Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Castilla la Mancha cuenta con 108 fosas comunes sin exhumar de la Guerra Civil de las 143 existentes en toda la región

20 Minutos, | 15 agosto 2012

Desde el año 2000 se han exhumado unas 35 fosas que contenían 590 cuerpos

 

EUROPA PRESS. 15.08.2012
En Castilla-La Mancha existen —aproximadamente— 108 fosas comunes de la Guerra Civil y la Dictadura que no han sido exhumadas de las 143 que se calcula que existen en toda la región, según datos facilitados a Europa Press por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) y obtenidos del Ministerio de Justicia y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

Así, desde el 2000 —año en el que comenzaron a elaborarse informes técnicos sobre las exhumaciones— se han exhumado unas 35 fosas comunes situadas en las cinco provincias castellano-manchegas, de las cuales se han extraído un total de 590 cuerpos.

La localidad en la que más restos se han encontrado ha sido en Uclés (Cuenca), donde tras varios trabajos de la ARMH en diferentes fosas comunes, se han recuperado hasta el año 2007 los cuerpos de 382 personas.

Entre las zonas exhumadas en la región también se encuentra Almansa (Albacete), de cuyo cementerio se recuperaron 10 cuerpos; Camuñas (Toledo), donde se encontraron 41 cuerpos en una fosa de la Mina Cabezuelas; y Alcaudete de la Jara (Toledo), donde una agrupación de familiares de víctimas promovió la exhumación de una fosa de la Pradera Baja de Santa Teresa, en la que se encontraron 28 cuerpos.

Trabajo legitimado

Según ha explicado el vicepresidente de la Asociación, Marco González, en declaraciones a Europa Press, este trabajo está “legitimado, ya que estas personas están arrojadas en una fosa común y no deberían están ahí”, pero el problema, según ha indicado, es que hay descendientes que no quieren sacar a su familiar de la fosa común, por lo que el resto de familias “tienen que asumir esa decisión”.

Para la ARMH, lo “más digno” sería que cuando se conociera una fosa común “se exhumara y fuera el Estado el primero que asumiera esas exhumaciones, así como la custodia de esos restos, haciendo también un banco de ADN en el que recoger los cuerpos para que los familiares pudieran solicitar un contraste genético y encontrar a sus ascendientes”.

Sin embargo, estos trabajos los realizan asociaciones como ésta que funcionan gracias a voluntarios y con “medios muy limitados” que no les permiten identificar los restos, ya que “para hacer contrastes genéticos no hay voluntariedad”, pues suponen un coste de alrededor de 600 euros.

“El trabajo puede ser voluntario y puedes traer estudiantes y antropólogos que quieran venir de otros países, pero te vas a juntar con 300 ó 400 esqueletos a los que hay que dar identidad. La gente no se conforma con que saques unos restos, la gente quiere a su abuelo”, ha señalado Marco.

Permiso del propietario

Según el vicepresidente de la ARMH, “quien tiene la llave en Castilla-La Mancha para decidir si se exhuma o no una fosa es el propietario del terreno”, de manera que si éste niega el acceso a su finca “no se puede entrar porque se estaría asaltando su propiedad”.

“La Ley de Memoria Histórica es una chapuza que se hizo tarde, mal y nunca. Te habla de una expropiación forzosa, pero si el propietario dice que no entramos, no entramos; por lo que esa expropiación temporal todavía no se ha dado”, ha afirmado.

“pacto de no agresión” con la junta

Por otro lado, González ha señalado que tanto con la Junta de Comunidades que dirige Cospedal como con la anterior Administración regional del Gobierno socialista, existe un “pacto de no agresión”. “Si partíamos de que la relación era cero, ahora sigue cero”, ha asegurado.

En este sentido, ha afirmado que los cambios de signo político en el Gobierno no han provocado cambios ni a favor ni en contra de la ARMH. “La asociación se funda en el 2000 con la derecha de Aznar, continúa en el 2004 con Zapatero y ningún Gobierno ha sabido solucionar el problema de las fosas comunes en España, sea de derechas o de izquierdas, y lo mismo en Castilla-La Mancha”, ha añadido.

Aún así, el vicepresidente de la ARMH ha explicado que “para evitar problemas” con las administraciones, lo que hacen es dirigirse al cuartel más cercano de la Guardia Civil en el momento en el que encuentran cualquier resto, con el fin de denunciarlo y pedir amparo judicial.

Asimismo, ha señalado que la mayoría de exhumaciones de Castilla-La Mancha se han desarrollado en cementerios —que dependen de los ayuntamientos, los cuales han mostrado “muy buena disposición”— o en fincas privadas, por lo que apenas ha habido relación con la Junta. “Hemos trabajado y ya está”, ha declarado.

http://www.20minutos.es/noticia/1564285/0/