Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Duelo en la cuneta 75 años después

SUR.es, 04.08.12 | 4 agosto 2012

Los familiares de las víctimas se acercan hasta el lugar de la excavación para poner fin a los años de incertidumbre

 

 

ÁLVARO FRÍAS afrias@diariosur.es | MARBELLA.

Encuentran en una fosa común de Istán los restos de cuatro republicanos ejecutados

El azul acuoso de los ojos enrabietados y emocionados de Ana Guerrero, una vecina de Istán de 81 años, reflejan su tristeza al recordar aquella mañana del 12 de febrero de 1937 en la que su padre, un arriero del pueblo, fue llamado junto a otras personas para cavar la fosa común en la que se enterraron a cuatro republicanos ejecutados la noche anterior durantela Guerra Civil.Era una historia que todo el mundo sabe en Istán, pero que hasta ahora ha permanecido sepultada bajo la tierra y los miedos.

El boca a boca entre los vecinos y el trabajo de los historiadores dela Federación Estatalde Foros porla Memoriapermitieron que se localizase una fosa que ya quería dejar de serlo. Como cuenta el coordinador de los trabajos, José María Pedreño, hace unos meses aparecieron los restos de un pie y una alpargata en la zona, ya que la erosión de la tierra por la lluvia con el paso de los años hizo que parte de esta fosa quedase al descubierto.

Entonces se puso en marcha el dispositivo para trabajar en la fosa común y devolver a las cuatro familias su derecho a poder llorar a sus antepasados a sabiendas de que se encuentran en un lugar concreto. Tras dos días de intensas labores de excavación soportando altas temperaturas, los restos de las cuatro personas ejecutadas fueron exhumados en «perfecto estado».

Elena García, una antropóloga que trabaja en la recuperación de los cuerpos, explica cómo se distinguen perfectamente los cadáveres de los vecinos de Istán. Se trata de una fosa estrecha, de unos 50 centímetros de ancho, y realizada de forma lineal, en la que se aprecian cuatro cadáveres en posiciones distintas. «Uno está boca abajo, otro puesto en dirección contraria a los demás y dos enterrados uno encima del otro», dice.

La interpretación de Pedreño, que ha trabajado en numerosas fosas comunes dela Guerra Civil, sugiere que la ejecución de estas cuatro personas fue realizada por falangistas: «Cuando eran los militares se observan los tiros de gracia en la sien y los cuerpos colocados de forma cuadriculada, mientras que, cuando los asesinatos los llevaban a cabo los miembros de Falange, los cadáveres se tiraban a las fosas sin orden».

Mientras los pinceles y las espátulas con las que los voluntarios trabajan en la fosa común acariciaban respetuosamente los restos de los cuerpos, los familiares de las cuatro víctimas dela Guerra Civilse acercaban hasta el lugar de la excavación para poner fin a años de incertidumbre.

María Álvarez es una psicóloga que se encarga de atender a estos familiares. Álvarez explica la importancia de que las personas tengan un lugar para llorar a sus seres queridos: «Ahora están pasando el duelo que no pudieron realizar hace 75 años, al no hallar a sus seres queridos, y se encuentran con emociones como la ansiedad o la tristeza».

Sin embargo, ahora que se ha destapado la fosa común y se han desenterrado los cuerpos de los cuatro vecinos de Istán sí que podrán pasar ese duelo. «Se trata de una reparación mínima que se tendría que haber llevado a cabo hace ya muchos años», insiste la psicóloga.

Francisco Rivero, Miguel Tineo, Juan Toro y Manuel Granados son los nombres que reflejan esta cruel historia. De entre 25 y 54 años, los vecinos de Istán afirman que eran personas «honradas y trabajadoras».

Igual el propietario de la finca en la que se encuentra la fosa común, no los conoció, pero sí sabía de esta historia. El alcalde de Istán, José Miguel Marín, cuenta como esta persona, que ya falleció, nunca tocó esa parte del terreno: «No sembró ni hizo nada allí, porque sabía lo que había».

Al igual que este vecino, las personas que viven en Istán conocen desde siempre lo que allí ocurrió, aunque hasta ahora no se haya destapado una realidad, según Marín, oculta por los estigmas del miedo inculcado durantela Guerra Civily los años posteriores del régimen de Francisco Franco.

Tanto es así que los vecinos del pueblo llaman a la zona donde se han hallado los cuerposLa Lomillade los Muertos. Un triste nombre para un enclave desde el que se divisa el abrupto paisaje de montañas que protegen la costa marbellí.

Pese al hallazgo de los cuerpos y su desentierro, el trabajo de los voluntarios no finalizará entre las curvas de la carretera hacia Istán. Elena García indica que ahora los restos serán transportados hastala Universidad Autónomade Barcelona, donde se les realizarán diferentes pruebas, como las del ADN, para relacionar cada cadáver con su familia.

La piedra caliza que dificultó el cavar la zona y que durante todos estos años ha acunado los restos de los cuatro vecinos de Istán ejecutados durantela Guerra Civilya no acompañará más a estas personas. Los ojos azules de Ana Guerrero volvían a emocionarse para desear que ninguna guerra se produzca y esperando que esas piedras calizas nunca más tengan que abrazar a nadie.

http://www.diariosur.es/v/20120804/marbella/duelo-cuneta-anos-despues-20120804.html