Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Sevilla: El cementerio trasladó 97 cuerpos al Valle de los Caídos hasta 1993

El Correo de Andalucía, | 14 diciembre 2011

Un historiador rastrea el envío al Panteón ideado por Franco de muertos en la guerra y la posguerra

 

En el cementerio de San Fernando fueron enterrados, entre 1936 y 1942, 959 fallecidos en acción de guerra o por herida de arma de fuego de la causa golpista y 67 republicanos ejecutados en aplicación de bando de guerra o sentencia de tribunales militares. De ellos, 97 descansan en el Valle de los Caídos, una proporción que según el historiador José Díaz Arriaza demuestra que en Sevilla, el proyecto de traslados al Panteón ideado por Franco en El Escorial “fue un fracaso”. No obstante, su investigación revela que los traslados no solo no pararon con la democracia sino que siguieron incluso durante los sucesivos gobiernos socialistas. Hasta julio de 1978 hubo exhumaciones y traslados de republicanos. Del bando nacional, los últimos cuerpos exhumados salieron en 1993.

Díaz Arriaza dedicó el año 2009 a bucear en los Libros de Partidas de Enterramiento del cementerio y en el Archivo Municipal para estudiar “cómo cambió la vida del cementerio con el paso de la República a la guerra y la posguerra, la represión a los empleados, cómo se organizaron los traslados de los fallecidos por muerte violenta, cómo se hicieron los panteones oficiales, etc… En Sevilla la guerra duró cinco días, a partir del 23 de julio ya lo que hay es posguerra y el cementerio es importante porque es donde fueron a parar los muertos y en su tapia se fusiló a gente”.

Fruto de ese trabajo es el libro Un rojo amanecer. El cementerio de San Fernando de Sevilla durante la Guerra Civil y la posguerra, publicado con el patrocinio del Aula municipal para la Recuperación de la Memoria Histórica, que se presenta hoy en el centro cultural Torre del Agua.

El libro dedica un capítulo a los traslados al Valle de los Caídos, ideado por Franco como homenaje a los “caídos en nuestra gloriosa cruzada” que se construyó entre 1940 y 1958 con el trabajo de presos republicanos. Alberga los restos de más de 33.800 muertos de ambos bandos, enviados, a instancias del Régimen franquista, desde todos los cementerios españoles. El Comisario para la Memoria Histórica de la Junta, Juan Gallo, pidió hace dos años al Gobierno central la lista de los andaluces enterrados allí que aún no ha llegado. Cataluña y País Vasco tienen las suyas.

Según la investigación de este historiador, fue el 20 de marzo de 1959, el mismo año de la inauguración, cuando comenzaron los traslados desde el cementerio sevillano, muchos individuales pero también en grupo. El más numeroso se produjo el 5 de junio de 1968, con la salida de 17 cuerpos (cinco republicanos), seguida del traslado el 16 de diciembre de 1969 de las siete víctimas del bombardeo del Barrio León.

En total, de los 97 cuerpos trasladados, 86 son del bando nacional, pero fueron frecuentes las negativas de los familiares que el historiador atribuye a no querer tenerlos lejos o bien a que eran “soldados de reemplazo que lucharon según el lugar en el que se encontraban” o rechazaban “que fuesen enterrados en panteones de guerra”. Los envíos tardíos sí obedecen al deseo expreso de las familias.

Un informe elaborado en 1938 por el jefe del Negociado de Cementerios al alcalde de Sevilla ya advierte de que “los familiares por motivos sentimentales en la mayoría de los casos, quieren que los restos de sus deudos descansen en sepulturas individuales, a fin de tributar un culto más a sus difuntos”. Además, en 1943, otro informe explica la dificultad de exhumar cuerpos del Panteón de Héroes de la Patria (que alberga 370) y del de la Guarnición (194), ya que están en fosas de entre cinco y ocho féretros sin separación. Del Panteón de Héroes “no consta que saliera nadie”.

En su libro, Díaz Arriaza explica el “fracaso” en Sevilla de los traslados también se produjo “por el probable celo de las autoridades hispalenses” que construyeron el primer Panteón de Héroes de la Patria y “se veía truncado su proyecto final de edificar un gran panteón mausoleo por el capricho de Franco”, por lo que “dilataron” las respuestas a las peticiones gubernamentales.

A partir de 1966, y hasta 1978, comienzan a enviarse restos de republicanos represaliados lo que según el autor constata “el cambio de orientación política municipal y el deseo de las autoridades de aportar un número importante de restos procedentes de la ciudad, sin necesidad de la autorización familiar”. En total se enviaron 11, entre ellos guardias de asalto, el alcalde de Dos Hermanas y el jefe de la Policía Municipal nazarena, un enfermero, un ferroviario y un preso vasco muerto en el accidente de Alanís.

http://www.elcorreoweb.es/sevilla/politica/136689/cementerio/traslado/cuerpos/valle/caidos