Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Camblor, el apellido del sacrificio que no pasó factura

Lne.es, 06-09-2012 | 8 septiembre 2012

Combatientes de apellido Camblor lucharon por rescatar la legalidad democrática en España y Francia

MANUEL CAMPA

A la memoria de Pepe Vega Camblor

Entre las familias que han pagado con un sacrificio mayor la defensa de la legalidad democrática de la II República figuran las que llevan el apellido Camblor. Los Camblor proceden de la misma familia, aunque muchos no se consideren ya familiares entre sí. Y aunque hay personas de derechas con este apellido, el significado histórico de los Camblor es el de una saga familiar diezmada por la represión ejercida por la derecha no democrática en la Guerra Civil y en la posguerra. La geografía del apellido se extiende por Tiraña y Barredos, en Laviana; por Sotrondio, en San Martín del Rey Aurelio; por Langreo, en Sama, La Felguera, Riaño y Ciaño; por Santuyano de Bimenes; por Nava, incluidos Ceceda, El Remediu y Priandi; por Siero, en la Pola, Valdesoto, Lieres, Carbayín, Muñó, Lugones, Anes y La Carrera; por Piloña, en Infiesto, Torín, S. Román Villa, Beloncio y Coya; por Cabranes; por Villaviciosa; por Aller; por Gijón, en Fano; por Ribadesella, en Collera; por Cangas de Onís, en Covadonga; por Llanera y por Teverga. Llega, también, a León, a Cantabria, a Coruña y a Madrid. Y, en la emigración americana, abunda en Argentina, Venezuela y USA.

Combatientes de apellido Camblor lucharon por rescatar la legalidad democrática en España y Francia. Y, aunque los franceses recluyeron en inhóspitos campos de refugiados a los exiliados españoles en los primeros meses de 1939 y, después, al final de la Guerra Mundial, intentaron minimizar la gran contribución de los republicanos españoles a la liberación de Francia, al cabo de los años el reconocimiento hacia los guerrilleros republicanos españoles es muy superior en Francia al que se da en España. Sin olvidar que todavía en 1950 el Gobierno francés entrega a Franco los guerrilleros Nicanor Fernández «Canor» y Luis González Melendi «Barranca», que fueron condenados a garrote vil.

A comienzos de los años 80, a los 40 años de la Guerra Mundial, quedó sembrado el Midi francés, y sobre todo la región de Cevennes, de monumentos a los maquis españoles: en Prayols (Ariège), La Madelaine, Grand Combe, Portes (Gard), Badaroux (Lozère), Septfonds, Las Mas-Maureillas (Pirineos Orientales), Mourèze, etcétera.

En la Madelaine, en Tornac (Gard), hay un monumento «a los combatientes de la libertad. Honor a Cristino García, Jefe del Maquis». Cristino García, el más destacado de los guerrilleros, condecorado por el general De Gaulle, nació en Viodo, Ferrero, Gozón, y murió fusilado por Franco en 1946.

En Portes, cerca de la Grand Combe hay una estela dedicada «a la memoria del patriota Casimiro Camblor, muerto por la liberación de Francia el 4 de junio de 1944». Al lado, hay otra estela dedicada a la memoria de Gregorio Hernández. Los dos habían sido hechos prisioneros y fusilados por miembros de las Waffen SS alemanas. Casimiro Camblor pertenecía a la 21 Brigada (Gard) de la 3.ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles en Francia al mando de Cristino García y Gabriel Pérez.

Contrasta el monumento a Casimiro Camblor, así como el homenaje anual, cada 4 de junio, que se celebra ante la estela que honra su memoria, con el olvido en España de los Camblor y, en general, de todos los guerrilleros que lucharon contra la dictadura del general Franco. Los guerrilleros Cándido Camblor «Bardial» y «el Tren», de Torín (Piloña), y Juan y Belarmo Camblor, de Barredos, permanecen en el olvido de la opinión pública. La vida de Cándido Camblor «Bardial», hijo del maestro republicano de Torín, podría inspirar un buen guión cinematográfico. Había elegido el más peligroso de los oficios, ser correo entre los exiliados en Francia y la guerrilla asturiana, incluido en transporte de armas. Entre 1947 y 1948 viajó tres veces al vecino país. En una ocasión se encontró inopinadamente, en San Sebastián, en medio de una manifestación de bienvenida a doña Carmen Polo de Franco y a su hija Carmencita, cuando venía «Bardial» camino de Asturias con una metralleta envuelta en un saco. Afortunadamente ningún guardia le preguntó por el regalo de que era portador. En otro viaje -según Gómez Fouz: «La Brigadilla»- traía una bota de vino, del Roxu de Cardes, llena de balas, así como una metralleta empaquetada. Un inspector de Policía le ordenó que abriera la maleta, por lo que de inmediato tuvo que saltar por la ventanilla, cuando venía en tren, entre Fuentes y Toraño. Con Canor y Marcelino, el mayor de los Maricos, consiguió escapar a una encerrona de la Guardia Civil el 13-6-1948, en el monte Saragayo, en Triongo -según recoge Gerardo Iglesias: «Por qué estorba la memoria»-. Poco después de la salida por Luanco, el 23 de octubre de 1948, de un grupo de guerrilleros socialistas, Cándido Camblor y el «Balilla» huyen también a Francia. Poco después, Cándido Camblor, afiliado al PC, se negó a obedecer la orden de Carrillo de que regresara de nuevo a Asturias para reintegrarse en la guerrilla, al encuentro de una muerte casi segura. Acabaría volviendo a España, restablecida la democracia, en 1988.

En combate murieron: Cándido Camblor Álvarez, de 22 años, el 11-11-1936; Heriberto Camblor Blanco, el 9-4-1937, en Trubia; Neptalí Camblor Díez, el 1-8-1937 en Monte Cimero, Las Regueras; Antonio Camblor, el 6-10-1936, en San Esteban de las Cruces (Presidente del SMA de Sotrondio); José Fernández Camblor, 26-12-1937 (Vicesecretario de la Agrupación Socialista de Cabañaquinta); Benjamín Camblor, fallecido en el Hospital de Guernica el 17-6-1939.

Fusilados: Manuel Fernández Camblor, el 15-2-1938 en Oviedo; Maximino Camblor Fernández, de Nava, el 28-8-1939 en Oviedo; Manuel Camblor Remis, de Cangas de Onís, en Oviedo el 27-9-1938; Máximo Camblor Remis, hermano del anterior y Gumersindo Blanco Camblor en Gijón, el 29-3-1938.

Asesinados: Manuel Camblor Bernardo, de Laviana, muerto en Aller; Francisco Camblor Camblor, de Sotrondio, muerto el 19-9-1949; José Bernardo Camblor Cuetos, de Sotrondio, muerto en Oviedo; Luis Camblor Suárez, de Barredos, Alcalde de Onís, muerto el 6-12-1939 y Elvira Camblor Martínez de Pando, Langreo, muerta en Nava.

Hay que recordar, además, a numerosos Camblor, que sin llegar a la muerte fueron también víctimas de la represión, incluidas mujeres, como Amparo Camblor, Presidenta en 1936 del Grupo Femenino Socialista de Sama, como Pacita Camblor, como Saturnina Camblor y como Ausencia Camblor, Presidenta de la Sociedad de Sastras «La Aguja» de Sotrondio.

Mientras Casimiro Camblor, muerto por los nazis, es honrado en Francia como un héroe que dio su vida por la libertad, el reconocimiento a los Camblor que lucharon por la libertad y la democracia en Asturias no se corresponde con el valor de su sacrificio.

El traslado al Museo Militar de Ferrol de los expedientes custodiados en el Gobierno Militar de Oviedo, y la lentitud exasperante de su ordenamiento dificultan y retardan la recuperación de la memoria histórica de nuestra democracia actual.

La cultura familiar de los Camblor se distingue porque nunca piden nada para sí, ni han intentado pasar factura a la actual democracia por los méritos y sacrificios de sus antepasados.

Se ha dicho que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Aristóteles creía que la contemplación de la tragedia produce en nosotros, mediante la piedad o compasión y el temor, la catarsis o purificación de nuestras pasiones, evitando la repetición de los excesos trágicos. El conocimiento pleno de nuestra Guerra Civil debe llevarnos a no recaer nunca en una tragedia similar.

http://www.lne.es/opinion/2012/09/06/opinion-memoria-historica-actual-democracia/1294237.html