Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Vega: «La dictadura veía el movimiento obrero como el gran enemigo a batir»

Lne.es, | 11 mayo 2012

El historiador explicó en Mieres las formas usadas por el franquismo para neutralizar el sindicalismo de clase

 

J. VIVAS

«El movimiento obrero nunca estará suficientemente muerto para la dictadura, que lo veía como el gran enemigo a batir». Con estas palabras arrancó ayer el historiador de la Universidad de Oviedo Rubén Vega la conferencia «Derrotados pero no vencidos. La dictadura frente a la clase obrera». La charla, enmarcada en el seminario internacional «Movimiento obrero y dictaduras», trataba de ahondar en las formas usadas por el régimen franquista para neutralizar el sindicalismo.

La lucha contra la clase obrera se inició en plena Guerra Civil. «En 1938 se promulgó el foro del trabajo coincidiendo con la conmemoración del levantamiento militar y convirtiendo ese día en una fiesta de exaltación al trabajo», afirmaba Vega. Celebraciones que, tal y como explicaba el historiador, «eran multitudinarias, llenaban estadios de fútbol y se retransmitían en los medios de comunicación». Esa fue una de las primeras batallas contra el movimiento obrero, pero no la última. Otra fueron los sindicatos verticales, «que integraban trabajadores y empresarios bajo el partido único pero que incluso llegaron a tener financiación propia». Los sindicatos verticales se ocupaban de cuestiones como vivienda, coberturas sociales y salud. Además, tal y como señaló Vega, «tenían presencia institucional».

El historiador aludió también a personalidades del régimen como José Antonio Girón y José Solís, ambos ministros con Franco. Los dos tienen una estrecha relación con Asturias. El primero por la construcción de La Laboral de Gijón, proyectada inicialmente como orfelinato minero; mientras que el segundo fue el ministro enviado por el régimen a negociar con los mineros durante las huelgas del 62.

Otro de los ponentes en el seminario internacional fue el también historiador de la Universidad de Oviedo Francisco Erice. En su caso, Erice aludió a uno de los hechos más amargos del régimen, la represión en el movimiento obrero. El historiador aseguró que la dictadura «quería dar una imagen de una autoritarismo amable, dejando un papel menor a la represión. Una imagen totalmente falsa que coincide con un intento de rehabilitar el franquismo, cuando la represión se mantuvo hasta sus últimos días». Erice explicó que, sólo entre los años 1956 y 1963 «hubo 4.300 condenados en consejos de guerra». La represión, además, «afectaba mucho más a la clase obrera, que eran más torturables que los intelectuales». No sólo con ejecuciones y malos tratos, «también despidos, deportaciones y listas negras».

http://www.lne.es/caudal/2012/05/11/vega-dictadura-veia-movimiento-obrero-gran-enemigo-batir/1240197.html