Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

El Gobierno Vasco y Eudel trabajan en un plan para retirar los símbolos franquistas de Euskadi

diariovasco.com, 11.08.12 | 12 agosto 2012

Estará terminado en otoño y fijara cuáles retirar y cuales no. Un centenar de calles, escudos y monumentos ensalzan la dictadura

VITORIA | VASCO PRESS |
El Gobierno Vasco y la Asociación de Municipios de Euskadi (Eudel) trabajan en la redacción de un plan para la retirada selectiva de los centenares de símbolos franquistas que permanecen en los espacios públicos. El plan determinará qué símbolos deben ser retirados y cuáles deben preservarse por motivos históricos o artísticos.

Una comisión técnica integrada por dos miembros de Eudel y tres personas nombradas por la Dirección de Derechos Humanos del Gobierno Vasco –un investigador de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, una técnica de la Dirección de Patrimonio y el autor de estudio encargado para determinar los símbolos de la dictadura franquista existentes en Euskadi– lleva varios meses trabajando en este plan.

En principio, y si se cumplen los plazos, este trabajo estará finalizado el próximo mes de octubre.

El Gobierno Vasco ha invitado a los ayuntamientos que no fueron incluidos en el estudio citado anteriormente a informar sobre la existencia en sus calles y plazas de símbolos franquistas. Este estudio de campo abarcó 41 de los 250 municipios de Euskadi, aquellos más poblados y con más posibilidades de hallar vestigios de la dictadura, y la idea es llegar al 100% de los mismos en la medida de que colaboren.

Dicho estudio revela que las localidades vascas conservan cerca de setenta nombres de calles, una treintena de escudos y monumentos singulares y un millar largo de placas en viviendas que ensalzan el régimen franquista. La dictadura pobló los espacios públicos de símbolos de exaltación del régimen, lugares de culto y recuerdo a los “mártires” y muchos de ellos todavía perviven.

Esta realidad explica que la Ley de Memoria Histórica impulsada por Zapatero ordenara a las administraciones la retirada de “escudos, insignias, placas y otros objetos de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura” teniendo en cuenta, eso sí, precisa que estará justificada su conservación cuando tengan carácter privado o por razones históricas y artísticas.

La Dirección de Derechos Humanos encargó en virtud de esta norma y una resolución del Parlamento Vasco una investigación que ofreciera una fotografía de los símbolos franquistas presentes en Euskadi. El equipo de investigador realizó a lo largo de 2010 un doble trabajo de indagación histórica y de campo que abarcó 41 de los 250 municipios de la CAV (se eligieron los más poblados y aquellos con más probabilidades de hallar simbología franquista).

Los investigadores buscaron tres elementos principales: calles que llevan el nombre de personajes relacionados con el carlismo, intelectuales de la derecha, políticos franquistas, “mártires” de la Guerra Civil y personas “fagocitadas” por la dictadura; símbolos singulares como escudos y monumentos; y placas de vivienda con elementos simbólicos del régimen.

El resultado de esta investigación es un exhaustivo catálogo que se identifica 68 calles y plazas con denominación de origen franquista, 33 símbolos singulares como escudos, homenajes a “los caídos” y monumentos funerarios, y 1.128 placas en viviendas financiadas por el Instituto Nacional de la Vivienda. Estos elementos simbólicos se encuentran en decenas de municipios, aunque destaca su concentración en Bilbao y Vitoria.

Las placas de vivienda son el vestigio franquista más numeroso y extendido en Euskadi. El estudio encargado por el Gobierno Vasco ha localizado y catalogado un total de 1.128 placas en 35 municipios diferentes –hay que tener en cuenta que el estudio excluye algunas poblaciones–, destacando las 300 placas contabilizadas en Vitoria, las 137 placas de Bilbao, las 64 placas de Basauri o las 41 placas de Irún.

Los autores del estudio realizan dos precisiones a la hora de decidir retirar o conservar estos vestigios. La primera es que el franquismo asumió como símbolos propios personajes o lugares que en su origen pudieron no tener una relación directa con la dictadura como, por ejemplo, serían el caso del exalcalde de Bilbao Gregorio Balparda que da el nombre a una calle en la capital vizcaina o varias calles que llevan el nombre de sacerdotes.

La segunda advertencia es que algunos de los vestigios “pueden resultar valiosos para la investigación histórica”. Así pues, y aunque se proceda a su retirada, sostienen que nunca debería llevarse a cabo su destrucción, porque “representan una herramienta de trabajo para el investigador, quien es, en definitiva, el encargado de divulgar lo sucedido en aquella etapa de la historia”.

http://www.diariovasco.com/20120811/mas-actualidad/politica/gobierno-vasco-eudel-trabajan-201208111316.html