Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

“Las 17 rosas seguirán juntas pero en su pueblo”

| 18 enero 2012

La asociación de familiares de las mujeres de Guillena recibieron uno de los Premios que concede la Junta

 

Laura Blanco

La asociación de familiares de las mujeres de Guillena fusiladas y enterradas en una fosa común de Gerena recibieron uno de los Premios para la Recuperación de la Memoria Histórica que concede la Junta.

El mismo día en que el exministro franquista, ponente de la Constitución y patrón de la derecha española Manuel Fraga era enterrado en el pueblo gallego de Perbes, la Junta entregaba ayer los III Premios de Recuperación de la Memoria Histórica y la coincidencia no pasó desapercibida. El comisario de Memoria Histórica, Juan Gallo, recordó que Fraga formó parte del Consejo de Ministros que dictó en 1963 la pena de muerte para el político republicano Julián Grimau, y como ministro de Información fue el encargado de justificar la decisión. “La muerte no hace a la gente mejores ni peores”, alegó Gallo.

No fue la única mención. El alcalde socialista de Guillena, Lorenzo Medina, -galardonado junto a la alcaldesa de Gerena, Margarita Gutiérrez, por colaborar en la localización de la fosa de las 17 rosas- y el secretario regional de CCOO, Francisco Carbonero -premiado por la publicación La dictadura en la dictadura de la Fundación de Estudios Sindicales de esta organización- reivindicaron que la conquista de la libertad, la democracia y los derechos sociales es un “triunfo” de la izquierda que ahora se pueden arrogar “incluso los contrarios” gracias a la “renuncia” de muchos en aras de la paz y la unidad. Carbonero, de paso, recordó que “hoy la lucha ideológica por las libertadas y los derechos tiene más vigor que nunca” y ante la próxima cita electoral apeló a que “esto no tiene por qué ser todo azul”.

El silencio no es olvido. Es el mensaje que ayer quisieron dejar claro los historiadores galardonados Fernando Martínez, catedrático de la Universidad de Almería, y Juan Ortiz, profesor de la Pablo de Olavide. Ambos defendieron que “la historia no está para olvidarla sino para recordarla y estudiar el pasado con objetividad y rigor” sin ánimo de “vengar nada ni hurgar en ninguna herida, como sigue manifestando la derecha, sino para acercarnos de manera rigurosa al pasado”. El director del programa de Canal Sur Radio La Memoria, Rafael Guerrero, aseguró que en las más de 400 entrevistas realizadas a represaliados o familiares “no he visto afán de revancha sino de romper el silencio para contar la verdad, no para abrir heridas sino para cerrarlas”. El programa llega a través de internet a muchos andaluces exiliados pero su público no es solo gente mayor sino muchos jóvenes que están protagonizando “la rebelión de los nietos”.

Precisamente, varios nietos y sobrinos-nietos de las 17 mujeres de Guillena fusiladas en noviembre de 1937 en la vecina Gerena, conocidas como las 17 rosas, acudieron ayer a recibir el premio más emotivo y aplaudido, dedicado a la asociación de memoria histórica que ha promovido la exhumación de la fosa común en la que fueron enterradas estas mujeres en el cementerio de Gerena. La sobrina-nieta de una de ellas, Lucía Sócam, fue la encargada de abrir el acto cantando un tema que reivindica que “todos los hombres y mujeres tienen nombre y apellidos, y cada uno una historia de sueños, que no caiga en el olvido”. La presidenta de la asociación, María José Domínguez -cuya abuela fue fusilada por no revelar el paradero de su marido, militante del PC- recordó cómo un pequeño grupo de familiares comenzaron a recabar testimonios de mayores llenos de “rabia” y en voz baja por el “miedo pese a los años pasados” para reconstruir aquella historia que siempre habían oído en el pueblo: el fusilamiento de 17 vecinas de Guillena, previamente rapadas y llevadas a misa para excomulgarlas, del que aún vive un testigo visual que subido a un árbol donde jugaba con otros niños lo presenció.

La fosa ya está localizada y el pasado noviembre todo estaba listo para comenzar la exhumación, pero la falta de un informe técnico para asegurar que no se dañará a los niños del cementerio ha retrasado los trabajos que en los próximos días esperan reanudar. Hay descendientes de todas dispuestos a hacerse las pruebas de ADN para cotejarlas con los restos e identificar a cada una. Pero la mayoría de los familiares no quieren separarlas sino volver a enterrarlas todas juntas, “pero en su pueblo, de donde las arrebataron tan vilmente”, dice Domínguez. Manuel Martínez, sobrino-nieto de otra de las 17 rosas fusilada por leerle panfletos comunistas a los jornaleros del campo, coincide con ella:”Si se han llevado 75 años juntas ya que lo estén toda la vida, ya veremos si hacemos un panteón o algo en Guillena”.

http://www.elcorreoweb.es/sevilla/138998/rosas/seguiran/juntas/pueblo