Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Nicolás Sánchez-albornoz: ´Es inexplicable que España cierre los archivos del franquismo´

laopinióncoruña.es, | 14 junio 2012

“El arriendo de presos a las constructoras para hacer grandes obras públicas es una expresión de la corrupción del régimen de Franco ”

 

ISABEL BUGALLAL| A CORUÑA Tres destierros -Francia, Argentina y EEUU-, tres prisiones y una fuga novelesca que fue llevada al cine por Fernando Colomo en ‘Los años bárbaros’. Nicolás Sánchez-Albornoz (Madrid, 1926), hijo de don Claudio, cuenta su peripecia durante el franquismo en ‘Cárceles y exilios’ (Anagrama), que esta tarde presentará en la Fundación Paideia invitado por el Ateneo Republicano

 

– ‘Ventilar las heridas evita la gangrena’, ¿de ahí este libro?

-Y para recordar lo que me pasó durante esos cuarenta años, que no han sido nada gratos para la mayoría de los españoles. Se ha hecho un esfuerzo muy grande por impedir que se recuerden y se enjuicien, y hay una herida abierta que conviene ventilarla. Es necesario para que los españoles sepan de dónde vienen y qué ha pasado.

 

-Aún hay trabas.

-Hay recalcitrantes que no quieren que se recuerde y hay dificultades para obtener información documental de ese pasado. Los archivos de ese período han estado cerrados, contraviniendo las normas internacionales, que establecen determinados plazos para abrirlos. En el caso de España, han pasado sobradamente los plazos y los archivos de la guerra y el franquismo siguen cerrados. En los últimos años se había hecho un esfuerzo importante para abrir algunos, y ahora se ha dictado una orden para que se vuelvan a cerrar. Inexplicable.

 

-Tres exilios y una fuga insólita de Cuelgamuros en 1948 con las americanas Barbara Prosbt Salomon y Barbara Mailer.

-Fue una huida un tanto novelesca, sí, pero en aquellos años hubo otras fugas mucho más importantes. En Cuelgamuros hubo más de 40 fugas entre 1944 y 1948, de modo que la nuestra no es insólita.

 

-Insólita fue la forma.

-Eso sí es muy vistoso, y se ha hecho una película, pero yo atribuyo el éxito a otra cosa. De todos los 44 que se fugaron solo Manuel Lamana y yo lo conseguimos, los demás cayeron. Toda España era entonces una cárcel y, tarde o temprano, los fugados caían. Nosotros tuvimos éxito porque el plan era salir de España y los compañeros de París hicieron una buena tarea proporcionándonos esos medios.

 

-¿Tuvieron ayuda de la CNT?

-Nos proporcionó la comunicación entre Cuelgamuros y los compañeros de la FUE (Federación Universitaria Escolar) de París.

 

-Eran prisioneros y esclavos.

-Se hicieron montones de obras gigantescas con los presos: la canalización del Guadalquivir y el regadío de toda Andalucía, el ferrocarril de Madrid a Burgos, la fortificación de fronteras en los Pirineos y en la línea de Gibraltar o los famosos pantanos de los que presumía Franco. Lo de Cuelgamuros resulta más escandaloso porque era para la gloria del dictador.

 

– ‘El Karadziv español’.

-Se compara siempre a Franco con Hitler, Stalin o Mussolini, los grandes dictadores, y a mí me parece que es un dictador cruel pero de menor monta, por eso lo comparo con un genocida más reciente, y para que la gente joven tenga una referencia más cercana.

 

-O ‘el dictador megalómano’.

-Un señor que se construye un monumento como el de Cuelgamuros merece ese adjetivo.

 

-¿Por qué dice Cuelgamuros y nunca el Valle de los Caídos?

-Porque es el topónimo del lugar y no acepto el cambio de Franco.

 

-Tras morir Franco, viajó a España en 1976 con su padre, tentado a quedarse.

-Mi padre tenía 86 años y a esa edad tomar una decisión así es muy difícil. Además, seguía comprometido con la universidad, de modo que optó por volver a Argentina.

 

-Su llegada fue un símbolo, y Fraga prohibió un homenaje.

-Esos momentos son siempre ambiguos, y la situación en 1976 era incierta, todavía no estaba restablecida la democracia.

 

-Cuenta que descubrió la corrupción del régimen en la cárcel.

-El arriendo de presos a las empresas constructoras es una expresión de corrupción, y en las cárceles los funcionarios metían mano. En Cuelgamuros, los camiones que llevaban la comida regresaban sin vaciar para vender una parte en el estraperlo. Todos estaban pringados, no había moralidad.

 

-Habla también del clasismo.

-El régimen trataba peor a los campesinos y a los obreros que a gente de clase media que pudiera tener algunas relaciones. El trato a los obreros en la Dirección General de Seguridad no fue igual al que nos dieron a nosotros.

 

-Lo detuvo Conesa, policía temido hasta entrada la transición.

-Tuvimos el privilegio de que nos detuviera e interrogara.

 

-¿Ha vuelto a Cuelgamuros?

-No, y que no me esperen.

 

-¿Los guías omiten la construcción del mausoleo y su fuga?

-En las visitas a Cuelgamuros los guías no dicen la verdad.

 

– ‘La democracia está en deuda con Ruedo Ibérico’, la editorial que fundó con José Martínez en París, en 1961, ¿por qué?

-La lectura de las obras de Ruedo Ibérico fueron para muchos esclarecedoras e indujeron a un cambio en la mentalidad franquista.

http://www.laopinioncoruna.es/contraportada/2012/06/12/nicolas-sanchez-albornoz-inexplicable-espana-cierre-archivos-franquismo/617406.html