Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

La crisis ´entierra´ la memoria

La Opinión A Coruña, 30.12.2013 | 2 enero 2014

_PrLaOpiniónCoruñaLa Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica prescinde de su personal contratado y solo cuenta con voluntarios debido a la retirada de las subvenciones estatales

 

Alexandra Moledo | A Coruña

La caída de los fondos destinados a la memoria histórica ha obligado a los colectivos destinados a esta misión a restringir sus actividades al máximo. La reducción de casi un 80% en el presupuesto de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica les ha supuesto quedarse sin personal contratado, aunque siguen contando con voluntarios, y en todo el año solo han realizado dos intervenciones pequeñas en las que no tuvieron mucho éxito ya que las prospecciones largas y los análisis de ADN tienen que esperar

Pasar de un presupuesto anual de casi 80.000 euros a solo unos 18.000 ha supuesto para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) que su actividad se base solo en las aportaciones y el trabajo de los voluntarios. Los tres profesionales que la entidad tenía contratados para organizar las exhumaciones de víctimas del franquismo y que además realizaban las investigaciones previas para detectar la ubicación de las fosas comunes no recibieron remuneración desde principios de 2013 pero siguen vinculados a la asociación de forma voluntaria, por lo que al tener que buscar sustento en otras áreas han reducido el tiempo de implicación en esta causa.

Para 2014 la situación se prevé similar porque solo cuentan con las colaboraciones de los socios, ya que todas las subvenciones solicitadas a nivel estatal en distintos ministerios les han sido denegadas. “Buscar financiación en España es imposible”, destaca el vicepresidente de la ARMH, Marco González. Por eso, la organización ha recurrido a ayudas de la Comunidad Europea y a alguna fundación privada extranjera para afrontar el próximo año, aunque reconocen que lograr fondos es “muy complicado”.

La brusca caída de los fondos ha obligado también a restringir la actividad a “intervenciones puntuales”. “Es viable hacer prospecciones muy localizadas que requieran unas horas o un día pero no es posible llevar a cabo trabajos de dos semanas como hacíamos antes”, explica González, quien añade que ni siquiera pueden alquilar una retroexcavadora que se necesita en algunos casos. Otra de las consecuencias de la escasez de medios tiene que ver con la ralentización de todo el proceso desde la búsqueda hasta la identificación final.

El representante de la organización lamenta que laboratorios públicos de la comunidad se nieguen a realizar la prueba de ADN a los restos encontrados. Un ejemplo es el caso de los tres guerrilleros localizados en el verano de 2011 en la iglesia de Vilavella de Triacastela (Lugo), cuyos restos no pueden ser devueltos a sus familiares porque no tienen quien les costee los análisis. Desde el colectivo explican que algunos centros incluso trabajan para el Ministerio de Justicia y en su opinión unas decenas de trabajos al año “no les iban a suponer un gasto elevado”. Ante estos obstáculos la entidad ha recurrido en varias ocasiones a instituciones privadas o a universidades dispuestas a colaborar con ellos como la de Granada.

El mundo universitario es precisamente otra vía de financiación alternativa en la que trabaja la ARMH para poder mantener su labor, pero en este caso atravesando fronteras. Aunque no hay ningún convenio de momento, González confirma que existen contactos con centros de Estados Unidos, Canadá y Australia donde profesores españoles están dando a conocer este trabajo. Pese a las dificultades, Marco González agradece el creciente interés de voluntarios de todas las provincias por participar si se realizara alguna exhumación en su zona. Según las estadísticas que manejan en la asociación han recibido más de 3.500 correos de toda España y el número de socios -que pagan una cuota anual de 36 euros- se mantiene en 500 personas. En la comunidad gallega hay una treintena de voluntarios por cada provincia.

Este año la ARMH solo trabajó en dos exhumaciones, ambas en Lugo, que por distintas circunstancias tuvieron que ser paralizadas. En una de las posibles fosas ubicada en un terreno del viejo camposanto de O Incio (Lugo) sospechaban que podría estar enterrado un médico asesinado en 1936, pero en ese lugar hay ahora una carretera nueva y los trabajos tendrán que pararse hasta que la familia negocie con la Xunta. También barajaban que en un terreno cercano al cementerio de Murias de Rao podría encontrarse el cadáver de un guerrillero abatido en 1948. Se trataría del cuerpo de Salvador Voces Canóniga, uno de los conocidos como hermanos Pitaciegas. Los expertos de la entidad tenían muy documentado el caso y querían agotar la hipótesis. En este caso, el hecho de que el cementerio estuviese cementado y que quitar la cementación y reponerla elevaría el coste de una intervención que se estimaba “sencilla y económica”, obligó también a desistir del objetivo.

González señala que la subvención de 60.000 euros que recibieron de la Xunta entre 2007 y 2011 apenas daba para costear el 30% de los proyectos. Aún así, su retirada ha supuesto retroceder siete años y ven inviable volver a repetir años en los que se llegaron a realizar hasta 40 intervenciones en toda España. A medida que pasan los años y se dilatan los procesos en el tiempo los familiares directos de las víctimas del franquismo y las personas que conocen la ubicación de las fosas van desapareciendo sin que se les hayan devuelto los restos de sus parientes desaparecidos. Ante la situación de ahogo financiero de este colectivo algunos familiares incluso se han ofrecido a costear parte del trabajo para agilizar los trámites pero desde la ARMH se niegan a aceptarlo porque lo consideran “inmoral”.

http://www.laopinioncoruna.es/galicia/2013/12/30/crisis-entierra-memoria/797227.html