Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

La infamia del 36, según Ben-Cho-Shey

El País, 22-07-2012 | 24 julio 2012

Hallado un diario del polígrafo ourensano sobre el golpe fascista en Lugo

 

MANUEL DARRIBA Lugo

Es 2 de agosto de 1936. El golpista comandante Manso es enterrado en Lugo. Entre la multitud presente, un obrero levanta el puño y entona la consigna UHP (“Uníos, hermanos proletarios”). En el acto recibe dos tiros de pistola que acaban con su vida.

El relato, de crudeza telegráfica, figura en un diario personal hasta ahora desconocido: el que el polígrafo ourensano Xosé Ramón e Fernández-Oxea, alias Ben-Cho-Shey, escribió en la ciudad amurallada entre el 19 de julio de 1936 —día siguiente al alzamiento— y el 21 de agosto del mismo año. Ben-Cho-Shey está en Lugo como inspector de educación, pero además es presidente provincial del Partido Galeguista, cargo que en el nuevo contexto resulta letal en potencia. El diario en el que durante cinco semanas consigna las infamias de los sublevados, sin escatimar críticas, podría haberle costado caro.

Xoán Ramiro Cuba, investigador de la Diputación de Lugo, ignora cómo preservó Fernández-Oxea esa y otra documentación comprometedora. Lleva un par de meses buceando en el archivo personal de Ben-Cho-Shey, albergado en la biblioteca de la Diputación de Ourense, para preparar una exposición sobre sus años lucenses. Dentro de una caja de diarios, “en un cuaderno perteneciente a un diario de1918”, encontró las páginas datadas en el verano del 36. “Totalmente inédito”, recalca.

El diario pasó así a un primer plano dentro del Año Ben-Cho-Shey diseñado por el Área de Cultura de la Diputación de Lugo. Cuba trabaja ahora en la transcripción y notas al texto para preparar “cuanto antes” una edición comentada, “contextualizando los muchos nombres que aparecen”. En letra pulcra y legible, Fernández-Oxea da fe de los sucesos políticos de esos días de plomo: el asalto a la Casa del Pueblo de la calle Quiroga Ballesteros; la llegada como prisioneros de los carabineros de Ribadeo, leales a la República. Las anotaciones no tienen desperdicio. 5 de agosto: “Llegan mis padres y Teresa, que vienen asustados de las bestialidades que cometen los fascistas en Ourense”. En otro momento: “Hoy he sabido que hay orden de detención contra mí, Fole y Piñeiro”.

A su llegada a Lugo, en 1935, Ben-Cho-Shey había sucedido al fallecido Reinaldo Gómez al frente del Partido Galeguista en la provincia, con Ánxel Fole como secretario. Esta adscripción le cuesta en 1937 una suspensión de empleo y sueldo de tres meses. Le siguen el destierro a Cáceres y más tarde a Toledo. El contenido de su domicilio de Lugo —libros, documentos, incluso muebles— encontró un alojamiento provisional en casa de su amigo Uxío Campo, padre de la escritora Marica Campo, en Val do Mao (O Incio). En años posteriores, Ben-Cho-Shey visitaría varias veces esa casa —“al menos tres”, apunta Cuba— y otros lugares de Galicia, donde no se priva de contactar con miembros del partido. Pero no volvería a residir en Galicia. Después de la guerra se instala en Madrid, la ciudad donde estudió Magisterio e hizo parte del servicio militar, hasta su fallecimiento en 1988.

El archivo personal del polígrafo que atesora la Diputación de Ourense incluye gran cantidad de documentos políticos, otros diarios —volvió a escribirlos entre 1939 y 1943—, recortes de sus artículos, cuadernos de notas, fotografías y unas 5.000 cartas de todas las épocas de su vida. Un patrimonio que el propio intelectual comenzó a depositar en la institución provincial en los setenta y cuyo traslado se completaría tras su muerte.

Es el legado de un intelectual de obra poliédrica que abarca dialectología, heráldica, arqueología, etnografía, historia del arte e incluso creación literaria. De todo ello dejó constancia en Lugo, con investigaciones sobre escudos nobiliarios, patrimonio prerromano o iglesias románicas de la Ribeira Sacra. Pero Cuba, en particular, se está quemando las pestañas con el material inédito. Atrapado por la correspondencia —casi toda cartas recibidas; apenas hacía copias de las enviadas— que Ben-Cho-Shey mantuvo con correligionarios políticos, científicos, familiares y amigos o centros gallegos de América. Cartas que permiten reconstruir no solo una biografía personal, sino contextos como el del Partido Galeguista en Lugo durante el prólogo e inicio de la guerra. Correspondencia que tampoco ha sido editada.

Tiene crudeza telegráfica y será editado por la Diputación lucense

Y los diarios, por supuesto: los de la inmediata posguerra son otra mina. En abril de 1940, Ben-Cho-Shey reseña que “ayer hubo en Valencia una concentración de 200.000 camisas, entre nuevas, viejas y remendadas”. Siempre “muchísimo humor y retranca, incluso en las cosas dramáticas”, subraya Ramiro Cuba. Aunque “hay días que me invade la desesperación”, anota el polígrafo aquel mismo abril. Por esa época, Ramón Piñeiro cumple condena en Madrid y la esposa de Fernández-Oxea, la andaluza Isabel Algarra, lo visita haciéndose pasar por su prima. Cuba caracteriza al ourensano como un hombre bueno machadiano, “que le hacía favores a todos, se relacionaba con todos, se carteaba con gente de todas las ideologías”. “Fole decía que era el mejor hombre que había conocido en su vida”, añade.

El equipo del Año Ben-Cho-Shey de Lugo pretende honrar su memoria al máximo. Está prevista una exposición biográfica, mesas redondas y una ruta guiada por sus pasajes lucenses. Se ha perdido la pista, en cambio, de su familia madrileña. “Tuvo una hija que, según las noticias que tengo, ha muerto”, explica Cuba. “Y esta tuvo un hijo al que no conseguimos localizar”. El tema no es baladí, porque está pendiente de aclarar si la edición del diario hay que negociarla con sus descendientes o con la Diputación de Ourense.

El coordinador del Año Ben-Cho-Shey lamenta el cierto olvido, “incluso con dificultades económicas”, que vivió el homenajeado en sus últimos años en Madrid. Probablemente ese olvido inspira su último sarcasmo, el epitafio grabado en su lápida del cementerio ourensano de San Francisco, donde pide que se omitan las honras post-mortem, porque las cosas “o se hacen a su tiempo, o no se hacen”.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/07/20/galicia/1342800204_812103.html