Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

María Martín, 81 años, al Supremo: “¿Quieren que esperemos 75 años más?”

El País, 01-02-2012 | 2 febrero 2012

Con un hilo de voz, rodeada de togas, esta mujer ha relatado por qué hace seis años acudió a la justicia, para encontrar a su madre, fusilada en 1936

 

NATALIA JUNQUERA Madrid 1 FEB 2012

“A mi madre la mataron en el 36…” ha empezado Maria Martín López, de 81 años, a relatar su historia esta mañana ante el Supremo. Rodeada de togas, esta mujer de 81 años, ha explicado con un hilo de voz -“discúlpenme, estoy un poco afónica”- por qué hace casi seis años acudió a la  Audiencia Nacional. “Yo lo que quiero es que me ayuden a encontrar a mi madre para poder enterrarla. Nada más y nada menos”, explicaba después a este diario.

-“¿A usted la han ayudado hasta ahora a encontrar a su madre?”, le ha preguntado el abogado del juez Baltasar Garzón.

-“No”.

“¿Quieren que esperemos 75 años más?”, se preguntaba ya en su casa, en Toledo, después de haber contado su historia ante los magistrados del Supremo. “Yo no llego”.

En el juicio no ha podido contar todo lo que quería. “Se han quedado muchas cosas en el tintero”, lamentaba. Pero sí lo principal, “A mi madre la fusilaron en 1936, con otros 27 hombres y tres mujeres”, ha relatado ante los magistrados.No le ha dado tiempo a explicar que ella tenía entonces seis años, una hermana de 12 y otra de dos. Que su padre estaba segando cuando mataron a su mujer. “También fueron a por él y lo llevaron preso. Mis hermanas y yo nos quedamos con mi tía. Hasta que lo dejaron libre. El día que volvió de la cárcel me abrazó y no me soltó en horas. Mi hermana pequeña murió pocos días después”.

Iba tranquila al juicio: “Yo no he hecho nada malo. Y Garzón tampoco”, explicaba. Conocía bien los nombres de los magistrados del Supremo. Al instructor de la causa contra el juez de la Audiencia Nacional por abrir una investigación sobre los crímenes del franquismo, Luciano Varela, le escribió un día explicándole por qué había acudido a la justicia e intentando hacerle ver que “si fuera su madre” la desaparecida, estaría moviendo cielo y tierra por encontrarla. No le contestó.

Al salir de la sala, no le ha gustado ver a dos miembros de asociaciones para la recuperación de la memoria histórica discutiendo. “Esto es una cosa muy seria. Es un entierro sin muertos”.

http://politica.elpais.com/politica/2012/02/01/actualidad/1328115489_462567.html