Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Memoria / Rapadas

Francisco Pimentel. La Voz de Ronda,15.06.2013 | 17 junio 2013

_PrLaVozdeRondaDesde Benamejí recibimos el pasado día 21 de Mayo la triste noticia del fallecimiento de Josefita Trujillo

 

Desde Benamejí recibimos el pasado día 21 de Mayo la triste noticia del fallecimiento de Josefita Trujillo. Era la última mujer que quedaba con vida de las que fueron víctimas del fascismo del rapado y del aceite de ricino.

Nos contaba Francisco Artacho que Josefa era una sobreviviente con 98 años, edad a la que había llegado a pesar de las vejaciones, torturas, humillaciones que había sufrido cuando tenía 20 años, rapada, obligada a beber aceite de ricino a la fuerza y paseada por el pueblo, para escarmiento y terror de todas las mujeres que durante la República habían pensado y soñado con un mundo sin miseria, con trabajo, sin desahucios, con aprender a leer, sin miedo, con votar, sin ladrones, con bienestar, igual que lo que quieren ahora todas las mujeres para ellas, para sus hijos, para sus familias. En Ronda tuvimos muchas mujeres jóvenes y maduras que sufrieron lo mismo. Algunas han vivido hasta hace poco. Es posible que aún vivan algunas, pero aquel terror, aquella humillación, aquella vejación, les dejó el alma herida y calladas para siempre, igual que a Josefita Trujillo, todas víctimas de la represión planificada contra las mujeres para que siguieran atadas a bárbaras condiciones medievales.

A Josefa como a otras muchas mujeres de Benamejí y de toda España los militares golpistas y los falangistas la raparon, la pasearon y la vejaron tanto por el pueblo que a sus casi cien años todavía tenía miedo y le costaba mucho hablar de lo que le hicieron. Fue una joven valiente y soñadora que luchó por un mundo mejor. Era una de las mujeres que acudían al Centro Obrero de la Agrupacion Socialista. En 1936 tras el golpe militar del 18 de Julio contra la República, Josefita huyó al campo. Pero creyó en la promesa de Franco de que los que no tenían delito de sangre nada tenían que temer. Como tanta otra gente en todos los sitios. Pero al volver a Benamejí los falangistas la llevaron al antiguo Ayuntamiento y allí como a otras muchas mujeres la raparon y la pasearon por el pueblo para que todo el mundo la viera humillada. Como hicieron en Ronda con muchas, como La Banderita que además la fusilaron y está en una de las fosas del cementerio de San Lorenzo. La Banderita tenía menos de 20 años.

Bordar banderas republicanas, como Mariana Pineda, participar en manifestaciones pidiendo pan y trabajo fueron motivos suficientes para castigar a estas mujeres que los fascistas las acusaban de todo lo malo como a Remedios la Barranquera, una anciana ciega, que fue encarcelada por no confesar el paradero de su hijo, huido a un pueblo vecino que estaba controlado por el gobierno republicano. Varios días después fue sacada de la cárcel y fusilada junto a Pedro Cuenca. Josefita, golpeada y sin pelo, fue obligada a presenciar esa barbarie, día tras día, noche tras noche, vio cómo 52 hombres y una mujer, en un pueblo tan pequeño, fueron asesinados en poco tiempo.

Cuando en 2009 le informaron que la Junta de Andalucía indemnizaría a las mujeres vejadas por el Franquismo no quiso saber nada del asunto. El recuerdo de aquellos días desencajaba su mirada y le producía pánico. “Las mujeres víctimas de este tipo de represión intentan con su silencio que el hecho de la humillación no recaiga sobre sus familias, y aunque hay mujeres que lo relatan sin tapujos, hay otras que incluso lo ocultaron a sus propias familias, tras huir para siempre de la localidad donde fueron humilladas”, explica la investigadora Pura Sánchez, autora de un libro sobre estos actos terroristas contra las mujeres. La Junta de Andalucía sólo concedió 114 indemnizaciones. Todavía resulta imposible dar una cifra exacta de las mujeres que fueron torturadas, rapadas o violadas. Josefita fue enterrada en el cementerio de Benamejí el Martes 22 de Mayo. Ese mismo día el Congreso de los Diputados rechazó condenar de forma expresa el golpe militar del 18 de Julio de 1936. Gracias a todas las mujeres que lucharon por la libertad y por un mundo mejor. Gracias Josefa Trujillo por tu dignidad y por tu valentía. Que tu nombre no se borre de la historia. Esa es nuestra labor y nuestra obligación.

Francisco Pimentel

 

Asociación Memoria Histórica de Ronda

asociacionmemoriahistoricaronda@yahoo.es