Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

¡Abuelo, te sacaré de aquí!

Rosa Regás. El Mundo.es, 08-04-2013 | 9 abril 2013

regásUn documental de Montse Armengou y Ricard Belis

 

Sabemos que la dictadura, esa forma de tomar el país unos militares y permanecer en él durante 40 años que tantos son los que creen que ha llegado el momento de olvidar, dejó sin futuro a los cientos de miles de ciudadanos que habían defendido la legalidad: unos murieron, otros fueron fusilados, otros se quedaron para siempre en el exilio y otros fueron condenados a trabajos forzados o enterrados en cárceles durante años. Pero no fueron solo los vencidos los que fueron castigados, la dictadura los alcanzó a todos, y el dictador castigó a los vencedores dejándolos sin pasado. Así es como en el país donde “había empezado a amanecer” no se habló de los tormentos y persecuciones de que fueron objeto los vencidos, ni cuando ocurrieron los luctuosos hechos ni más tarde. El miedo amordazó los ciudadanos que quisieron hablar pero la inmensa mayoría simplemente corrió un tupido velo sobre su propia historia. Y de un modo u otro así seguimos.

Sorprende por ejemplo ver hasta qué punto las nuevas generaciones y las que fueron nuevas en los años sesenta, setenta, ochenta, y  hasta hoy, desconocen la cultura que floreció en los años de la República, ni el nivel de educación que se consiguió en aquellos pocos años gracias a la prioridad que le concedieron los gobernantes, ni por supuesto la historia de los movimientos sociales, ni la preparación de las masas en política y educación, ni su participación en la vida pública.

De ahí que me haya emocionado hasta las lágrimas el documental de Montse Armengou y Ricard Belis que pasó la televisión catalana el pasado 19 de marzo, ‘Avi, et trauré d’aquí’ (‘Abuelo, te sacaré de aquí’), sobre la promesa y la lucha de Joan Pinyol, nieto de un republicano que fue exhumado de la fosa donde había sido enterrado y llevado al Valle de los Caídos sin el conocimiento ni el permiso de sus familiares.

Fueron miles los cadáveres de republicanos que siguieron la misma a suerte, y que hoy descansan junto a Franco, el dictador contra el que lucharon y su verdugo, en un acto a bombo y platillo para inaugurar esta monumental fosa en 1959, que fue presentado como de monumental reconciliación. El régimen franquista, con el fin de lograr un objetivo para el que nunca contó con el consentimiento de los familiares republicanos, no se detuvo en profanar tumbas y fosas, tanto de víctimas nacionales como republicanas, todo hay que decirlo. Y así es como vemos en el reportaje que el Valle de los Caídos se ha convertido en la fosa común más grande de España.

El reportaje nos narra la siniestra historia de la exhumación de cadáveres, y posteriormente el sufrimiento y la lucha de sus familiares para sacar a sus seres queridos del Valle de los Caídos, que pone de manifiesto la injusticia que permanece vigente desde el golpe de Estado de no dejar reparar las ofensas recibidas, una de ellas la más atroz, utilizando la muerte de las víctimas, porque desde entonces nadie ha conseguido sacar el cadáver de un familiar, ni durante el gobierno socialista ni por supuesto los del PP, si exceptuamos unos navarros que lo lograron en 1980, cuando  el Gobierno de la UCD les autorizó a exhumar 133 cadáveres del siniestro.

Todavía hoy son muchos los familiares que siguen luchando por recuperar a sus parientes y enterrarlos en sus cementerios cerca de sus casas, pero al parecer hay demasiadas dificultades técnicas y sobre todo políticas que lo impiden. El dolor de los familiares ante esta negativa es profundo y sin esperanza, porque para ellos que sus mayores estén enterrados junto a Franco es un agravio del dictador que la democracia no ha sido ni es capaz de reparar siguiendo la ley no escrita según la cual no está permitido tratar sobre cuestiones secretas e intocables como tantas otras que dejó la dictadura. Y porque muchos de estos familiares son ya mayores y deben pensar que lo que quieren los gobiernos de España tan contrarios a la memoria de nuestra propia Historia, es que una vez muertos  estos parientes tan ancianos, ya no se volverá a hablar del asunto.

Pero se equivocan: Montse Armengou, autora del reportaje, es una mujer que no conoció ni la guerra y muy pocos años de la postguerra, y su compañero Ricard Belis, el otro autor, igualmente. Y sin embargo el esfuerzo que están haciendo desde que comenzó su vida laboral por recuperar una memoria que no nos llega y cuando lo hace viene embadurnada con manchas, sombras y manipulaciones, es constante y de una gran belleza y eficacia. Bien claro lo pregonan los libros que han publicado entre 2004 y 2007 : Les Fosses del silenci, hi ha un holocaust espanyol?. (Las fosas del silencio, ¿hay un holocausto español?);  El Comboi dels 927 (El convoi de los 927) sobre el tren cargado de españoles que en 1940 partió de Angulema hacia el campo de concentración de Mauthausen donde murieron el 87% de ellos; Ravensbrück l’infern de les dones. (Ravensbrück el infierno de las mujeres) sobre el mayor campo de concentración nazi situado a 90 kms al norte de Berlín y destinado casi por completo a mujeres y niños. Y no sólo libros sino documentales en los que comenzaron a colaborar cuando apenas tenían 25 años como ‘Operación Nikolai’ (dirigido por Dolors Genovés, sobre el asesinado del líder del POUM de Andreu Nin); ‘Cambó’ (tam,bién obra de Dolors Genovés, sobre el político catalán de derechas), además de  ‘Los niños perdidos del franquismo’, ‘Las fosas del silencio’ (2003) o ‘El convoy de los 927’.

Queda tanto trabajo por hacer todavía para desenterrar este pasado que nos negó la dictadura, que me emociona ver a mujeres y hombres que han dedicado su vida profesional a alguna de los cientos de miles de cuestiones que no han traspasado el nivel de la investigación para adentrarse en la vida cultural de nuestro pueblo. Creo que es lo que nos puede salvar o al menos lo que nos ayudará a ello, y me enorgullece y me llena de esperanza ver como la semilla que plantaron tantos historiadores, educadores, novelistas, poetas y artistas y muchos otros en los difíciles años de la represión, sin contar con el trabajo profesional de  los miles de exiliados de la Guerra civil en tantos países, van germinando y floreciendo. Vale la pena recordarlo en este mes de abril, seamos o no seamos republicanos, aunque sólo sea para hacer justicia a una parte de nuestra historia que ha sido vilipendiada y manipulada hasta extremos de opereta, o siguiendo nuestra tendencia innata, de tragedia.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/ellas/2013/04/08/abuelo-te-sacare-de-aqui.html