Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Uruguay: Un recorrido por la memoria, 40 años después del Golpe de Estado

El Mundo.es, 28/06/2013 | 2 julio 2013

Uruguay-dictaduraSe creó el Recorrido de la Memoria, un recorrido por aquellos sitios emblemáticos de los años 70, fundamentalmente de la resistencia

 

 

Dino Cappelli | Montevideo

El 27 de junio de 1973 Uruguay vivió su hora más amarga. Ese día, los militares avasallaron todo lo que se les ocurría, desde el Parlamento a las libertades civiles. Fue el Golpe de Estado. Con mayúsculas se lo recuerda, 40 años después, y para no olvidarlo –y para que nunca más suceda- se creó el Recorrido de la Memoria, un recorrido por aquellos sitios emblemáticos de los años 70, fundamentalmente de la resistencia.

El paseo, guiado y de reflexión, se realizó por primera vez este jueves y a partir de allí se podrá continuar por diferentes puntos de Montevideo donde ocurrieron acciones importantes de la resistencia a la dictadura. “El sentido de esta concreción es que se pongan en funcionamiento las memorias colectivas en la misma medida que fenómenos que están dentro de la descripción el proyecto”, comentó la Profesora Antonia Yañez, presidenta de la Comisión Proyecto Memoria y Resistencia, a radio ‘El Espectador’. Era el momento de dar a conocer este paseo, donde una placa conmemorativa y bancos celebran la memoria y el intercambio.

El Centro Cultural Museo de la Memoria (MUME) está ubicado en el barrio Prado Norte de Montevideo, en lo que fuera la casa quinta del dictador Máximo Santos (1847-1889), uno de los representantes del militarismo uruguayo del siglo XIX. El museo se creó el 17 de octubre de 2006 y fue inaugurado el 10 de diciembre de 2007, como institución dependiente del departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo. Hoy es uno de los principales puntos de este paseo. Allí, entre fotos, charlas y testimonios mobiliarios, se recuerda lo que pasó en los años más oscuros. La exposición permanente abarca la Instauración de la Dictadura; La Resistencia Popular; Las Cárceles; El Exilio; Los Desaparecidos; La Recuperación Democrática y la Lucha por Verdad y Justicia.

Ese espacio de gruesas paredes es un lugar donde los testimonios orales resuenan entre las paredes de la casona. Se confunden escolares de túnica y moña con su habitual bullicio, con el silencio respetuoso de los adultos que se posicionan frente a esos elementos significativos de lo que pasó. Una billetera, libros, botas, muchas fotos, abren la memoria colectiva de Uruguay. Es momento de recorrer otros lugares, tanto en el centro de la capital como en los barrios. Los hay con nombres emblemáticos para la resistencia, como La Teja (donde se forjó la emblemática izquierda gremial). Allí está la sede de la ex Federación de Obreros de la Industria del Vidrio. Sin relato el sitio dice poco, es el lugar donde se reunió la Convención Nacional de Trabajadores (CNT) en la noche del 27 de junio y decidió enfrentar con huelga general el golpe de Estado.

Del barrio obrero de Montevideo se puede saltar –en el espacio geográfico y en el tiempo- al centro de la capital. El recorrido es más un buen proyecto que una realidad. Aún no hay identificación en la mayoría de los sitios, y su identidad los hace olvido. Entonces la muchedumbre de la capital uruguaya los recorre, pero sin saberlo. La “asonada” del 9 de julio en 1973, en la avenida 18 de Julio y Río Negro. Una esquina como tantas, una esquina como hay muchas. Unos metros de distancia, un ascensor hacia el entrepiso y suena CX 30 La Radio, un punto de resistencia verbal. Hoy se programan espacios periodísticos que aluden a las cuatro décadas, y allí se piensa evocar –con bancos, con cartelería- un sitio más.

Bancos para reflexionar

A punto de vacaciones de invierno, está el actual edificio de Cinemateca Uruguaya y el Teatro El Galpón. Entre cintas y tablas, la vereda espera ese reconocimiento que promete la Comisión. “Habrá una especie de esfera aplanada que funciona como un banco, más de uno, nunca uno, por aquello de que necesitamos dos para empezar”, explica la profesora. Es que la idea atraviesa la posibilidad de que las personas se sienten allí y reflexionen, 40 años más tarde. Serán sitios donde se instalarán placas, explicando el por qué del objeto, detalles, datos, que hoy no están. Por esos detalles espera el callejón Frugoni, en pleno centro. Es el camino que atraviesa la ciudad, con la Universidad a un lado y la Biblioteca Nacional en otro. “Venimos siempre aquí, nos encanta la tranquilidad que hay entre tanto bullicio de la ciudad”, dice Alejandra, de 25 años. Es estudiante, y conversa con Vanesa, también estudiante. Hoy sucio, el callejón es su punto de encuentro. “Siempre nos encontramos acá y ojalá lo recuperen si es que se concreta ese proyecto”, añade Vanesa.

La visita experimental del jueves no será aislada sino que tendrá otras réplicas durante el año, ya de manera más formal con frecuencias y fechas establecidas de antemano.

El recorrido, ambicioso, añade el Obelisco de los Constituyentes de 1830; la iglesia Tierra Santa; el ombú de Ramón Anador y Navarro, el Estadio Luis Franzini del club Defensor; la Casa de Punta Gorda, que fue centro clandestino de detención y tortura a prisioneros políticos; la fábrica de neumáticos Funsa; la Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos y Ramas Afines (Untmra); el apartamento 3 de Mariano Soler 3098 bis, esquina Fomento, donde en abril de 1974 fueron acribilladas por efectivos de las Fuerzas Conjuntas y del Servicio de Información y Defensa tres jóvenes; el ex local de Monte Carlo TV Canal 4 en la avenida 18 de julio 1855 y Eduardo Acevedo, porque ahí se hizo aquel debate legendario previo al plebiscito de 1980; la plaza Cagancha; la ex casa del doctor Amílcar Vasconcellos; el local que fuera del diario Acción; la sede de la Asociación de Bancarios del Uruguay (AEBU); la casa en la que viviera el general Líber Seregni en el momento de su liberación; el puerto de Montevideo, donde fue detenido Wilson Ferreira Aldunate al volver del exilio; el ex Cine Cordón, donde sectores del Partido Nacional organizaron en 1980 un acto previo al plebiscito; el ex local de la farmacia Virtus, de Óscar López Balestra, lugar de encuentro de opositores a la dictadura.

También se incluye el Palacio Lapido, en 18 de Julio esquina Río Branco. Hoy la mole de cemento se yergue orgullosa de su estructura al cielo gris de Montevideo. Oficinas, estudios, viviendas. Donde funcionaron órganos de prensa opositores a la dictadura –el caso de El Popular y La Democracia- hoy funciona el siglo XXI, con sus idas y venidas de tanta gente.

http://www.elmundo.es/america/2013/06/28/noticias/1372449320.html