Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Mujeres que estuvieron en cárceles para niñas

Diagonal, 19-10-2012 | 20 octubre 2012

Los preventorios de Franco, con la gestión de la Sección Femenina, sometieron a cientos de niñas a malos tratos, golpes, ensayos médicos y otras aberraciones

 

MARÍA JOSÉ ESTESO POVES (REDACCIÓN)

VIERNES 19 DE OCTUBRE DE 2012.  NÚMERO 183

REPRESIÓN | MÁS DE 200 TESTIMONIOS DE TORTURAS SALEN AHORA A LA LUZ

“En septiembre de1957, mihermana, que tenía entonces diez años, y yo con ocho, fuimos al preventorio de Guadarrama, en Madrid. Mis padres nos llevaron allí porque los jefes de mi madre se lo recomendaron. Le dijeron que era un sitio muy agradable para que las niñas pasaran unas vacaciones”, recuerda Alicia García Romera.

“Después de 55 años me he reencontrado con todo esto. Ahora sé que todas las niñas que pasaron por el preventorio de Guadarrama sufrieron las mismas torturas. Hasta ahora, nunca habíamos hablado de este tema” explica Alicia, que desde hace un año y medio empezó a indagar. Hoy son más de 200 mujeres las que han revelado que cuando eran niñas pasaron entre tres y seis meses en el llamado preventorio de Guadarrama, un edificio situado en la sierra donde las pequeñas eran sometidas a un régimen carcelario, que incluía malos tratos y torturas, y que estuvo funcionando hasta 1975. Los llamados preventorios fueron creados por el régimen franquista como lugares donde se “prevenían las enfermedades”. Entonces se decía que “el contacto con el aire puro de la sierra” evitaba el contagio de infecciones a las niñas, sobre todo la tuberculosis.

Captar y reeducar a las niñas

“La mayoría de las niñas eran captadas en los colegios por una señorita de la Sección Femenina que daba charlas a las alumnas sobre lo bien que se lo iban a pasar allí”. Las militantes de esta organización franquista reclutaban a las pequeñas con la excusa de que el Estado las llevaba de vacaciones. “Lo vendían como las colonias a las que las niñas iban a disfrutar. Otras veces los médicos recomendaban llevar allí a las pequeñas para que engordaran”, explica Alicia. Asegura que llegaban sanas y salían enfermas. Su historia y el resto de las vivencias de otras internas ha sido reconstruida gracias a las redes sociales. Juntas, esas niñas hoy adultas han puesto en común aquella experiencia.

Cuando Alicia empezó a buscar información se encontró una web en la que ya había 50 testimonios como el suyo. Después, una de ellas, Chus Gil, creó una página en Facebook donde ya son 200 las mujeres que relatan aquellos días terribles de su infancia. “Ahora sabemos que hubo niñas de entre cuatro y 14 años de edad. Nos metían en aquel enorme recinto y ya no salíamos. Ni siquiera cuando los padres nos visitaban, a pesar de estar en la sierra y al lado del pueblo de Guadarrama. En ese tiempo jamás pisamos la calle”. La estancia mínima era tres meses e incluso algunas niñas estaban algún tiempo más.

Disciplina y orden

“Lo primero que hacían cuando llegábamos era ‘desinfectarnos’. Nos desnudaban y nos ponían unos polvos por todo el cuerpo y en la cabeza también, donde nos colocaban un trapo que teníamos que llevar durante dos días”, relata la exinterna de aquel preventorio como si fuera ayer. “Luego nos ponían a todas desnudas, en fila. Muchas eran niñas, pero otras, ya adolescentes, tenían vergüenza y se tapaban. Las cuidadoras nos lavaban una a una con un estropajo y chorros de agua. Otra nos secaba, a todas con la misma toalla. Después nos ponían la ropa del preventorio y la nuestra desaparecía”. Alicia recuerda que eran escenas muy tristes y que tenían prohibido hablar.

Siguiendo con esa disciplina, todos los días rezaban el rosario y “tras los rezos salíamos a cantar el cara al sol al patio. Las niñas éramos tan pequeñas que ni sabíamos qué significaba aquello. Pasábamos mucho frío fuera. Nos ponían firmes, sin apenas ropa y en alpargatas, mientras las cuidadoras llevaban grandes capas”. La vigilancia era constante y nunca estaban solas. “Íbamos de susto en susto. Casi a diario nos pinchaban, pero no sabemos aún qué nos inyectaban, tampoco nuestros padres”.

Todas estas mujeres están buscando documentación pero no aparece ningún documento oficial sobre aquel centro, tampoco sobre las personas que trabajaron allí. Aquel edificio, situado en el pueblo madrileño de Guadarrama, sigue en pie y hoy es un centro para huérfanos de la Guardia Civil, a quien pertenece.

Alicia García asegura que todos los testimonios revelan lo mismo: a los pocos días las niñas escribían a los padres para que las sacaran de allí. Pero las cartas estaba censuradas por esas cuidadoras e incluso ellas dictaban lo que tenían que poner. Las visitas estaban controladas también. “Teníamos que decir que estábamos encantadas. Siempre había una ‘señorita’ presente durante la visita de los padres y cuando éstos comentaban algo, ellas insistían en que eran cosas de niñas”, explica Alicia.

Pero cuenta que además estaban llenas de moratones: “Tortazos, tirones de pelo, amenazas, por todo nos pegaban…Además, teníamos que salir gorditas y la comida era espantosa. Las niñas que vomitaban tenían que comerse sus vómitos. A otras, pequeñas, que se meaban en la cama, les colocaban ortigas en el culo. A una de las mayores, que insistía en lavarse sola, las cuidadoras la cogieron de los pies y le metieron la cabeza en el lavabo una y otra vez”.

Alicia concluye: “Sabemos que una vez fue un hombre mayor a hacerse fotos con la niñas desnudas en las duchas. Estábamos tan mal… que algunas niñas iban a las ventanas a pedir socorro”. A pesar de todo, Alicia y su hermana tuvieron suerte. Sus padres las sacaron de allí a los dos meses, pero dice que algunas tenían tanto pánico que no contaron nada porque estaban amenazadas. Hoy, algunas de estas mujeres van a unir su testimonio a la causa argentina para juzgar los crímenes de la dictadura franquista.

NIÑOS ROBADOS. CRÍMENES QUE NO HAN PRESCRITO

La Audiencia Provincial de Madrid dictaminó el pasado 4 de octubre que el robo de bebés no prescribe. Esta noticia ha sido celebrada por las asociaciones de afectados por el robo de bebés, que piden la reapertura de decenas de denuncias archivadas en todo el Estado español. Al mismo tiempo, desde septiembre, el juez Adolfo Carretero, del juzgado 47 de Madrid, que instruye el caso del presunto robo de la hija de María Luisa Torres, sigue tomando declaración a médicos, enfermeras y exresponsables de la Asociación Española para la Protección de la Adopción implicados en el caso.

Por otra parte, la Diputación de Valencia va a entregar 20.000 euros anuales durante cuatro años a la casa cuna Santa Isabel de esa ciudad, que gestiona la monja sor Juana desde hace más de 40 años y que está presuntamente implicada en el robo de bebés en Valencia. En esa misma comunidad hay previstas próximamente la apertura de varias tumbas de bebés supuestamente robados.

http://www.diagonalperiodico.net/Mujeres-que-estuvieron-en-carceles.html