Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

La Ley de Responsabilidades Políticas, un arma más de represión durante el franquismo

Los ojos de Hipatia, 13-02-2013 | 14 febrero 2013

29408007Los Tribunales, de distintos niveles, encargados de imponer las sanciones se instalaron en toda la geografía española

 

 

Unos días antes de finalizar la Guerra Civil, 9 de febrero de 1939, se dictó una ley, Ley de Responsabilidades Políticas, para preparar  la gran represión ejercida en la posguerra contra “quienes contribuyeron con actos u omisiones graves a forjar la subversión roja”. Los Tribunales, de distintos niveles, encargados de imponer las sanciones se instalaron en toda la geografía española, y estaban compuestos por representantes del Ejército, de la Magistratura y de la Falange Española Tradicionalista y de las J. O. N. S. Las penas consistían en inhabilitación absoluta, o especial en los cargos que tuviese, destierro y sanciones económicas que iban desde la pérdida total de los bienes, incautación de bienes, pago de multas, etc.

En definitiva, para condenar a la pobreza a través del control económico de las personas que defendieron la Segunda República Española, por tanto, establecer una diferencia más entre los vencidos y los vencedores. “Era un proceso para sacar dinero, para obtener un botín de guerra por otro lado siempre se ha dicho que era una herramienta de marginación económica era una forma de establecer una vez más la diferencia entre vencedores y vencidos”, arguye Melani Ibañéz, Licenciada en Historia, Máster Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia e investigadora de condiciones de vida a partir del Tribunal de Responsabilidades Políticas de Valencia con la profesora Ana Aguado,  para adentrarnos más en aquellos sistemas represorios que se utilizaron durante los años del terror de la dictadura franquista. Ibáñez se ha centrado en esa diferenciación de género que establece la Ley de Responsabilidades Políticas con el fin de ahondar en los modos de vida y cómo era la salida de estas mujeres de la cárcel. Cabe señalar, que este estudio, y como indica la misma investigadora se ve interrumpido aquí en Valencia ante la falta de ayuda por parte de la Generalitat y la dificultad de encontrar los documentos. “Me faltan unas 200 mujeres, no se sabe dónde está su expediente. Falta muchísima documentación.”, aclara Ibáñez.

El primer gobierno de la dictadura franquista dictó la Ley de Responsabilidades Políticas, LRP, según este primer dictó esta ley ante la necesidad de  ir «reconociendo la necesidad de reconstrucción espiritual y material de la patria» con el fin de  «liquidar las culpas contraídas por quienes contribuyeron a forjar la subversión». A través de esta ley se enumeraban  las «responsabilidades políticas» contra quienes hubieran colaborado con la Segunda República Española desde el 18 de julio de1936; también se extiende la responsabilidad al periodo que comprende desde la Revolución de Asturias de 1934, sancionando a quienes la habían favorecido. Cabe indicar que las responsabilidades políticas no se circunscribían tan a quienes hubieran participado en luchas armadas, sino que los castigos se extendían a cualquier individuo que hubiera prestado su apoyo al bando republicano, incluso sin participar en hechos de armas. De ahí, los numerosos casos de mujeres juzgadas en estos esto tribunales bajo la aplicación de la LRP. “Las que están en el Archivo del Reino son mujeres corrientes es decir que fueron represaliadas por los maridos, los hermanos, por participar en una manifestación, pero las activistas políticas aún no han aparecido.  A través de estas sentencias te acercas  a la vida cotidiana de estas mujeres lo primero que te aparece es una sentencia de un consejo de guerra,  a partir de ahí ya puedes ver como se reprimía a las mujeres, el porqué,  o cómo eran los años de cárcel. El juez pedía informes económicos, donde aparecía un impreso que indicaba que la persona no tenía delitos anteriores y otro emitido por falange, el párroco,  para documentar  que no se le podía sacar nada a estas personas porque hablaban de su situación económica. Así se indicaba: viven modestamente, trabajan  a cambio de comida, se conforman con recibir ropa usada de la portería. A través de estas sentencias  te acercas bastante a cómo era la situación económica de estas personas y, a partir de ahí tienes que contar que acababan de salir de la cárcel, que estaban en libertad vigilada, lo difícil que era conseguir un trabajo y, aparte las visitas que tenían que hacer a responsabilidades políticas.  A la información que te dan estos informes, sobre pones sus formas de vida y te das cuenta de que era una realidad muy asfixiante”.

La Ley de Responsabilidades Políticas serviría para culpabilizar al bando republicano de haber desencadenado la Guerra Civil al oponerse al Alzamiento del 18 de julio. He aquí, el objetivo principal era criminalizar a todas aquellas personas que hubieran formado parte del Frente Popular, desde los dirigentes a los militantes de base, o si hubiesen simpatizado con él, para así reparar los daños morales y materiales provocados por su comportamiento político. La ley consideraba dos períodos subversivos. El primero transcurre desde el 1 de octubre de 1934 cuando se crea o agrava la subversión. El segundo desde el 18 de julio de 1936 al oponerse al Movimiento Nacional con actos concretos o pasividad grave.

El primer periodo fue incluido con el fin de asegurar la represión política contra todos los partidos del Frente Popular que apoyaron la Revolución de Asturias de 1934, lo cual suponía establecer castigos y penas para todos los militantes y simpatizantes de la izquierda española desde el 1 de octubre de 1934. El segundo periodo extendía la culpabilidad (o responsabilidad política) contra todos los españoles que hubieran servido a la República de alguna manera durante la guerra civil, sin distinción de jerarquías, aunque evidentemente la responsabilidad política reconocía severos agravantes para quienes hubieran asumido mayor grado de compromiso y apoyo con el bando republicano, ya sea por ejercer altos cargos civiles o militares, o por integrarse voluntariamente al servicio de la República durante la guerra. La retroactividad de las penas era un elemento característico de esta norma, que terminaba criminalizando así, en la práctica, a casi todos los simpatizantes del bando republicano que no pudieron huir al exilio.

La Ley de Responsabilidades Políticas establecía sanciones y penas de modo paralelo a las leyes penales españolas y permitía así imponer diversas condenas contra los republicanos vencidos: desde la pena de muerte hasta larguísimas penas de prisión y trabajos forzados (entre diez a treinta años), con inhabilitaciones y prohibiciones civiles inclusive para quienes cumplieran la totalidad de sus condenas. Además, en estos expedientes, especialmente en los consejos de guerra,  se utiliza un vocabulario muy duro para la época, “hay expresiones como que dicha mujer iba en compañía de su amante, y luego resultaba que era el marido. Hoy en día no nos afectaría nada, pero en aquel momento decir que iba en compañía de su amante era decir prostituta”. Hay que entender estos expedientes como un estigma que sancionaba de formo económica, ideológica y sociológica a la persona juzgada, con lo cual se minaba al individuo desde sus raíces.

Con la “LRP se sacan datos de la situación tan precaria que vivían, descubres  la vida económica de estas personas, a qué se enfrentaban estas personas, si  viven a merced de sus padres, de su hermanos, en caso de matrimonios, si él no está desterrado, normalmente de él se reconoce el trabajo que hace, y ella si  se dedica a la lavar ropa a cambio de trapos viejos, o  viven en chabolas, en refugios. Estos informes te proporcionan mucha información de cómo vivían. Como uno de los expedientes, una familia que te indica que al salir de la cárcel viven en una cueva de Barcelona, una familia que previamente había vivido en una masía en Vara de Quart. Te das cuenta gracias a estos informes que ha habido una reordenación sociológica brutal”.

“Hay un expediente muy interesante que trata de una madre y una hija, yo les llamo las Isabeles porque era el nombre de ambas, te llama la atención ya de entrada porque salen las dos en el consejo de guerra y luego en el expediente de Responsabilidades Políticas donde también  aparece un tercer hombre y, tú no sabes quién es ese tercer hombre. En los consejos de guerra sí que hay un vocabulario bastante duro, que si la amante, que si hacia orgía, en este expediente empiezas a indagar y te dicen de ella mujer de pésimos antecedentes morales como era de esperar se juntó con un dirigente rojo, tuvo un hijo al que inculcó sus valores rojos. El marido es fusilado, el hermano está desaparecido y, de la hija llama mucho la atención porque lo que se dice de ella es buenos antecedentes católica le tocó vivir en desgracia con una familia de rojos y fue condenado por tener un padre dirigente rojo”.

La aplicación de la ley de Responsabilidades políticas dio legalidad a la política represiva del régimen franquista, y se emitió con el fin de sancionar a las personas con unos ideales republicanos. La represión y violencia de los nacionales fueron una estrategia militar y política para eliminar a los enemigos y asustar a toda la población. Gracias a la implantación de este terror se eliminaban todas los posibles conatos de rebelión u oposición que el régimen pudiese encontrar, ya que la supervivencia supuso la máxima de los vencidos y de aquellos que lo habían perdido todo tras la guerra.

Así, la ley de responsabilidades políticas supuso uno de los principales instrumentos para el franquismo hasta que en 1969 surgieran las leyes de amnistía. Pero las ideas de esta ley permanecieron vigentes hasta la muerte del generalísimo Franco, en el año 1975 (con la implantación desde los sesenta de los Tribunales de Orden Público, por ejemplo, o la fuerte represión al final del franquismo).

Gracias a estos documentos, se observa claramente cómo se estableció en el nuevo organigrama social tras la guerra civil, sin embargo, y a pesar de las trabas administrativas más empeñadas en silenciar que colaborar, “el problema es que todos estos temas se quedan reducidos al ámbito académico, en historia de las mujeres se está consiguiendo bastante, se está recuperando más el papel de esas mujeres y,  de hecho va a servir de escusa para recuperar el papel de los hombres, porque todo se reduce a la participación en guerillas, cárceles, pero no a la vida cotidiana. Además, hay que hacer caso un poco a la forma, cómo vivían, qué pasaba, cómo era el día a día, a qué se enfrentaban, ya que, es una forma de dignificar algo que ha pasado y que ya no solo se está silenciando se está negando”.

Por A.C.

http://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/la-ley-de-responsabilidades-politicas-un-arma-mas-de-represion-durante-el-franquismo/