Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

La casa y el lugar del fusilamiento de Blas Infante son los primeros espacios declarados Lugares de Memoria Histórica

Noticias de Almería, 30-12-2011 | 31 diciembre 2011

El lugar del fusilamiento acoge el monumento conmemorativo donde se celebra cada año el acto de homenaje al Padre de la Patria Andaluza

 

El profesor de la UAL Fernando Martínez participa en el expediente que refuerza el reconocimiento de los dos principales enclaves vinculados a la vida y muerte del Padre de la Patria Andaluza

El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración como Lugares de Memoria Histórica la Casa de Blas Infante en Coria del Río (Sevilla) y el lugar de su fusilamiento en el kilómetro 4 de la antigua Carretera de Carmona, en el término municipal hispalense. Ambos enclaves son los primeros en ser reconocidos bajo esta figura, instaurada por un decreto del pasado mes de agosto para recordar los principales emplazamientos de la represión franquista y homenajear a las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura.

En el caso de dos principales sitios vinculados a la vida y la muerte de Blas Infante, la declaración como Lugares de Memoria Histórica supone reforzar con un reconocimiento simbólico el régimen de protección cultural que ya tienen tanto la Casa “Villa Alegría” (Monumento desde 2006) como el lugar del fusilamiento (Sitio Histórico desde 2001).

En el primero de estos inmuebles, habilitado en 2002 como casa-museo, se conservan los originales del escudo, la bandera y la partitura del himno de Andalucía, además de la documentación que el político andaluz reunió a lo largo de su vida. Ubicada sobre un altozano desde el que se divisa el Guadalquivir, Villa Alegría fue diseñada personalmente por Blas Infante como residencia familiar. En ella vivió Infante desde 1932 a 1936, un periodo clave de su trayectoria política que coincidió con los inicios del reconocimiento del derecho a la autonomía para diversas regiones españolas.

Inspirada en la arquitectura andalusí, la casa se configura estilísticamente dentro de la corriente historicista del regionalismo sevillano de principios del siglo XX. Andalucía se encuentra representada tanto en su interior como en el entorno a través de elementos ornamentales y constructivos que reflejan distintos periodos históricos. De este modo, en su primer cuerpo conviven la decoración de lacería, la epigrafía en aljamiado, la filigrana de la yesería, los azulejos de factura trianera, las pinturas murales de inspiración orientalista y los arcos de herradura derivados de modelos hispanomusulmanes. En el segundo cuerpo del edificio, los detalles decorativos hacen patente el afán del humanismo andaluz por recuperar los valores de la época clásica.

La entrada principal de la casa está conformada por un arco de medio punto y azulejos de reflejos metálicos. En su dintel exterior se situaba el escudo original de Andalucía, diseñado por Infante y realizado en azulejería por Pedro Navia. La cubierta es plana en la zona noble del edificio e inclinada a dos aguas, con teja árabe, en el segundo cuerpo. El remate del primer cuerpo se realiza mediante almenas escalonadas de ladrillo visto, material igualmente empleado en el resto de las fachadas, lo que otorga a la casa una apariencia fortificada que dio lugar a la denominación popular de ‘Castillo de don Blas’.

En 2001, las tres hijas de Blas Infante, María Luisa, María Alegría y María de los Ángeles suscribieron un acuerdo con la Junta mediante el cual donaban a la Comunidad Autónoma los derechos sobre los símbolos de Andalucía. Este acuerdo incluía la compra de Villa Alegría por la Administración autonómica y su conversión en casa-museo para difundir el legado histórico, literario, filosófico y humanístico de Blas Infante.

Lugar del fusilamiento

En cuanto al lugar del fusilamiento, este espacio acoge el monumento conmemorativo donde se celebra cada año el acto de homenaje al Padre de la Patria Andaluza. El enclave, que actualmente queda emplazado al noroeste de la intersección entre la ronda de circunvalación SE-30 y la avenida Kansas City, incluye tanto el monumento como la plaza pública y el antiguo cortijo.

Político, pensador, ideólogo, escritor y máximo exponente del andalucismo, Blas Infante fue proclamado el 5 de julio de 1936 presidente de honor de la futura Junta Regional de Andalucía. Poco después, tras el golpe de estado de Franco, fue detenido en su residencia de Coria del Río por miembros de la Falange Española y luego fusilado el 11 de agosto, junto con otros dos detenidos, en el kilómetro 4 de la carretera de Carmona, en las inmediaciones del cortijo conocido como Gota de Leche.

En el año del suceso el lugar formaba parte de un ámbito rural próximo a la ciudad de Sevilla, donde se ubicaba el cortijo perteneciente a la institución benéfica Consultorio de Niños de Pecho y Gota de Leche. Este inmueble de estilo regionalista, que aún se conserva, fue proyectado por Vicente Traver en torno a 1930.

La Fundación Blas Infante adquirió los terrenos en 1985 para diseñar la plaza y el monumento-homenaje, obra del escultor Sebastián Santos Calero y del arquitecto Juan Escribano. Se trata de un conjunto escultórico formado por un basamento con pedestal del que arrancan dos columnas de mármol jónicas, entre las que se sitúa una pieza de bronce con un extracto del ‘Ideal andaluz’, el libro más destacado de Infante: “Andalucía debe cumplir un ideal como realidad distinta y completa, como unidad espiritual viva, consciente y libre”. En la cara posterior, junto al escudo de la comunidad autónoma, puede leerse “Viva Andalucía Libre”.

El conjunto se remata con un grupo de palomas iniciando el vuelo, en alusión a la libertad, mientras que el basamento está rodeado de ocho placas de metal –realizadas por el escultor Francisco Manuel Parra– alusivas a cada una de las ocho provincias andaluzas, con sus respectivos escudos.

El monumento-homenaje se completó en 2006 con una escultura en bronce de 2,10 metros de altura, obra de Sebastián Santos Calero, que representa a Blas Infante con los brazos abiertos en el momento de su fusilamiento.

Normativa

De acuerdo con el decreto regulador aprobado el pasado 2 de agosto, la consideración de un emplazamiento como Lugar de Memoria Histórica obliga a la administración pública titular a garantizar su identificación, señalización, preservación y, en el caso de que experimente alguna transformación de importancia, a mantener una huella o registro permanente que sirva para recordar los hechos relacionados con el sitio. Cuando la propiedad sea privada, la Junta fomentará la firma de acuerdos con las personas y entidades titulares.

La declaración, que corresponde al Consejo de Gobierno, conlleva un informe exhaustivo con documentación sobre el lugar, su evolución histórica y la narración de los hechos que motivan su reconocimiento con los datos sobre las personas e instituciones que se vieron involucradas. El inicio del procedimiento de declaración es competencia del Comisariado para la Recuperación de la Memoria Histórica, dependiente de la Consejería de Gobernación y Justicia. Este proceso se prolonga durante un periodo total de seis meses desde su inicio hasta su resolución y aprobación por el Consejo de Gobierno.

Los Lugares de Memoria Histórica se inscriben en un catálogo específico de carácter público que contiene la documentación de cada emplazamiento y la adicional que se pueda generar y sea de utilidad para estudios e investigaciones.

Todo este proceso cuenta con el apoyo de un grupo de seis expertos, designados entre profesionales e investigadores de reconocido prestigio a propuesta del Comisariado (tres), el Consejo Andaluz de Universidades (dos) y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (uno).

El primero de estos grupos está integrado por Encarnación Lemus, María Isabel Brenes Sánchez y Encarnación Barranquero. Lemus es catedrática de Histórica Contemporánea de la Universidad de Huelva e investigadora de la historia reciente de España, especialmente de la Dictadura franquista y la Transición. María Isabel Brenes, doctora en Historia por la Universidad de Granada y presidenta de la Asociación Granadina de Memoria Histórica, ha impulsado, entre otros proyectos, la excavación de fosas comunes de Alfacar. Por su parte, Encarnación Barranquero es doctora en Filosofía y Letras y profesora de la Universidad de Málaga, además de pertenecer a la Asociación de Estudios Históricos sobre la Mujer.

Los dos expertos nombrados por el Consejo Andaluz de Universidades son Fernando Martínez López, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Almería y coordinador de las instituciones universitarias de la comunidad para el Mapa de Fosas, Juan Ortiz Villalba, profesor de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y autor de numerosas publicaciones sobre la memoria histórica, entre las que destaca ‘Sevilla1936: del golpe militar a la Guerra Civil’.

Finalmente, el representante de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias es José María García Márquez, investigador sevillano que ha realizado numerosos trabajos sobre la represión franquista y autor de obras como ‘La represión militar en La Puebla de Cazalla 1936-1943’ y ‘Trabajadores andaluces muertos y desaparecidos en el Ejército Republicano’.

http://www.noticiasdealmeria.com/noticia/63506/ALMER%C3%8DA/casa-lugar-fusilamiento-blas-infante-primeros-espacios-declarados-lugares-memoria-hist%C3%B3rica.html