Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

La Tricolor, la crisis y el miedo del Gobierno a la República

Pedro A. García Bilbao, | 17 agosto 2012

La bandera de la República Española ha incitado en ocasiones al odio y a la violencia, pero solamente entre los fascistas, entre los nostálgicos del franquismo

 

Según ha explicado el gobierno del Partido Popular, la bandera nacional española que fue vigente y constitucional entre 1931 y 1977, esto es, la enseña tricolor de la República Española —incluido el gobierno en el exilio—, puede ser considerada como símbolo que incite a la violencia, el racismo o la xenofobia (y como tal susceptible de ser reprimida y sus portadores sancionados) según la interpretación que sobre el terreno puedan tener las fuerzas de seguridad, si por el contexto de su exhibición así lo considerasen. Así, literalmente, por muy increíble que parezca. No sólo reprimida sino infamada, asimilada a la simbología «nazi» y racista, prohibida en toda la Europa democrática, salvo en España, claro.

En España…, donde padres de ilustres miembros de este gobierno han portado orgullosos en sus uniformes militares los emblemas de unidades militares del Tercer Reich, como la División Azul, se permiten ahora infamar a una bandera nacional, democrática y antifascista. En España…, donde sin la intervención nazi-fascista la República Española habría vencido en la lucha por la democracia y la libertad ante el golpe genocida de monárquicos, integristas religiosos y fascistas.

¿Cómo se ha llegado a este absurdo?

Al parecer, según se vio obligado a explicar en sede parlamentaria el sr. Ministro del Interior, durante un encuentro internacional de balonmano en Alicante en Abril pasado, un ciudadano enarboló la bandera tricolor lo que dio origen a protestas que llevaron a la fuerzas de seguridad a sacar de entre el público al ciudadano, retenerle, identificarle y multarle, por exhibición de símbolos que incitaban «a la violencia», a juicio de los policias, actuación que en estos días apoya y justifica el sr. Ministro ante preguntas de un diputado de Izquierda Unida.

Se dice que la bandera fue enarbolada con «vehemencia», ¿qué hizo? ¿La agitó más de la cuenta? ¿Agarró el palo demasiado fuerte? ¿Hizo un cursillo de abanderado en Siena y estaba practicando lo aprendido? ¿Protestaron los entrenadores de los equipos? ¿Despeinó a alguien? No sabemos, «con vehemencia» dijo el ministro. No parece que el ciudadano hiciese algo diferente con la bandera a lo que hace el público en los estadios con las enseñas de sus equipos y sus países; hizo lo mismo. Pero en este caso, los colores mostrados «molestaron» a alguien que acudió a la policia. Tendríamos que preguntarnos a quién y porqué. ¿Tendremos que comparar este hecho con los sucesos de cada domingo en los estadios de deportes o este fue «especial»?

Se hace preciso recordar al sr. Ministro que la bandera de la República Española, efectivamente, ha incitado en ocasiones al odio y a la violencia, pero solamente entre los fascistas, entre los nostálgicos del franquismo y entre todos los enemigos de la libertad y la decencia. ¿Vamos a dejar de usarla por eso? ¿No nos va a proteger la policia?

En realidad, la actuación de las fuerzas de seguridad no ha podido ser más coherente con la lógica profunda de la democracia española, un estado en el que se respeta la legalidad del franquismo —como lo demuestra la consideración de los tribunales franquistas y sus sentencias—, la impunidad de sus crímenes, la perpetuación de los privilegios de los que se lucraron con la muerte, cárcel y deportación de cientos de miles de compatriotas. No exagero, 12 empresas del IBEX 35 emplearon trabajadores esclavos y construyeron imperios y fortunas con el saqueo de la nación y de los españoles merced a su apoyo decidido a la dictadura, o el hecho sorprendente de que la Fundación Francisco Franco y la Juan March sean ¡¡legales!!

Siendo así la realidad, no nos debe extrañar que el odio y la violencia afloren entre los enemigos de la libertad cuando ondea sincera y noble una bandera que podrá no ser vigente pero que representa la democracia, la libertad y la constitución de la que un día el pueblo se dotó en unas elecciones constituyentes libres —cosa que no fueron, le recuerdo, las de 1977, con los partidos republicanos ilegales, los ayuntamientos en manos franquistas y con la judicatura, la policia y el ejército de la dictadura impunes—.

Quienes en un espectáculo deportivo ondean con orgullo la bandera que sienten como propia, coexistiendo sin problema alguno con las enseñas legales vigentes, no llama a ninguna violencia a nadie que sea demócrata y antifascista.

Es muy triste que el gobierno de España se pliegue a este dictado de odio e intolerancia. Que olvide que la bandera tricolor ha sido la única bandera nacional española adoptada por el pueblo y que se impuso por aclamación popular, y que millones de personas lucharon por ella en defensa de sus libertades ante el fascismo propio y ajeno. Solo la traición, la guerra, la agresión extranjera y el genocidio de un pueblo trajeron de nuevo la enseña que marcaba las propiedades de la Casa de Borbón en el Mediterráneo, la enseña cuyos colores estan hoy vigentes, gracias a una transición que se construyó sobre la impunidad de esos crímenes contra la nación.

Ha cometido usted un error. sr. Ministro. Ha mostrado lo que hay en su corazón y en el de los miembros de su partido. En un sistema democrático no importa a quien le rece usted en privado, ni los valores de su familia, aunque fuesen los de una familia que colaboró activamente con la dictadura. En un sistema democrático lo importante es cómo se comporta uno públicamente. Su actuación pública como ministro es la que nos preocupa. Y en esta actuación se ha mostrado usted como digno heredero de los enemigos de la República, ha defendido la subjetividad de la policia a su mando para reprimir un símbolo democrático de la nación española, sentido como tal por millones de personas, y lo ha asimilado a símbolos capaces de «incitar a la violencia».

Su gobierno, como los que le han precedido realizaron en otras ocasiones, acaba de otorgar el marquesado de Queipo de Llano al heredero de tal título. Lo de la bandera y el marquesado son dos actos cuyo significado provocan alarma democrática. El Rey y el Reino, el estado español y su gobierno perpetuando los honores a la persona de un traidor, un golpista, un criminal de guerra y alguien absolutamente envilecido por el odio y, de forma probada, incitador al asesinato y a la violación. ¿No le avergüenza sr. Ministro? ¿O es que usted se refleja en la trayectoria de Queipo de Llano y sus valores? Toda una seña de identidad para la Marca España que ustedes defienden. Queipo de Llano como referente moral de la Corona y del Gobierno de España —pues un marquesado implica eso, un referente moral para quienes participan de la vigencia de los títulos nobiliarios—, el mismo Gobierno de España que justifica que un sencillo ciudadano que enarbolaba orgulloso la bandera de su patria que sentía como legítima en su corazón, sea acosado y multado a discreción por la policia.

¿A qué temen, sr. Ministro? ¿Tan peligrosa es la bandera tricolor? Le diré una cosa. Es peligrosa para este régimen sólo bajo una condición: si ustedes se siguen considerando herederos legítimos del franquismo y defensores de su legado y si ustedes justifican los crímenes de entonces.

Si así fuera, tenga la certeza de que la Bandera de la República se alzará de nuevo, porque la lucha por la libertad no va a parar hasta lograr el fin de la impunidad y la recuperación plena de nuestra soberanía. Y la próxima vez tengan algunos la seguridad de que no habrá amnistías ni leyes encubiertas de punto final como la de 1977.

Ayudaría mucho, sr. Ministro, que usted condenase de forma inequívoca los crímenes franquistas, afirmase la ilegalidad del régimen golpista de Franco y expresara su pesar por las víctimas y su repudio por los verdugos. Si usted y su gobierno hicieran algo tan sencillo, créame que ayudaría mucho a reforzar la unidad de todos los demócratas en estos tiempos tan difíciles por los que pasamos y que este hecho desgraciado del incidente de la bandera ha enturbiado. Díganos, por favor, que lo estamos malinterpretando y que ni usted ni su gobierno sienten otra cosa que horror por el franquismo y su triste legado de muerte y humillación. Sabemos que incluso entre las personas de ese entorno de origen, hay muchos con un sentimiento de rechazo por toda la sangre y muerte que su delirio nacionalista y religioso infligió al pueblo español; hay tal sentimiento entre muchos que la única forma de soportarse a sí mismos es obcecarse en una imposible equidistancia entre los bandos de entonces, en la invención de un imposible reparto simétrico de culpas. ¿No es hora ya de superar esto? ¿No es hora ya de cerrar estas heridas? Son muchos los miembros del gobierno y de su partido que por un mal entendido respeto a sus parientes procedentes del campo fascista, se obstinan en asumir sus crímenes como necesarios y les incomoda sobremanera que se les recuerde que no hubo justificación posible para el golpe, la guerra, la dictadura y la triste impunidad del franquismo que emponzoña el Régimen de la Transición incluso en estos momentos. Por favor, tengan valor y coraje democrático, y deslíguense ya de una vez de todo eso.

 

Ustedes podrían haberse tomado esto de otra forma. Con naturalidad, con la sencillez de quien ve dos banderas que, hoy representan valores constitucionales, una vigente y otra no. No ha sido así. Es algo muy doloroso para todos. ¿No comprenden que si, sencillamente, se comportasen ustedes como demócratas todo esto sería irrelevante?

Hay algo que quisiera hacerles entender. La democracia y la constitución a todos nos amparan, pensemos igual o distinto, tengamos valores diferentes en algunas cosas. La actual bandera vigente, la monárquica bicolor, en la medida en que represente valores constitucionales es respetada por los republicanos; el que sea vigente y legal son hechos de los que no dudamos, aunque expresemos nuestro anhelo de superar las herencias del franquismo algún dia. Enarbolar la bandera nacional tricolor constituye una afirmación democrática y una muestra de patriotismo, es la expresión de un deseo que ni el sr. Ministro del Interior ni todas las Fuerzas de Seguridad del Estado tendrán armas, ni cárceles, ni leyes, ni multas, ni represión suficientes para lograr aplastar, el deseo de que el pueblo español recupere algún día su soberania nacional plenamente. Una soberanía nacional, sr. Ministro, que en estos días duros de crisis, de injustos recortes y en los que se empuja a la miseria a nuestro pueblo, es imprescindible para poder salir adelante.

Si ustedes en su gobierno no están en condiciones de lograr asegurar los derechos y libertades de los españoles y su derecho a la supervivencia dignamente, será el último fracaso de la Monarquía bastarda del franquismo y la hora decisiva en la que este pueblo, democráticamente, dará los pasos para tomar su futuro en sus propias manos.

No, sr. Ministro. No debía usted haber apoyado la actuación de esos policias. Debería usted haber desautorizado su acción. No era la bandera vigente, pero era española, constitucional en su tiempo y en su esencia, una enseña de la nación y sus libertades. Si a alguien molestó, sus policias deberían haber sabido actuar correctamente en defensa, siempre, de los valores democráticos. Recuerde, la Tricolor solo incita a la violencia a los fascistas y a los herederos del franquismo, para cualquier demócrata es una enseña honrada. A nosotros los republicanos, la bandera legal vigente, la bicolor, no nos llama ni al odio ni a la violencia; sería absurdo, la vemos como un dato, un hecho, pero sobre todo, como una anomalía que resolveremos algún día «con naturalidad», como le decía, como un sencillo problema de salud pública. Sin acritud.

Cuando España recupere su soberanía plenamente y la Tercera República sea una realidad, cuando dispongamos de un estado y un gobierno comprometido absolutamente con el bien público y con los derechos y libertades de todos, condiciones ineludibles para salir de esta crisis, la bandera Tricolor ondeará de nuevo.

Hoy lo hace en millones de corazones, podrá verla sr. Ministro en las calles, en las manifestaciones, en todas partes, sin necesidad de actuaciones de diseño, sin fondos de reptiles, sin campañas para construir identidades estupefacientes sobre éxitos deportivos. La Bandera tricolor de España, sr. Ministro, la España que fue asesinada en mil cunetas, sigue ondeando y es una promesa de futuro. Ustedes solo representan el pasado, la humillación y la venta miserable de nuestro pueblo, cada viernes lo están demostrando.

Sí, es claro que han cometido ustedes un error. También en esto.

http://dedona.wordpress.com/2012/08/17/la-tricolor-la-crisis-y-el-miedo-del-gobierno-a-la-republica-pedro-a-garcia-bilbao/