Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Aldea 1936

La Librería de Cazarabet, | 23 julio 2012

De José López Rueda. Prólogo de Juan Cano Ballesta

 

284 páginas        14 x 22 cms. 22,00 euros. Ediciones de la Torre

 

Es el fiel testimonio de alguien que vivió y sufrió los hechos principales que narra. Tiene el extraordinario valor de ser un documento de épo-ca, un veraz retrato del mundo en conmoción que vivieron y sufrieron millones de españoles en aquel fatídico julio de 1936, cuya vida quedó sacudida y en parte destrozada por el brutal levantamiento militar.

 

Si bien es verdad que soy socialdemócrata por convencimiento ideológico, también lo es que en buena parte lo soy por mi herencia genética. Mi abuelo paterno se afilió al partido en la época de Pablo Iglesias y mi padre también lo hizo siendo muy joven. En los últimos años de la República, mis padres, recién casados, me llevaban a ver funciones teatrales en la Casa del Pueblo y muchos años después, llegué a la conclusión de que una de aquellas obras debió de ser Nuestra Natacha de Alejandro Casona. El 3 de mayo de 1936, un luminoso domingo de primavera, me vistieron de pionero y me pusieron al cuello un pañuelo rojo para ir a la inauguración1 del monumento a Pablo Iglesias en el Parque del Oeste. Nunca en mi vida he visto un grupo de personas tan rebosantes de una tan solidaria alegría. También es verdad que una joven miliciana vestida con mono, pedía una contribución repitiendo: «Compañeros, para una ametralladora».

Poco después estalló la guerra civil y me pasó lo que cuento en mi novela Aldea1936. Mimadre, mis hermanos y yo estuvimos en Arcos de Jalón, en la llamada Zona Nacional, tres años sin ver a mi padre que se había quedado en Madrid combatiendo por la República.

Al terminar la guerra, mi padre estuvo preso nueve meses en un campo de concentración situado en la desembocadura del Miño. Cuando regresó a Madrid, se normalizó la vida de la familia y yo, a pesar de las dificultades económicas, conseguí estudiar el Bachillerato trabajando en el Banco de Londres y América del Sur. Cuando lo terminé, solicité una beca «Alejandro Salazar» que daba el Frente de Juventudes. Me la concedieron, pero con la condición de que me hiciera de Falange. Otra vez por decisión de otros, como en el caso de los pioneros, me pusieron un uniforme y pasé muchas horas ensayando para desfilar por la Castellana en el llamado Desfile de la Victoria. Renuncié al banco y con el tiempo, conseguí ganar algún dinero dando clases. Dejé de ir a las reuniones de Falange y, naturalmente, perdí la beca. Un buen día se presentó en mi casa un muchacho enviado por mi centuria y pidió a mi madre que le entregara mi uniforme. Ella lo hizo con mucho miedo y el muchacho se despidió diciéndole: «Este uniforme irá ahora a las manos de un buen español». A los pocos días me enteré de que se lo habían dado a un joven que vivía con su familia en una chabola situada en un solar de la calle de Gaztambide. Un año después, unos jóvenes atracaron a un taxista en las afueras de Madrid y lo asesinaron. Uno de los ladrones era el «buen español» y llevaba puesto mi uniforme.

 

JOSÉ LÓPEZ RUEDA

LA LIBRERÍA DE CAZARABET

c/ Plana Sancho, 17

44564 – Mas de las Matas (Teruel)

www.cazarabet.com/lalibreria