Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

“Es una de nuestras últimas esperanzas”

Gerardo Aranguren. Infonews, 03 de Diciembre de 2013 | 5 diciembre 2013

_PrInfonewsEntrevista a la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco

 

Los legisladores destacaron la investigación en nuestro país sobre crímenes del franquismo.

El Estado español se ha blindado para que no se investigue el franquismo. Por eso insistimos con esta querella y su importancia”, señala Mikel Unzalu Hermosa, uno de los cuatro diputados de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco que llegaron a Argentina para respaldar la causa penal que investiga los delitos cometidos en España entre 1936 y 1975.

Los legisladores representan a los tres bloques que aprobaron en junio pasado el apoyo a la querella argentina: Maribel Vaquero Montero, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, y Juan Carlos Ramírez-Escudero Isusi, ambos del Partido Nacionalista vasco, Julen Arzuaga Gumuzio, del EH Bildu, y Unzalu Hermosa, del socialismo vasco.

En su fugaz paso por Buenos Aires los diputados ya recorrieron el predio donde funcionó el ex centro clandestino de detención de la ESMA y visitaron el juzgado de María Servini de Cubría para interiorizarse sobre lo que describen como “una de las últimas esperanzas” de obtener justicia. Hoy por la tarde seguirán con las actividades antes de volver a Euskadi (País Vasco) cuando visiten la Comisión de Derechos Humanos de Diputados, presidida por Remo Carlotto.

“Esto arranca cuando un grupo de querellantes del País Vasco se acercó a la Comisión de Derechos Humanos y nos hizo una petición para que el Parlamento denunciara al régimen franquista, difundiera su apoyo a la querella y pusiera todos los medios para que los principios de verdad, justicia y reparación también se dieran con las víctimas del franquismo. Por eso estamos aquí”, explicó Vaquero a Tiempo Argentino.

Actualmente, la querella argentina es la única que investiga esos delitos. A partir del principio de justicia universal, en 2010 arrancó la causa con apenas dos denuncias a las que luego se sumaron más de 100. Mientras, en España, los diferentes estamentos del Estado clausuraron esa posibilidad con la ley de Amnistía (1977), la ley de Memoria Histórica (2007) y la jurisprudencia del Tribunal Supremo de España para que los jueces no puedan investigarlos.

–¿Esta querella es la última esperanza de justicia para las víctimas del franquismo?

Unzalu Hermosa: –En España hubo un intento de hacer una causa parecida y acabó con el juez (Baltasar Garzón) fuera de la judicatura. El Estado español se ha blindado, y si un juez empezara a investigar esto sería acusado de inmediato de prevaricación. Por eso insistimos con esta querella y su importancia. Estamos aquí porque tenemos esperanza de que esta querella vaya adelante. Creemos que aquí se ha puesto el coraje y puede ser una vía para que luego se pueda replicar allí.

Juan Carlos Ramírez-Escudero Isusi: –Para ser un poco pesimista, sí creo que puede ser la última oportunidad o la anteúltima. Si esta causa no sale adelante, creo que podemos hablar que la siguiente va a ser más difícil, más lenta, mas utópica, por el tiempo que ha pasado para las víctimas y victimarios.

Julen Arzuaga Gumuzio: –Yo creo que por la ley de Amnistía realmente se podría investigar, juzgarlos en España y en el último instante no se los podría condenar porque hay una ley que lo prohíbe. Pero se podría haber llegado hasta esa pared de la ley de Amnistía.

–Algo similar ocurrió acá con los Juicios por la Verdad, cuando los responsables habían sido beneficiados por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Arzuaga Gumuzio: –Claro, pero eso allí no se produce, y surge la derivada de Argentina. Creo que hoy en España hay un reconocimiento muy evidente de que no sólo fueron víctimas de violaciones a los Derechos Humanos sino de crímenes de lesa humanidad. Lo que nos falta es dar el salto del reconocimiento, que sería la reparación y la justicia. Vemos en Argentina a una jueza que le echa coraje a la cosa, por eso venimos a decirle que no desfallezca, porque para nosotros es importantísimo. No sólo que siga incorporando en esta parte del reconocimiento de las víctimas y los hechos, sino que mantenga las peticiones de extradición, que siga fijando quiénes eran los perpetradores y mantenga sobre ellos la presión. Hay una cuestión que nos arrastra: la impunidad del alzamiento, la guerra y la posterior dictadura. Eso es lo que nos movió a actuar y superar las trabas del Estado español para buscar la verdad, la memoria y la justicia en la medida de lo posible.

–¿Cómo se convive con la impunidad y el desamparo de las víctimas en el Estado español?

Vaquero: –Es un tema que siempre ha estado ahí, pero quienes no eran víctimas directas no se sentían afectados. Se tomaron decisiones cuando se inició la transición (1976 – 1979) para barrer debajo de la alfombra esas cosas que ahora nos queman. La transición era una época de paz, hablábamos todo el tiempo de verdad, justicia y reparación, y no nos dábamos cuenta de que en nuestra historia reciente no había llegado.

Unzalu Hermosa: –En ese primer momento es cuando se tendría que haber afrontado, pero fue un momento complicado porque la derecha ganó las elecciones y se dibujó un mapa electoral similar al de 1936. Como no se afrontó en ese momento, después es muy difícil. Hay otro elemento fundamental para entender por qué tantos años sin respuesta: el miedo. La generación que sufrió la represión y sus hijos tienen un miedo atroz hacia el franquismo. Son muchos los nietos y bisnietos que han recuperado las banderas, mientras los hijos han callado por el terror. Además, se aprobó luego la ley de Memoria Histórica, que habla de memoria, de verdad, pero no de responsabilidades. Eso nos cerró los pasos y por eso estamos aquí, porque pensamos que la querella que se inicia en Argentina es un elemento importante para cubrir eso que efectivamente no se ha cubierto. Ustedes lo enfrentaron muy poco después de la dictadura desde el punto de vista de la reparación y de la memoria. Aquí fueron los referentes (los organismos de Derechos Humanos) la base para todo ese proceso. Las víctimas estaban ahí, había pasado una década, pero en España eso no sucedió porque los hechos son muy lejanos.

–La ley de Memoria Histórica establece el derecho a la verdad, pero pareciera que las familias deben remar contra la corriente para identificar a sus desaparecidos. ¿Es así?

Vaquero: –En Euskadi sí se han hecho planteamientos en los temas de memoria y hay allí otra sensibilidad. Desde la administración pública del País Vasco se financia la localización de las fosas y eso es importante. Lo mismo sucede en Andalucía. No tiene por qué ir la familia con sus propios medios como sucede en el resto del Estado.

Arzuaga Gumuzio: –En nuestro caso hay aproximadamente 8 mil personas que permanecen desaparecidas. Nosotros decimos que no sólo es una cuestión de recuperar para que la familia pueda hacer el dolo sino que lo consideramos un hecho jurídico porque dejan de estar desaparecidos. Si bien las víctimas no pierden las expectativas de que los autores sean condenados, en ningún caso actúan con un espíritu de revancha y lo que pretenden es verdad, justicia en el ámbito del reconocimiento y profundizar en que se pongan las garantías de que lo que sucedió entonces nunca más, jamás, suceda.

Citación en España

El juez de la Audiencia Nacional española Pablo Ruz citó para el jueves a los dos imputados requeridos por la jueza María Servini de Cubría para su extradición a la Argentina por crímenes de lesa humanidad. Se trata del ex inspector de policía Juan Antonio González Pacheco, conocido como “Billy el niño” y el ex capitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas, quienes se convertirán en los primeros acusados por delitos del franquismo que tendrán que comparecer ante la máxima instancia judicial española. Los imputados deben asistir luego de que el Gobierno aprobara en el Consejo de Ministros continuar con el proceso el viernes pasado.

http://www.infonews.com/2013/12/03/politica-112225-es-una-de-nuestras-ultimas-esperanzas.php