Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Billy el niño y su cuadrilla

Miguel Sánchez Ostiz. Noticias de Navarra. 22-09-2013 | 23 septiembre 2013

_PrNoticiasdeNavarraNo cabe hablar de perdón ni de olvido, mansos y cómplices, que solo benefician a los verdugos

 

 

MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ – Domingo, 22 de Septiembre de 2013

EL grupo de trabajo de la ONU sobre desapariciones forzadas viene a España a ver si el Gobierno cumple con el deber de perseguir a los autores, cuando menos en el papel, y de compensar a las víctimas de los crímenes que tienen su origen en el golpe de estado de 1936 y en el régimen franquista que le siguió. A no dudar, habrá dos versiones, la del Gobierno, mendaz y trapacera, que proclamará hacer todo lo que está en su mano, más incluso, y la que clama por lo desasistidas que puedan estar las víctimas y sus herederos: 130.000 familias que no saben dónde están sus deudos. Se dice pronto. Miles de personas que en todo el territorio nacional batallan con cunetas, archivos, falta de medios materiales y una indiferencia social que en la práctica es una ofensa renovada.

El Gobierno se ha desentendido de esa visita como si no fuera con él, al igual que lo lleva haciendo desde hace meses con el juicio emprendido en Argentina contra la impunidad franquista -mientras en las trastiendas pone todas las trabas jurídicas y diplomáticas que puede: estamos gobernados por tramposos no lo olvidemos-, y lo que es un clamor internacional, en boca del más bobalicón y retorcido de los ministros de Rajoy, Fernández, el policiaco Fernández, no pasa de ser un vago rumor de prensa, algo que ha oído por ahí y a lo que no ha prestado mucha atención porque a su juicio no la merece. Lo que ha oído por ahí es un proceso al franquismo que ellos han impedido se pueda poner en pie en España. Herederos del franquismo son y como tales se comportan. No puede haber sorpresa alguna.

La juez argentina que lleva ese proceso ha dictado orden internacional de captura contra cuatro notorios torturadores del franquismo, cuyas biografías han salido a la luz con todo lujo de detalles; los detalles que han venido siendo hurtados a la opinión pública y a los que la magistratura hizo caso omiso porque, en su momento, los encubrió con auténtico dolo. Es una forma de saber lo que ha venido pasando en este país.

De entrada, el ministro Gallardón ha bloqueado la potestad de Interpol de detener a los reclamados desde el momento mismo en que recibe la orden internacional, remitiéndose a la maraña judicial que decidirá si esos maleantes van a ser o no detenidos. Una prueba más no de seguridad jurídica, sino de encubrimiento activo del franquismo. Esto no es un juego de azar, pero lo parece, y amañado encima.

Billy el Niño, Capitán Muñecas… hay cientos como ellos que no han sido inquietados, al revés, que recibieron como premio a sus servicios prestados destinos y puestos de lujo, y en el peor de los casos, trato carcelario de favor (asesinos de Almería). Fueron torturadores sistemáticos, cobraron por ello, como lo hicieron los miles de informadores de la Policía franquista que denunciaban a sus compañeros de taller, de facultad, a los que frecuentaban en el bar o la taberna, a sus vecinos de barrio… De esto poco se ha hablado.

Hay miles de testigos de lo sucedido porque hubo miles de detenciones y de víctimas de malos tratos, torturas y palizas brutales y sistemáticas, ya fueran estudiantes, currelas del PC o curas obreros… Que no se haya hablado de esto no quiere decir que no haya existido. Ese es justamente el problema: que no se haya hablado, que se haya preferido, como en el caso de la Guerra Civil, el origen de esta basura, el silencio, el silencio impuesto y más tarde la más mediocre puerta de escape: el perdón, el olvido, el pasar la página sin haberla escrito ni leído, y el encubrimiento social, la complicidad de una sociedad franquista hasta las cachas, se pusieran el disfraz que se pudieran, hasta ahora mismo.

La jueza argentina que tiene en sus manos el proceso contra el franquismo ha dicho: “Es un deber de todos castigar los crímenes del franquismo”… Eso está bien en teoría, pero buena parte de la sociedad española no suscribe esa frase porque está a favor no de pasar página, sino de encubrir el franquismo. Lo volverían a hacer. Lo volverían a amparar socialmente. Ahora mismo es llamativa la indiferencia social, el encogimiento de hombros, la manera en que se desacredita a las víctimas y pone en duda su testimonio.

El proceso emprendido por la jueza argentina tiene, a mi modo de ver, un resultado jurídico incierto. Conviene admitirlo desde ahora mismo, pero a cambio coadyuva de muy seria manera a que se mantenga viva y no apagada y, lo que es peor, edulcorada y relativizada, la memoria de los crímenes, que lo fueron, cometidos por los franquistas, y a que salgan a la luz los nombres de los protagonistas, de Billy el Niño a Rodolfo Martín Villa, que lo condecoró para acallar, encima, las voces que denunciaban sus delitos, lo que ya es el colmo. Y es que esta es una historia llena de colmos, hasta ayer mismo, hasta hoy mismo. La Transición fue una gran estafa que benefició sobre todo a los protagonistas de las infamias. Es preciso impedir que cuando menos Martín Villa se pasee con impunidad por Latinoamérica haciendo dinero a escondidas, que es como lo hacen todos, aprovechando las muchas oportunidades públicas que ha tenido para lavar su imagen con la complicidad de los medios de comunicación. Hay que sacar a la luz los delitos del capitán Muñecas, golpista y torturador, denunciados en balde por sus víctimas, como acaba de hacer la revista Argia.

Los torturadores, los protagonistas de las infamias están desaparecidos en el entramado del sistema, amparados y favorecidos por los gobernantes de hoy. Hay que escribir con verdadero detalle la historia de lo sucedido. No cabe hablar de perdón ni de olvido, mansos y cómplices, que solo benefician a los verdugos. Eso no es justicia, sino un abuso sostenido y redoblado.

Cuando menos la actuación de la juez argentina servirá para que la opinión pública pueda saber que en este país los torturadores no solo fueron amnistiados, sino condecorados, ascendidos, aplaudidos, mantenidos en activo… que son tus vecinos y que por obediencia debida, pero también por placer perverso, por tara psíquica, lo volverían a hacer en la seguridad de ser pagados y aplaudidos.

http://www.noticiasdenavarra.com/2013/09/22/opinion/columnistas/y-tiro-porque-me-toca/billy-el-nino-y-su-cuadrilla