Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

El Gobierno avala la persecución policial de la bandera republicana

Público, 05/07/2013 | 7 julio 2013

banderareppar560Confirma la expulsión de un estadio de un espectador que enarboló la tricolor, al considerarlo una “alteración del orden público en la grada”

 

ANDRÉS MUÑIZ Madrid

El Gobierno del PP sigue pensando que enarbolar una bandera republicana en un estadio deportivo no es un acto de libertad ideológica y de expresión sino que puede incitar a la violencia y constituir “una alteración de orden público en la grada”.

En respuesta al diputado valenciano de IU Ricardo Sixto, el Ejecutivo justifica en esos términos la expulsión de un espectador al inicio de un partido de balonmano entre las selecciones de España y Serbia que se disputó en el pabellón Príncipe Felipe, de Zaragoza, el pasado 21 de enero.

Añade que la Subdelegación del Gobierno en dicha ciudad abrió al ciudadano un expediente sancionador, de acuerdo al artículo de la Ley contra la Violencia en el Deporte que prohibe la exhibición “de pancartas, banderas, símbolos u otras señales que inciten a la violencia o al terrorismo o que incluyan mensajes de carácter racista, xenófobo o intolerante”.

Según explicaba Sixto en su pregunta, en el acta de incidencia en espectáculo público que se levantó se recogía que, durante el himno, la exhibición de una bandera republicana provocó una reacción contraria del público que se encontraba más próximo, “produciéndose un acercamiento de varias personas al ciudadano que exhibía la bandera, profiriendo insultos contra él, calificando estos hechos como alteración grave del orden público”.

El ciudadano fue expulsado y la bandera retirada por la Policía. Sixto afirma que la reacción de los otros espectadores no fue tal como dice el acta, aunque, si así hubiera sido, debió ser el ciudadano que llevaba la bandera el protegido de los silbidos e insultos de los otros asistentes y no al revés. Además, subraya que quien enarboló la bandera republicana “estaba ejerciendo su derecho a la libertad de expresión”.

“Exhibir banderas republicanas está amparado por los derechos fundamentales previstos en los artículos 16.1 y 20.1.a de la Constitución, que consagran la libertad ideológica y de expresión”, expuso Sixto al Gobierno.

Por todo ello, elevó pregunta al Ejecutivo para saber si tuvo conocimiento de los hechos, cómo valoraba los mismos, por qué no fue protegido el ciudadano que exhibó pacíficamente la tricolor, o por qué no se repuso el orden público supuestamente alterado sin retirar la bandera republicana ni expulsar al ciudadano increpado por otros espectadores.

La respuesta del Gobierno es breve y lacónica. Se limita a señalar que, efectivamente, el pasado 21 de enero, “en el momento de iniciarse, en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, el encuentro deportivo del Mundial de Balonmano entre las selecciones de España y Serbia, un espectador provocó una alteración del orden público en la grada”.

Por ello, el coordinador de Seguridad –máximo responsable del mantenimiento de la seguridad durante el desarrollo del acontecimiento deportivo–  “dispuso su expulsión, con el fin de evitar mayores incidentes”, y procedió a elevar acta de denuncia y proponer la apertura del expediente sancionador.

Es el segundo incidente relacionado con la bandera republicana y un partido de la selección española de balonmano del que el Gobierno de Rajoy ha tenido que dar explicaciones durante su mandato. Durante un encuentro entre España y Argelia en Alicante, en abril de 2012, sucedió algo similar y la Policía también expulsó al ciudadano que exhibía la tricolor. El Ejecutivo justificó entonces el suceso en que la actitud de quien portaba la bandera podía interpretarse como una incitación a la violencia y una provocación al resto de aficionados españoles.

En aquella ocasión, la Policía estimó que el espectador ondeó la enseña republicana “con gran vehemencia”, lo que según el Gobierno “provocó malestar entre el resto de espectadores que animaban a la selección española”. En ese contexto, se procedió a expulsarle, se le identificó y se le abrió expediente de sanción.

Para el Ejecutivo, según subrayaba entonces, “portar una bandera republicana no es un comportamiento que ‘per se’ incite a la violencia”, pero “son las circunstancias en un contexto concreto, como en este caso, las que determinan, a juicio de los agentes responsables de la seguridad del evento, si puede convertirse en un acto de incitación a la violencia”.

Otra bandera susceptible de generar violencia según el Gobierno es la independentista catalan, conocida como estelada. En respuesta parlamentaria de hace unos meses, el Ejecutivo manifestó que ondearla, tanto en el fútbol como en otros espectáculos deportivos, puede incitar a la violencia en sectores de aficionados, por lo que está justificado confiscarla en la puerta de los estadios –es decir, en este caso, incluso antes de ser enarbolada– y prohibir su exhibición si la Policía lo juzga oportuno.

http://www.publico.es/458475/el-gobierno-avala-la-persecucion-policial-de-la-bandera-republicana