Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Julián Grimau: Fusilado a contracorriente

La Aventura de la Historia, 12 abril 2013 | 16 abril 2013

GrimauEn el 50 aniversario de la ejecución del militante comunista recordamos los pormenores de su detención

 

En el 50 aniversario de la ejecución del militante comunista recordamos los pormenores de su detención y la presión internacional que sufrió el Régimen de Franco para que suspendiera la condena

Julián Grimau, madrileño nacido en 1911, se había afiliado en tiempos de la II República al Partido Republicano Federal. Cuando estalló la sublevación participó en el asalto al cuartel de la Montaña, fue luego a combatir al Guadarrama y poco después ingresó en la policía (su padre había sido comisario en Barcelona) y en el Partido Comunista.

Destinado también en la capital catalana, ascendió a jefe de la brigada de Investigación Criminal y participó en la represión del POUM y de los anarquistas tras los sucesos de mayo de 1937 y, por supuesto, en la de la quinta columna franquista.

Estuvo en su puesto hasta la evacuación final de 1939 y marchó a Francia. Su mujer e hija se quedaron en España pero no pudieron soportar las penalidades y murieron al poco tiempo. Por su parte él se marchó a México y Cuba con su padre y en 1947 regresó a Francia, en donde se volvió a casar y tuvo dos hijas.

En 1954 ingresó en el Comité Central del PCE y al poco fue regresando esporádicamente a España para reorganizar el partido. Al final, en 1959, se instaló definitivamente en Madrid compartiendo tareas de responsabilidad con Simón Sánchez Montero y Jorge Semprún, quien consideraba a Grimau como abnegado aunque un tanto descuidado en la seguridad.

Encubierto con el nombre falso de Emilio Fernández Gil, vivía en casa de unos viejos comunistas no fichados. El 7 de noviembre de 1962 se citó en la plaza de Manuel Becerra con un camarada apellidado Lara y luego subió a un autobús, momento en que seis policías se le echaron encima. Lara lo había delatado a cambio de su libertad.

Fue conducido a la Dirección General de Seguridad en donde, a pesar de las torturas, sólo confesó su nombre y su militancia, no flaqueando ni en los peores momentos. Su abogado declararía después que uno de los policías le preguntó si quería pegarle como médico o funcionario. Luego le arrojaron por la ventana, posiblemente por verle muy herido y creyéndole morir, para evadir responsabilidades y disimulándolo como intento de suicidio….

La Aventura de la Historia publica en el número de abril un artículo del historiador Juan Carlos LOSADA que desgrana los acontecimientos que desembocaron en su ejecución el 20 de abril de 1963.  Ya en su quiosco o en la versión digital

http://www.laaventuradelahistoria.es/2013/04/12/julian-grimau-fusilado-a-contracorriente.html