Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Agenda

Elena Arnedo, Gabriela Diana Mihai y las maestras de la República, “Premios 8 de Marzo” de UGT

UGT.- lunes, 5 de marzo de 2012 | 6 marzo 2012

La entrega de estos premios tendrá lugar el 7 de marzo, en Madrid

 

La entrega de estos premios tendrá lugar el 7 de marzo, a las 18.30 horas, en Avda. de América, 25

UGT ha concedido los “Premios 8 de marzo”, en su XVII edición, a Elena Arnedo, Gabriela Diana Mihai y las maestras de la República, en reconocimiento a su compromiso y defensa de los derechos de las mujeres. Este año, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora adquiere un protagonismo especial ante el retroceso social y laboral que supone la reforma laboral impuesta por el Gobierno. Una reforma que camina en dirección contraria a las políticas de igualdad.

Este año el Jurado ha decidido conceder los “Premios 8 de Marzo”, en su XVII edición, por su lucha a favor de la igualdad de la mujer a Elena Arnedo Soriano, licenciada en Medicina y Cirugía, especializada en Ginecología y Patología Mamaria, Feminista e impulsora y fundadora de los primeros Centros de Planificación Familiar, como reconocimiento a su trayectoria y el compromiso con la defensa de los derechos de la mujer; Gabriela Diana Mihai por su lucha en la defensa de los derechos de las trabajadoras y su firme decisión de denuncia, especialmente ante situaciones de discriminación; y a las maestras de La República, en reconocimiento a la trayectoria laboral y sindical enfocada a la consecución de un modelo de sociedad progresista.

El acto de entrega de estos premios, en el que intervendrán, entre otros, el Secretario de Organización y Comunicación de UGT, José Javier Cubillo, y la Secretaria para la Igualdad, Almudena Fontecha, tendrá lugar el próximo miércoles, 7 de marzo, a las 18.30 horas, en el salón de actos de la sede de UGT, en Avda.de América, 25. En el mismo está previsto que participe la actriz, Mercedes Herrero, con el “cuentacuentos” ¡Veo, veo! ¿Que no ves?.

 

Las maestras de la República

En un momento tan crucial como el actual, en el que se ven amenazadas la educación pública y la igualdad, creemos que es importante recordar a aquellas mujeres de la Segunda República que encararon los ideales de unos principios, que hoy más que nunca debemos de reivindicar. Las maestras comprometidas con la II República, trabajaron y militaron, muchas de ellas con las siglas de UGT, en el empeño por lograr una sociedad más igualitaria a través de la educación y la participación social y sindical. Algunos de los nombres de las maestras republicanas que formaron parte de la UGT son: Julia Vigre. Antonia Androger, Pepita Uriz, Julia Alvarez, Balbina Medrano; Veneranda Manzano, Regina Lago, Emilia Lias.

Esta candidatura quiere ser un homenaje al compromiso de las maestras de la II República por la igualdad.

La educación constituyó uno de los compromisos sociales del la II República cuyo fin era lograr la democracia, garantizar los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas y modernizar el país. Se trataba de configurar el estado docente, defensa de la republica, capaz de educar a ciudadanos y ciudadanas comprometidos con la construcción de una nueva sociedad, que dejara atrás el obscurantismo y las desigualdades de otras épocas

Una educación publica, obligatoria, gratuita, activa, laica, bilingüe y solidaria que intentaba terminar con la discriminación de siglos de discriminación por sexo o clase social.

Dentro de este proyecto de educación de la ciudadanía las maestras republicanas ocupaban un lugar privilegiado y encarnaban el modelo de mujeres modernas e independientes. Ellas serian las responsables, en buena medida, de la construcción y difusión de la nueva identidad ciudadana, al educar a su alumnado en los valores de igualdad, libertad y solidaridad, tanto a través de la transmisión de contenidos en las aulas como, sobre todo, con sus vivencias personales.

Fueron mujeres comprometidas y valientes que trabajaron por llevar la educación a todos los rincones de España, por muy perdidos y aislados que estuvieran, o por muchas dificultades que encontraran ante una sociedad que en demasiadas ocasiones, las observaba con recelo, ante su posición libre e independiente y unas prácticas educativas que introducían la coeducación en el aula, y el aprendizaje práctico y experimental, frente a los métodos memorísticos y mecánicos.La profesión de maestra era uno de los pocos ámbitos laborales y culturales en el que las mujeres habían ido conquistando, desde el siglo XIX, un terreno de afirmación, reconocimiento y legitimación en el espacio público. En la España de las primeras décadas del siglo XX muchas maestras se sintieron atraídas por las corrientes de renovación pedagógica, participaron en organizaciones femeninas y feministas que luchaban por la reforma social y la igualdad de derechos de la mujer, así como formaron parte de partidos políticos y de sindicatos. Sindicatos como UGT, en el que militaron activamente, para conseguir un modelo educativo universal, la mejora de los derechos de los trabajadores y trabajadoras y luchando por la igualdad de la mujer.

Desde 1936 en la zona franquista y desde 1939 en toda España, la depuración, la represión y el exilio afectaron a todos los colectivos, pero en especial al de los maestros y las maestras, que habían simbolizado la política educativa y democrática de la II República. En el caso de las maestras, la represión se debía, además, a que habían encarnado un nuevo modelo femenino en la esfera pública que el franquismo rechazaba de plano por ser opuesto al ideal de mujer que propugnaba el nacional-catolicismo.

http://www.ugt.es/actualidad/2012/marzo/a05032012.html