Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Ángel Viñas desmonta ‘Los mitos del 18 de julio’ sobre el levantamiento militar de 1936

20 Minutos.es, 26.05.2013 | 28 mayo 2013

538336_562387477114404_686875156_n1Los monárquicos y la Italia fascista apoyaban el levantamiento desde antes de que se produjese

 

 

El historiador publica un libro que contiene bastante revelaciones sobre las causas y el contexto del golpe que provocó la guerra civil.

Así, queda en entredicho la versión de que Mussolini entró en la guerra porque Franco se lo pidió.

Viñas critica en su obra la “interpretación abusiva” que han hecho algunos hispanistas sobre este asunto.

El historiador Ángel Viñas ha hallado varios contratos con una empresa italiana para el suministro de 40 aviones y armamento, firmados días antes del golpe de Estado del 18 de julio de 1936, que demostrarían, afirma, la vinculación de los monárquicos con el levantamiento armado de los militares, y que desencadenó la guerra civil española.

Viñas ha localizado cuatro contratos en la madrileña calle de Alcalá, en el archivo de la Fundación Universitaria Española, que custodia los papeles personales de Pedro Sainz Rodríguez, que fuera impulsor del Bloque Nacional con Víctor Pradera y José Calvo Sotelo, que en el golpe actuó de enlace con el general José Sanjurjo, y que ya en Estoril se convirtió en asesor de Don Juan de Borbón.

El propio coordinador de la obra señala que “las pesquisas de Viñas han descubierto la existencia de, al menos cuatro contratos, redactados en italiano, y firmados por Pedro Sainz Rodríguez en Roma el 1 de julio, documentos inéditos quizá negligentemente olvidados o convenientemente evitados que ahora se publican por primera vez”.

Aquellos contratos firmados por los monárquicos suponían la entrega de 40 aviones, miles de bombas, gasolina etilada, ametralladoras y proyectiles, datos que confirman que “la intención era llevar a cabo una guerra, teóricamente breve” y “desmienten que se buscase un golpe blando, sino que se piensa en una violencia extrema y para eso se necesita una superioridad aérea básica”, señala Viñas.

Finalmente, la guerra no durará unos pocos meses, “básicamente, porque interviene la Unión Soviética con tanques y aviones”, explica Viñas.

El 16 de febrero de 1936, el mismo Franco ya sugiere anular el resultado de las elecciones, incluso antes de celebrar el recuento de los votos: “Eso habría sido un golpe blando, más europeo”.

El levantamiento militar no fue una “cruzada”

Uno de los mitos que los vencedores instalaron fue que el golpe era una necesidad ante el gobierno del Frente Popular, “un mito falso”, comenta Viñas, pues inicialmente el gobierno es republicano y “el Frente Popular no formará parte del gobierno hasta el 4 de septiembre de 1936, ya en plena guerra”.

Los mitos del 18 de julio desmiente también el carácter de Cruzada católica del levantamiento armado y, como recuerda Sánchez, “el general Mola habla en las directivas del golpe de separación de Iglesia y Estado; por tanto, no perseguían un Estado confesional, y el argumento de la defensa de la religión no aparece hasta unos meses después, cuando algunos obispos hablan en agosto de Cruzada y el régimen no hace suyo este argumento hasta septiembre”.

No se pueden buscar precedentes en el período republicano de la caza al cura que se produce en la guerraY ni siquiera se podría hablar de una reacción a la posibilidad de una España rota debido al nacionalismo: “En la época de la República no había movimientos secesionistas y el ‘separatismo’ de aquellos años aspiraba a un Estado de autonomías muy limitado”; ni tampoco a una revolución comunista en marcha, pues “en España eran minoría y desde 1935 habían girado hacia la República”.

Tanto Viñas como Sánchez critican la “interpretación abusiva” que han hecho hispanistas como Stanley Payne, Bartolomé Benassar o Antony Beavor, que “se equivocaron al utilizar como fuentes la prensa o las memorias”.

El volumen coordinado por Sánchez revela la existencia de una importante “trama civil” en el golpe, que, según Viñas, tuvo como función “imbuir a la opinión pública de que España iba a la bancarrota, que sería una provincia de Rusia; difundir una ideología contrarrevolucionaria y buscar la ayuda extranjera, conseguida en la Italia de Mussolini y con la neutralización del Reino Unido, que decidió no intervenir”.

En respuesta a los historiadores católicos que hablan de la existencia, ya en la República, de una persecución religiosa, Sánchez y Viñas reconocen que “pudo haber iconoclastia, ataque a los templos y los símbolos, pero no se pueden buscar precedentes en el período republicano de la caza al cura que se produce en la guerra”.

De hecho, apunta Sánchez, “se mataron más empresarios y propietarios entre 1917 y 1923 que en la primavera de 1936, período en el que de 200 asesinatos investigados, el 60% son obra de las fuerzas de orden público o de pistoleros de derechas. Había violencia, pero se debe mirar quiénes eran las víctimas, y entre ellas no había religiosos”

http://www.20minutos.es/noticia/1825260/0/guerra-civil/relacion-monarquicos-militares/levantamiento-militar-18-julio/