Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

El desbloqueo de la memoria

Diario de Almería, 28.06.2013 | 30 junio 2013

_PrElAlmeriaCompromiso municipal para autorizar a cuatro familias de almerienses fusilados a exhumar los restos mortales de varias fosas comunes del cementerio

 

IVÁN GÓMEZ | ACTUALIZADO –

Compromiso municipal para autorizar a cuatro familias de almerienses fusilados, que se unen a la de Martín Márquez, a exhumar los restos mortales de varias fosas comunes del cementerio

“Fallamos que debemos condenar y condenamos a los procesados Francisco Alcaraz Salas y Torcuato Ortega Martínez, como autores responsables de sendos delitos de adhesión a la rebelión militar, con las circunstancias agravantes de peligrosidad social y perversidad, a la pena de muerte”. El 19 de noviembre de 1942 se firmó la trágica sentencia del Tribunal Militar y la ejecución llegó el 28 de enero de 1943. Setenta años después, las familias de estos dos represaliados por defender la libertad y la democracia quieren exhumar sus cadáveres para darles una digna sepultura. Y no son los únicos. Los allegados de otros dos fusilados por el régimen franquista, al ser catalogados como “elementos criminales”, Antonio Barrionuevo y Sebastián García Sáez, también pretenden recuperar sus restos mortales para poder enterrarlos fuera de la fosa común de forma decente. Es su homenaje particular, más allá de placas conjuntas y monolitos, a los que se mantuvieron fieles y leales a la República aún siendo conscientes de que perderían su vida, como así ocurrió en el cementerio de Almería.

Tras acabar la Guerra Civil, las fuerzas franquistas comenzaron la detención y enjuiciamiento militar de todos los que consideraban enemigos del nuevo régimen en la provincia. Pronto se llenaron las prisiones, sobre todo la existente en El Ingenio, una antigua fábrica de azúcar situada en la capital a la que eran llevados los presos y los condenados a muerte. Las condiciones de vida de los reclusos eran penosas, espeluznantes, llegando a dormir en los patios sujetos a las inclemencias del tiempo mientras esperaban al día de su ejecución. La mayoría de los encarcelados fueron fusilados en las tapias del camposanto de San José. El primero de los crímenes se produjo el 5 de abril de 1939 provocando la muerte de Enrique Fornovi Martínez, quien había sido fiscal de la República y pertenecía al PSOE.

El goteo de ejecuciones, que se sucedió hasta finales de 1947, arrebató la vida de un total de 392 almerienses. La mayoría de las víctimas eran jornaleros, pequeños propietarios y obreros de la ciudad que tenían vínculos con las organizaciones de la izquierdas a los que los tribunales militares sólo concebían como “elementos criminales”. La edad media de los que recibieron el tiro de gracia era de unos 30 años y, salvo en un caso concreto, se trató de hombres.

El camino de las exhumaciones lo iniciaron en solitario hace más de cinco años las nietas de Martín Márquez, el que fuera último alcalde republicano de Cuevas del Almanzora. A principios de este mes consiguieron precisamente la autorización de la administración andaluza, si bien carece de validez hasta que quede sellada la aprobación definitiva por parte del Ayuntamiento de la capital cuando reciba la documentación requerida. La familia de Martín Márquez llegó a ser recibida por el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias en Ginebra, un organismo perteneciente a la ONU, y desplazaron a un segundo plano sin quererlo, con el permanente respaldo de la Junta de Andalucía y del PSOE de Almería, al resto de represaliados de la provincia.

Las asociaciones Almería y su pasado reciente y Memoria y Libertad trabajan para que las cuatro familias que también han decidido exhumar los restos mortales de sus fallecidos tengan las mismas oportunidades y derechos y, después de naufragar en un profundo mar de trámites, han logrado un principio de acuerdo sentando en la misma mesa al Ayuntamiento de Almería y a la Dirección General de Memoria Democrática. Los cuatro expedientes presentados por estos colectivos y el de Martín Márquez recibirán la aprobación municipal conjunta en cuanto se completen los informes que están ultimando técnicos de la Junta. Es el compromiso adquirido por el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez, y el responsable de Memoria Democrática, Luis Naranjo, en la reunión celebrada en la tarde del miércoles.

El concejal de Salud y Consumo, Carlos Sánchez, ha mantenido varios encuentros previos con las asociaciones memorialistas y argumenta que nunca se les ha puesto ningún obstáculo o traba, simplemente se han respetado los trámites necesarios que implican la entrega de una documentación que no acaba de llegar. Es más, el edil responsable de la gestión de los cementerios recuerda que “nunca hemos bloqueado las exhumaciones porque estamos obligados por ley a autorizarlas siempre que se cumplan todos los requisitos legales”. La batalla contra el olvido de las asociaciones las llevó primero ante la justicia y, después de declararse incompetente el juez ante la demanda que presentaron el 16 de julio de 2012, optaron por acudir a negociar directamente con el Ayuntamiento de Almería. Cansados de marear la perdiz en los últimos años, empiezan a ver luz al final del túnel en su intento de exhumar de las fosas comunes los cuerpos de los republicanos Torcuato Ortega, Antonio Barrionuevo, Francisco Alcaraz y Sebastián García. Desde hace tiempo cuentan con la documentación necesaria y saben exactamente en qué punto del camposanto de San José están los cadáveres gracias a los trabajos sobre el terreno del historiador Eusebio Rodríguez Padilla, que se apoyan en el registro de entrada del cementerio. Son los datos que ahora debe incorporar la Junta al expediente en marcha de Martín Márquez. Los dos vecinos de Gádor, Ortega y Alcaraz, están en la misma fosa común, la número 132, serie 3, recinto primero. Por su parte, Sebastián García se encuentra en la parte derecha del paseo central en su cruce con el lateral, norte 75 metros, sur 11, poniente 13 y levante 25. Y Antonio Barrionuevo alías el ‘Gafas’ está en la parte izquierda ubicado en la fosa norte 9 metros, sur 77 , poniente 22 y levante 24. La investigación archivística no deja margen de error, la cartografía es exacta, pero nunca llega el momento de poder recuperar los cuerpos que los falangistas sepultaron allí hace más de 70 años.

“No es una cuestión política, ni estamos hablando ni de vencidos ni de vencedores, sólo queremos tener un lugar donde poder recordarlos y depositar las flores, el dolor, la incomprensión y las lágrimas que hemos llevado en el corazón durante tantos años”, afirma Paco Ortega Rayo, presidente de la asociación Memoria y Libertad e hijo del ‘Candiles’, el que fuera alcalde de Gádor. En el cementerio de Almería hay en torno a 65 fosas comunes a la izquierda y derecha del pasillo central de entrada y, gracias al trabajo de los historiadores, se conoce exactamente el lugar en el que se encuentran los restos de cada uno de los 392 del listado nominal de fusilados de la provincia. Un precedente en las exhumaciones tuvo lugar en Sierro, municipio que autorizó hace dos años la recuperación de los cuerpos de los maquis Indalecio Fuentes Agüero (alías El estraperlista) y Rafael Jiménez Ortega (conocido como Emilio el de Bayarque). Los dos recibieron sepultura en Uleila del campo tras las pruebas de ADN practicadas en las que se determinaron las relaciones de parentesco antropológicas y genéticas. Esta actuación, que fue catalogada como la primera exhumación de guerrilleros antifranquistas en Andalucía, contó con una subvención de 3.500 euros por parte de la Consejería de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía.

Los colectivos memorialistas de Almería llevan años trabajando, además, en la construcción de un monumento que honre a todos los represaliados, un monolito que ya está perfilado y que nada tiene que ver con el templete que instaló el Ayuntamiento de Almería sobre una de las fosas comunes. Será posible gracias a las donación del trabajo por parte de la Asociación de Empresarios del Mármol y a una subvención de la administración andaluza a través de la Ley 52/2007 de Memoria Histórica. Después de años de desacuerdo con el consistorio de la capital, que les había cedido el terreno con aprobación en pleno pero no les daba permiso de obras, se va a lograr desbloquear la actuación. Se busca el encaje. “Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia”. Lo decía con acierto el desaparecido José Saramago. Toca recordar.

http://www.elalmeria.es/article/almeria/1553660/desbloqueo/la/memoria.html