com/2011/11/30/politica/estado/un-millar-de-vascos-bajo-tierra