Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Franco resiste en el Alcázar de Toledo

ABC.es, | 14 julio 2013

63073875--644x427La Ley de Memoria Histórica no ha conseguido terminar con el debate sobre los restos del régimen anterior

 

 

Pasados casi treinta y ocho años desde el fallecimiento de Francisco Franco, la figura del general sigue generando una honda división en la sociedad española. Toledo no se libra del debate, avivado por la discusión sobre la interpretación de la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007, que ordena «la retirada de menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura».

En el Museo del Ejército de Toledo se puede visitar una máscara mortuoria del general Francisco Franco, junto a la que se expone una insignia indicando que Franco es titular de la Cruz Laureada de San Fernando, en la que se encuentra la inscripción «Héroes de España». Aunque la Cruz y su inscripción se encuentran junto a todos los vestigios de personas condecoradas con la pertenencia a esta orden, de una manera discreta, su presencia generó el pasado mes de abril una pregunta en el Congreso de los Diputados, planteada por el diputado de Amaiur Jon Iñarritu.

Los vestigios

La máscara mortuoria fue elaborada en bronce, el día de la muerte del dictador, por Santiago de Santiago Hernández, a pesar de que la antigua costumbre de realizar máscaras de la cara de los recién fallecidos, habitual en el siglo XIX y primeras décadas del XX entre las grandes familias, se hallaba ya en decadencia en 1975.

Por su parte, la Laureada de San Fernando tiene por objeto premiar el «valor heroico (…) en servicio de España». El decreto por el que se concedió a Franco lleva fecha de 19 de mayo de 1939 y fue firmado por dos inmediatos subordinados del caudillo, su vicepresidente, Gómez Jordana, y el ministro de Defensa, Fidel Dávila. Ese mismo día le fue impuesta a Franco por el general Varela, durante el «Desfile de la victoria» que tuvo lugar en el Paseo de la Castellana de Madrid. Sin embargo, el 17 de julio de 1940 se le impuso de nuevo en un acto solemne en el Palacio Real de la capital. Curiosamente, en la website de la Orden de San Fernando, alojada en la página web del Ministerio de Defensa, no se incluye el nombre de Franco en la lista de condecorados.

La Orden de San Fernando fue creada en 1811 por las Cortes de Cádiz y, según su página web, «fue la primera condecoración de “mérito” por estar abierta a todo aquel que la mereciese, sin atender a razones de nobleza, cuna o graduación».Hoy se considera la más prestigiosa condecoración militar española. Según su página web oficial, «la Laureada ha premiado desde su inicio, sin distinción de clases, el valor militar frente al enemigo en el campo de batalla en todos sus grados, desde las acciones muy distinguidas a las heroicas». Su actual reglamento fue aprobado en el año 2001.

Materia controvertida

El gobierno ha justificado, en su respuesta parlamentaria, todavía no publicada oficialmente, la presencia de los vestigios franquistas por «criterios historiográficos y museográficos». Sin embargo, en declaraciones a ABC representantes de las diversas sensibilidades políticas mostraron las profundas discrepancias que mantienen sobre este asunto.

El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Toledo, Aurelio San Emeterio, consideró que «un personaje de la catadura moral, ética y política de Franco, amigo de Mussolini y Hitler, uno de los personajes más negros de la historia de España, debería ser retirado del Museo del Ejército». San Emeterio recordó que la coalición de izquierdas ya dio la batalla «para eliminar el despacho del general Moscardó» del Museo del Ejército, pero que «parece que todavía persiste el recuerdo del dictador». Aunque reconoce que Franco «forma parte de la historia de España», «nadie en Alemania defiende una calle Hitler o una exaltación de Hitler, pese a que Hitler también forma parte de la historia de Alemania».

En el mismo sentido, Rafael Villena, profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Castilla- La Mancha, declaró que «no sería de recibo ensalzar el franquismo», por lo que «cualquier elemento que ensalce la dictadura debe ser eliminado». «En Francia – ha asegurado- sería impensable un monumento a Vichy o al mariscal Petain». Además, Villena ha recordado que «hay que cumplir la Ley de Memoria Histórica».

En cambio, el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, el popular toledano Agustín Conde, opinó que «borrar la historia es una tontería. Guste o no guste, Franco ha gobernado en España durante cuarenta años. Lo que ha ocurrido ha ocurrido» y la historia de España no puede escribirse sin referencia al general. Además, Agustín Conde, aunque reconoce que legalmente el derecho de los diputados de Amaiur a presentar preguntas es indiscutible, recuerda su «absoluta falta de simpatía» por la formación independentista.

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Nacional Francisco Franco, Jaime Alonso García, consideró «el mundo el revés» que «unos terroristas», «por la acción revanchista, no dejen en paz ni a los vivos ni a los muertos» y en particular «a lo mejor que ha ocurrido en España en los últimos doscientos años, el régimen del general Franco». Para Alonso García «los verdugos, que ya están volviendo a crear el Frente Popular que nos llevó a la Guerra Civil», son los que pretenden aprovecharse de «una mal entendida y peor aplicada democracia» para eliminar el recuerdo del caudillo.

Finalmente, un portavoz del Museo del Ejército declinó realizar ninguna declaración.

http://www.abc.es/toledo/20130714/abcp-franco-resiste-alcazar-toledo-20130714.html