Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

La estatua de La Pasionaria en el centro de Glasgow

El País, 12-12-2012 | 29 diciembre 2012

En la ciudad escocesa sigue muy vivo el recuerdo de los brigadistas que lucharon en la Guerra Civil española

CARMEN DOMÍNGUEZ 12 DIC 2012
Glasgow ofrece numerosos atractivos al visitante, entre muchos otros, una conexión con la historia española. La ciudad, de gran tradición laborista y arraigado movimiento sindicalista, se enorgullece de su pasado solidario y comprometido. Glasgow ha sido, y es, una ciudad abierta, generosa y desprendida que ha apoyado siempre causas sociales. No sorprende, por lo tanto, descubrir a través de la ciudad y sus alrededores placas y monumentos que celebran la memoria de los brigadistas que partieron de la ciudad escocesa para luchar en la Guerra Civil española junto al bando republicano. La labor del International Brigade Memorial Trust Fund y del Ayuntamiento de Glasgow y algunos otros del entorno ha sido fundamental en este sentido.

El más famoso de estos monumentos es probablemente la estatua de La Pasionaria, que se alza en el centro de la ciudad, muy cerca de Central Station, en el muelle de Custom House, a orillas del río Clyde. En la estatua Dolores Ibarruri, con los brazos en alto, aparece situada mirando hacia el río y la parte sur de la ciudad, en dirección a España. Obra del escultor Arthur Dooley, fue inaugurada en 1980. En una placa en el pedestal se puede leer la siguiente inscripción en inglés: “La ciudad de Glasgow y el movimiento laborista británico rinden tributo al coraje de los hombres y mujeres que fueron a España a luchar contra el fascismo en 1936-39. 2100 voluntarios fueron desde Gran Bretaña; 534 murieron, 65 de los cuales salieron de Glasgow”. La estatua, que se había ido deteriorando en los últimos años, fue restaurada en 2010.

Esta no es la única conexión con esa parte de la historia española. Si avanzamos hacia el este por la misma ribera del río nos encontramos con el Glasgow Green, parque donde se encuentra The People’s Palace, el museo dedicado a la historia social de la ciudad. En él descubrimos en la última planta una gran pancarta creada por el Partido Socialista Escocés para la marcha del 1 de mayo de 1938 en Glasgow en apoyo de los trabajadores españoles. En la parte alta de la pancarta se puede leer en inglés: “Trabajadores españoles muriendo por la democracia”. En el lado izquierdo aparece la siguiente inscripción: “Los trabajadores en España están muriendo porque se han atrevido a elegir su propio gobierno. Uníos por la lucha”. También en la misma planta del museo en una de las vitrinas encontramos, entre otros objetos que hacen referencia a los movimientos sociales del siglo XX, un plato de cerámica con un mapa de España con la imagen de un brigadista y nombres de localidades de especial relevancia durante el conflicto. La cerámica está rodeada de la siguiente inscripción: “Voluntarios por la Libertad. Brigadas Internacionales. España 1936-39”.
Asimismo, en el edificio de las oficinas de la Unión de sindicatos escoceses, STUC (Woodlands Road, 333), hay una placa con los nombres de los voluntarios de Glasgow muertos en España; y en la biblioteca pública del barrio de Baillieston, en el este de la ciudad, se descubrió en 1989 una placa en memoria de Willian Keegan, muerto en la batalla de Brunete.

Este movimiento ha continuado en los últimos años: en 2008 se descubrió una placa conmemorativa en el Ayuntamiento de Rutherglen, al sur de Glasgow; en 2009 se inauguró una estatua en Blantyre, en el sureste de Glasgow, dedicada a tres voluntarios de la localidad que murieron en España; y hace solo un año, en agosto de 2011, en la calle principal de la localidad de Renton, al oeste de Glasgow y muy cerca del lago Lomond, se descubrió la estatua de un toro en memoria de los brigadistas de la zona. El próximo monumento, todavía en su fase inicial, será en la localidad de Motherwell, al sureste de Glasgow.

El recuerdo de estos brigadistas está todavía hoy muy presente entre la población de Glasgow. Hace un año, el 15 de octubre de 2011, se celebró un evento que duró todo el día en la Biblioteca pública central de Glasgow, The Mitchell Library, para conmemorar los 75 años de la guerra civil española. El acto, organizado por el departamento de Cultura del ayuntamiento, fue presentado por el Catedrático de Literatura de la Universidad de Glasgow, Willy Maley, cuyo padre, James Maley, fue uno de estos voluntarios. En el acto participaron también hijos y nietos de algunos de los brigadistas de Glasgow.

Todas estas huellas aproximan a los habitantes de Glasgow a nuestra historia del siglo XX y nos invitan a una visita desde otra óptica por la ciudad y sus alrededores.
http://elviajero.elpais.com/elviajero/2012/11/18/actualidad/1353252945_891206.html