Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Pequeña historia

Beatriz Gimeno. El Plural, 06/abril/2012 | 7 abril 2012

El alcalde de Huércal-Overa (Almería) se ha apresurado a quitar el nombre de Rafael Alberti al teatro municipal


Se recorta en las vidas de las personas para “apaciguar” a los mercados, se nos dice. Puede que nos traguemos la frase sin entenderla. No se sabe qué significa “apaciguar” (¿tienen algún final los supuestos nervios de los mercados?), no se sabe tampoco por qué están tan nerviosos, ni desde cuándo están así, ni quienes son…ni entendemos, sobre todo, por qué no podemos la ciudadanía exigir que se haga otra política. Todo esto ya lo habrán dicho los analistas estos días. En la mayoría de los análisis no se conseguirá que se vean las vidas que se pierden, que se truncan, que empeoran radicalmente; la infelicidad que sobreviene, la injusticia radical que estos presupuestos, que estas cuentas suponen. Los análisis no van a tener en cuenta las vidas que puede costar, por ejemplo, acabar con las políticas de prevención del VIH, o lo que significa que ya no haya dinero para la dependencia, lo que significa que se haya recortado brutalmente en becas…y que en cambio la Iglesia, el ejército, la monarquía, en fin, esas grandes instituciones encargadas por otra parte de que todo esto parezca natural y defendible ahí estén, como siempre, sacándonos la sangre.

Pero eso son las grandes historias de estos días en los que también hay historias pequeñas y me quiero detener en una de ellas. Hace unos años parecía quizá que podíamos llegar a pensar que la derecha española estaba apaciguada, civilizada, que se había contagiado de cierta civilidad social; que era posible que hubiera una derecha liberal, culta o moderna al estilo de cierta derecha que puede existir en otros países europeos. Ese espejismo duró lo que ha durado la civilidad social de la que hemos disfrutado hasta hace poco. Sabiendo que en la derecha, como en todas partes, habrá de todo, lo cierto es que una vez que han perdido ese barniz que les impedía comportarse como los bárbaros que son, ahora sale de nuevo esa derecha española negra, inculta y bestial de siempre, la que llevamos padeciendo en este país desde hace demasiado tiempo..

No hay otra forma de calificar a un alcalde el de Huércal-Overa (Almería) que se ha apresurado a quitar el nombre de Rafael Alberti al teatro municipal. Y una, la verdad y aunque resulte exagerada la comparación no puede dejar de ver en este pequeño gesto de retirar el nombre de uno de los más grandes poetas andaluces y españoles, alguien de cuya filiación política –por otra parte- la mayoría de los jóvenes estoy segura de que ya no pueden dar cuenta, un soterrado rencor, un odio espantoso, hacia la inteligencia, la cultura, hacia todo lo que signifique libertad, igualdad, esperanza.

Es imposible no pensar que este gesto guarda relación con el “muera la inteligencia” de la derecha brutal, el asesinato de Lorca por rojo, la persecución de la intelectualidad por entender que todo lo que sea inteligencia o cultura es peligroso. Desde que el PP ha llegado otra vez a los gobiernos municipales no ha tenido rebozo en acabar con cualquier nombre, ya sea en una calle o institución municipal, que hubiera pertenecido a alguien de izquierdas, y eso aunque dicha filiación ideológica no tuviera nada que ver con su arte y aunque dicho arte fuera reconocido aquí y en todo el mundo. Eso a la derecha le da igual; es evidente que para la derecha es la poesía la que es sospechosa. Así han desaparecido también, por poner un ejemplo, Pablo Neruda, Pablo Iglesias, Enrique Tierno, Miguel Hernández, esos rojos peligrosos cuyos nombres han sido sustituidos por vírgenes, santos, o por nombres de fascistas sin más. En Granada, el alcalde ha mandado retirar un monolito dedicado a los fusilados republicanos de la guerra civil pero mantiene el dedicado a José Antonio. Es evidente que en esta pequeña (o gran historia) de los símbolos y de la memoria, de la cultura, la luz y la inteligencia contra la barbarie y la negrura, vamos perdiendo. También en esto vamos perdiendo.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)
http://beatrizgimeno.es

http://www.elplural.com/2012/04/06/pequena-historia/