Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Las víctimas del ‘Caudillo’ siguen sin ser reconocidas como tales

Enric Sopena. El Plural, 29/agosto/2012 | 31 agosto 2012

Los terroristas de la época iban uniformados militarmente y muchos vestidos de falangistas o requetés

 

Baltasar Garzón fue arrojado vilmente a la cuneta y apartado de su carrera de juez por el Tribunal Supremo, entre otras razones o, mejor dicho, sinrazones, debido a que había puesto en marcha la investigación de las víctimas del franquismo. ¿Cuántas personas, tras el golpe de Estado de julio de 1936 fueron asesinadas por los insurrectos, quiénes eran los asesinados y dónde se encuentran sus restos?

Buscar la verdad sobre las víctimas de Franco –verdad ocultada deliberadamente por la dictadura y ahora incluso por determinados sectores de la democracia- le costó muy caro al exjuez Garzón, como es sabido. Mientras, tanto los familiares  de las víctimas como sus allegados de segunda o tercera generación  siguen sufriendo mayoritariamente la sombra de  los vencedores de la guerra y de sus crímenes. Los terroristas de la época acabaron con la vida de cientos de miles de asesinados. Esos terroristas iban, por lo general, uniformados militarmente y muchos vestidos de falangistas o de requetés.  Las víctimas del Caudillo siguen sin ser reconocidas como tales.

Los otros mártires y el clero fiel a la II República

La Iglesia católica ha beatificado y santificado a los denominados “mártires de la guerra civil”. Pero nunca la jerarquía eclesiástica ha querido hablar de los otros mártires y menos aún de todos aquellos clérigos, que los hubo, que murieron o fueron condenados a muerte o encarcelados por haber sido fieles a la II República o críticos audaces del régimen totalitario que se nos vino encima en aquel tiempo.

Madrugada del 23 de agosto de 1936

Ayer, en  ELPLURAL.COM, publicamos la historia escalofriante de Jerónima Blanco, embarazada, y Fernando Cabo, su hijo de tres años. Los falangistas irrumpieron de madrugada el 23 de agosto de 1936 en la casa de Ponferrada donde vivían Jerónima y su marido. Mataron los falangistas a Jerónima y jugaron además a una especie de criminal tiro al plato. El plato fue el niño. Cuando la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) se dirigió al alcalde de Ponferrada del PP, Carlos López Riesco, no consiguió que esas dos víctimas dieran nombre a una calle de Ponferrada. El PP, conviene no olvidarlo, fue el partido heredero del franquismo.

No a las tinieblas de la dictadura

Nuestra colaboradora A. del Campo, excelente y apreciada colega, ha divulgado a través de nuestro periódico -de ideología progresista- una historia terrible que, en todo caso, debiera ser conocida, sin bloqueos, para que la verdad del franquismo no siga siendo, en buena parte u oficialmente, tabú. Otras investigaciones de A.del Campo ya han sido narradas por nosotros. Y lo vamos a continuar haciendo para que se acaben -de una vez por todas- las tinieblas de la dictadura  y  resplandezca la verdad de la democracia.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM

http://www.elplural.com/2012/08/29/las-victimas-del-%E2%80%98caudillo%E2%80%99-siguen-sin-ser-reconocidas-como-tales/