Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Obituario: José Ribas Sánchez

Emilio Sales Almazán, | 13 enero 2014

FOTO JOSE RIBAS SANCHEZSirvan estas líneas como merecido homenaje a una persona comprometida con la justicia y la libertad

 

El pasado 4 de enero falleció en nuestra ciudad el Camarada y Compañero José Ribas Sánchez, algunos en Talavera aun le recuerdan con el apodo de “Pepe Cataluña”. Había nacido en Barcelona el 15 de junio de 1921. Su infancia fue un cúmulo de desgracias quizás, como ocurría entre los miembros de las clases más desfavorecidas, comunes en muchos hogares. A los 9 años muere su padre, con 11 años (me recuerda en conversación su hijo) se dedicó a la venta de periódicos en los tranvías de la Ciudad Condal. No era suficiente castigo para un chico de su edad que a los 17 años pierde a su madre (también cuando contaba 24 años su único hermano muere a la edad de 18 años) Qué decir de esos años donde se forjaba la esperanza de los españoles cuando se proclama la República y se vislumbra un futuro de esperanza en que nuestro país entre en la modernidad y se acabe con los siglos de caciquismo y postración ante los poderes facticos. El 16 de febrero de 1936 se produce el triunfo en unas elecciones democráticas del Frente Popular pero las reformas (sobre todo educativa y agraria) que se pretendía llevar a cabo se truncan por el fallido golpe de estado fascista que provoca una guerra civil de tres años que, tras el triunfo de los golpistas y de sus aliados, lleva a miles de españoles y españolas al exilio, a las cárceles y, en muchos casos, a su muerte por la represión ejercida por los que se proclamaban defensores de “su” patria. Pepe no es un caso aislado. En una vida tan dilatada hay cientos de capítulos que dan para escribir una extensa biografía, pero este no es el caso, intentamos glosar en unas líneas su trayectoria vital y hacer un merecido homenaje a una persona comprometida con la justicia y la libertad.

Bien, voy a dar unas pinceladas sobre su vida, sobre todo política, sabiendo que su discreción (común en muchas de las personas que como él sufrieron la persecución y la represión fascista y que les costaba contar ciertos aspectos de su vida por el dolor que les causaba rememorar tanta oprobio por el hecho de ser gente honrada que luchó porque el mundo fuera un lugar de justicia, entre ellos mi padre que no quería hacernos sufrir con sus tragedias) le hizo evitar contar cosas que, por otro lado hemos podido encontrar. Pepe fue detenido en Barcelona, en una de las mayores aberraciones de la historia de la humanidad fue (como miles de compatriotas) acusado de auxilio a la rebelión, lo que es la justicia al revés, los que subvirtieron la legalidad constitucional democrática aprobada por el pueblo español se erigían en jueces y acusaban a los defensores del poder legal de ser “rebeldes” (hoy en día podemos ver como el tarado del diputado del pp, señor Hernando, sigue en esa línea). Según consta en el delito de que se acusa a José Ribas Sánchez es “rebelión militar” y se le codena a 15 años de reclusión (posteriormente se le indulta una ¼ parte de ella). Como castigo se le envía a trabajos forzados/esclavos en un batallón disciplinario a Talavera (Toledo), exactamente a la zona denominada Sta. Apolonia. Allí, según me contó en una conversación mantenida hace años, solo piensa en huir de ese cautiverio. Para ellos planea, con un oficial del ejército republicano, como escapar y ve que durante la jornada de “trabajo” es imposible debido a la estrecha vigilancia a la que son sometidos los cautivos. Por ello creen que es mejor escapar durante su estancia en el centro (no sé si eran barracones o algún tipo de edificación que, por cierto con el desprecio a los que eran sometidos no creo que se preocuparan mucho de sus condiciones de vida) Así lo hacen y consiguen escapar de ese lugar. No recuerdo que me contara como llegó a Valencia, el caso es que me cuenta que llegó a la ciudad del Turia y allí fue a ver a familiares que allí residían. Un primo suyo había fallecido y “aprovecha” el hecho para hacerse pasar con él y así poder vivir con cierta facilidad y consigue un trabajo en una fábrica de vidrio. Pero la fatalidad, una vez más, se cruza en su camino. Una mañana, camino al trabajo, viajaba en el tranvía cuando ve que hay un pasajero que le parece conocido. En efecto, el personaje, había sido uno de sus carceleros en Bracelona, pensó que no le había reconocido y se bajó inmediatamente del transporte. Hizo el camino a pié y al entrar en la fabrica ya le estaba esperando la guardia civil arma en mano para detenerle.

Como su lugar de “expiación” era Talavera, fue enviado a esta ciudad e internado en la cárcel conocida como de La Seda (por ser parte de la antigua fábrica de sedas de Talavera). En ella estuvo internado y sufriendo la injusta condena. No creo que en una prisión y, si encima eres preso de la injusticia y de la detención ilegal, haya motivos para el recuerdo amable, agradable y que te haga recordar como en esos momentos de angustia la “fortuna” ponga en tu vida lo mejor que te haya pasado. Y así fue. En ese lugar de tortura una luz apareció en su camino. Uno de los presos recibía la visita de su pareja (supongo que esta acepción no era admitida por el régimen fascista) y era amiga de Elena. Aquella la comentó que la acompañara y que viera de hacerse cargo de otro preso que (hay que reconocer que Pepe era de un porte distinguido) estaba lleno de piojos y le lavara la ropa para que pudiera tener un poco de aliño dentro de tanto desprecio que ejercía el poder contra estas personas. No puedo dar fe de lo que pasó, el tiempo y la forma de ver como se querían me hace imaginar que Cupido actuó de forma inmediata y unió a dos vidas para el resto de ídem.

En su lógica esta canalla no iba a permitir un momento de paz a esta familia, a Pepe, a su Compañera y, en el colmo de la desvergüenza, llevar a Pepe a cumplir con el deber patrio, mandarle al servicio militar aunque ya había sido padre. Había que intentar machacar hasta la extenuación (no sabían la entereza que da saber que luchas por algo tan grande como es la emancipación de la tuya, la clase trabajadora) Así que le envían a Melilla a un batallón disciplinario durante dos años. Acabada esta etapa consideran que ya ha tenido bastante y le “liberan”. A partir de aquí inicia la normalidad, dentro de la anormalidad de vivir en un país aplastado por la dictadura, e se instala definitivamente en la ciudad de la cerámica con un detalle muy importante para la época a la que nos referimos, monta un bar que llama Cataluña en honor a la tierra que le vio nacer (nunca le oí apostar por el nacionalismo, lógico en un defensor del internacionalismo). Militó siempre en el Partido (el PCE, el único que así se puede denominar), después en Izquierda Unida, y siempre colaboró y participó en las diferentes candidaturas a las elecciones municipales. Debo de decir que en sus reflexiones siempre aportó mesura y análisis críticos si acritud, esperando que el sentido común imperara.

Creo que si me pudiera ver escribir estas líneas se enfadaría (con templanza, con una sonrisa) ya que no le gustaría ningún panegírico a su historia, a su vida. Pero es de justicia glosar a personas de las que se puede aprender, de las que se siente uno orgulloso compartir militancia, de las que se puede aprender cómo ser un ser humano (con todo lo que ello conlleva)

Para finalizar me gustaría poner negro sobre blanco un poema de Kavafis que musicaron Carles Riba y Lluis Llach (en Catalá como homenaje a Pepe Ribas) y donde destaco la estrofa dedicada a los guerreros, nuestro Camarada fue uno de los miles de luchadores por la paz.

Hasta siempre.

 

Ítaca (o Viatge a Ítaca)

(Kavafis – Carles Riba – Lluís Llach)

I

Quan surts per fer el viatge cap a Itaca,

has de pregar que el camí sigui llarg,

ple d’aventures, ple de coneixences.

Has de pregar que el camí sigui llarg,

que siguin moltes les matinades

que entraràs en un port que els teus ulls ignoraven,

i vagis a ciutats per aprendre dels que saben.

Tingues sempre al cor la idea d’Itaca.

Has d’arribar-hi, és el teu destí,

però no forcis gens la travessia.

És preferible que duri molts anys,

que siguis vell quan fondegis l’illa,

ric de tot el que hauràs guanyat fent el camí,

sense esperar que et doni més riqueses.

Itaca t’ha donat el bell viatge,

sense ella no hauries sortit.

I si la trobes pobra, no és que Itaca

t’hagi enganyat. Savi, com bé t’has fet,

sabràs el que volen dir les Itaques.

II

Més lluny, heu d’anar més lluny

dels arbres caiguts que ara us empresonen,

i quan els haureu guanyat

tingueu ben present no aturar-vos.

Més lluny, sempre aneu més lluny,

més lluny de l’avui que ara us encadena.

I quan sereu deslliurats

torneu a començar els nous passos.

Més lluny, sempre molt més lluny,

més lluny del demà que ara ja s’acosta.

I quan creieu que arribeu, sapigueu trobar noves sendes.

III

Bon viatge per als guerrers

que al seu poble són fidels,

afavoreixi el Déu dels vents

el velam del seu vaixell,

i malgrat llur vell combat

tinguin plaer dels cossos més amants.

Omplin xarxes de volguts estels

plens de ventures, plens de coneixences.

Bon viatge per als guerrers

si al seu poble són fidels,

el velam del seu vaixell

afavoreixi el Déu dels vents,

i malgrat llur vell combat

l’amor ompli el seu cos generós,

trobin els camins dels vells anhels,

plens de ventures, plens de coneixences.

 

Emilio Sales Almazán