Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Noticias

Los falangistas mataron a tiros a Jerónima, embarazada y jugaron al tiro al plato con su hijito de tres años

El Plural, 28-08-2012 | 29 agosto 2012

La ARMH reclama al acalde del PP que estas víctimas inocentes den nombre a una calle de Ponferrada, su pueblo, como homenaje

 

A.DEL CAMPO | 28/agosto/2012

Jerónima Blanco tenía 22 años y pronto iba a dar a luz a su segundo niño; su hijo, Fernando Cabo, apenas había cumplido los tres años. A ella la mataron a balazos los falangistas en el patio de su casa. Con el pequeño Fernando se divirtieron jugando al tiro al plato con su cuerpo según presenció horrorizada una vecina. Hoy, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha presentando por registro ante el Ayuntamiento de Ponferrada, dirigido por el PP y que es el pueblo de las víctimas, una placa con su nombre para que una calle de la localidad deje para siempre el recuerdo del bárbaro asesinato de estos inocentes. Es el segundo intento que en este sentido hace la ARMH… con escaso éxito.

“El Bierzo fue un lugar muy castigado por la represión franquista. Cientos de personas fueron perseguidas y asesinadas y sus cadáveres ocultos para multiplicar el dolor que padecieron sus familias. El delito de desaparición forzada es el más grave y atroz que contempla el derecho penal. No hay delito más atroz que se pueda cometer contra una persona que detenerla ilegalmente, torturarla, asesinarla y esconder su cadáver”. Así se expresa en su escrito ante el alcalde de Ponferrada Carlos Lopez Riesco, la ARMH.

Borrar de la historia a hombres y mujeres

“El 14 de julio de 2008 la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica presentó en el registro del Ayuntamiento de Ponferrada una petición para que una calle de la ciudad estuviera dedicada a Jerónima Blanco y a su hijo, Fernando Cabo. Después de años de exhumaciones elegimos esos dos casos porque el asesinato de una mujer embarazada y de su hijo de tres años tenía el significado de querer borrar de la historia la vida de los hombres y las mujeres que construyeron nuestra primera democracia durante la Segunda República”, explica la asociación.

Menosprecio a las víctimas de la dictadura

“Su respuesta fue la de crear el monumento de la Victoria de Samotracia que según sus propias palabras representaba a las víctimas de la violencia. El día en que se inauguró, la Alcaldía que usted encabeza sólo invitó y atendió a una víctima de ETA, menospreciando a las víctimas de la dictadura, contradiciendo sus propias declaraciones con respecto al mismo e incumpliendo incluso los estatutos del partido político en el que milita, que dice en su artículo tercero ser una fuerza política solidaria con las víctimas de la violencia “de cualquier signo”.

Que la ciudad no esconda el pasado

En su escrito al alcalde del PP, la asociación recuerda que “el pasado mes de mayo el pleno del Ayuntamiento aprobó una moción en la que se proponía dedicar una calle a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Pero nosotros no queremos esa calle. Queremos que en esta ciudad se deje de esconder el pasado. Queremos que en esta ciudad el Gobierno municipal rinda el homenaje que deben dar las instituciones democráticas a las víctimas de quienes no aceptaron el resultado de unas elecciones democráticas y decidieron tomar el poder utilizando la violencia, las armas y sembraron un terror cuyas consecuencias son todavía desgraciadamente palpables.

Una calle para Jerónima y Fernando

“Nada tiene que ver dedicar una calle a una asociación que darle el nombre de Jerónima y de su hijo Fernando. Ella estaba embarazada y tenía 22 años. Él tenía tres años. Quienes tomaron el poder por la fuerza en el Bierzo consideraron que era necesario que fueran asesinados y lo llevaron a cabo. ¿Qué tipo de ser humano asesina a una mujer en estado y a un niño?”

Tiro al plato con un niño

Esa pregunta tiene una respuesta muy difícil. Lo que la familia de Jerónima ha conseguido reconstruir es que cada noche los falangistas fueron a casa de Isaac Cabo que era sindicalista y al que buscaban. Jerónima Blanco, embarazada de seis meses les dijo una vez más que no estaba en casa. Pero aquella madrugada del 23 de agosto de 1936, volvieron a las tres de la madrugada, rompieron la puerta con las culatas del fusil, sacaron a Jerónima a la calle y la mataron a tiros. La vecina de enfrente lo vio todo escondida desde su ventana y contó a Abel, al sobrino nieto de Jerónima que al niño, a Fernando que tenía tres años, lo tiraban al aire y disputaban a ver quien hacía diana a disparos como si estuvieran jugando al tiro al plato. Todos estos hechos Abel a través de la ARMH los puso en conocimiento del juez Garzón cuando este instruía el proceso contra el franquismo y tras que el juzgado de Ponferrada archivase el caso.

Dolorosa exhumación

Consiguieron exhumar los cuerpos que estaban en la parte de atrás de la casa donde los mataron y encontraron incluso la medallita que llevaba el niño, una constancia dolorosa de unas muertes espeluznantes. Pudieron darles un entierro digno. En León hay una calle con su nombre. La calle de Jerónima Blanco y Fernando Cabo está situada en una zona de la ciudad en que miles de personas  fueron fusiladas durante la represión desatada tras el golpe de Estado de 1936. Pero Abel siempre echó de menos que Ponferrada, su pueblo, no participara en esta conmemoración del asesinato de la inocencia.

Víctimas invisibles

En la carta de entrega de la placa al Ayuntamiento, la Asociación explica en su escrito: “Cuando solicitamos la calle en el verano de 2008 el concejal de Asuntos Sociales Reiner Cortés aseguró que concederla sería ‘una discriminación con las otras víctimas y con sus familias’. Se trataba de un argumento artificial para negar la existencia de una calle dedicada a las víctimas del franquismo que siguen siendo invisibles en esta ciudad y a las que como tal no se cita en la resolución aprobada el pasado mes de mayo. Cuatro años después y tras la aprobación de una calle dedicada a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que no queremos, hemos decidido facilitarle las cosas al Ayuntamiento y por eso vamos a donarle a la ciudad de Ponferrada una placa que debería estar puesta hace muchos años, cuando nuestro país pudo elegir de nuevo a sus representantes políticos”.

Todas las placas que sean necesarias

“Cuando Ponferrada tenga una calle dedicada a una víctima de la represión franquista será una ciudad más completa, una ciudad que no mira para otro lado, que asume el pasado y se muestra cercana con todos los hombres y mujeres que terminaron en cunetas, que fueron encarcelados, a los que se les robó su patrimonio, su futuro y la libertad para elegir quién se sentaba en la silla en la que usted se sienta como alcalde. Por ello le hacemos entrega de esta placa y mostramos nuestra disposición para entregar todas las que sean necesarias en todas las esquinas de una futura calle que lleve el nombre de dos víctimas del franquismo: Jerónima Blanco y Fernando Cabo, asesinados en un lugar donde no hubo una guerra, sino gente que utilizó una violencia ilimitada para cometer el mayor acto de violencia y terror que desgraciadamente han conocido estas tierras”.

http://www.elplural.com/2012/08/28/los-falangistas-mataron-a-tiros-a-jeronima-embarazada-jugaron-al-tiro-al-plato-con-su-hijito-de-tres-anos/