Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Noticias

Punta Lucero: una plaza militar reconstruida con trabajo esclavo

Julián Vadillo. Diagonal, 18/02/14 · | 19 febrero 2014

punta_esclavosEl PP vasco quiere rehabilitar unas instalaciones militares en Bizkaia sin mencionar que en su día fueron reconstruidas por presos republicanos

 

FALTA DE RECONOCIMIENTO Y REPARACIÓN AL TRABAJO ESCLAVO EN LAS OBRAS PÚBLICAS DEL FRANQUISMO

Julián Vadillo. Historiador y miembro del colectivo editor de Diagonal

En la playa vizcaína de Zierbana existen unas construcciones militares de la Guerra Civil. Es la defensa de Punta Lucero, utilizada por los republicanos durante el conflicto bélico. Al ser tomadas por las tropas rebeldes se utilizó mano de obra de los derrotados para reconstruir la zona. Un hecho oculto en la historia.

El Partido Popular presentó el viernes en la Diputación Foral de Bizkaia una moción para tratar el estado de las construcciones militares, darles un remozado y cuidado y poder ser un reclamo turístico de la zona. Sin embargo la moción no cita en ningún momento a los esclavos republicanos que trabajaron en la zona. Unos presos que trabajaron en las reconstrucción de las fortificaciones por el miedo que Franco tenía a un desembarco aliado en la zona durante la Segunda Guerra Mundial.

Mientras las asociaciones civiles y de memoria de la zona quieren hacer visible el modo en que se construyeron estas infraestructuras. Estas asociaciones indican que las fortificaciones fueron construidas para defenderse del fascismo, y una vez que la zona cae en manos rebeldes las reconstruyen republicanos durante la Segunda Guerra Mundial por miedo a la invasión aliada (lo que índica el grado de complicidad entre Franco y el Eje). Para José María Pedreño, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria “cualquier cosa que haya sido reconstruida con mano de obra esclava tiene que ser indicada. De lo contrario se falta a verdad”. Lo único que resalta los populares es la “grandeza del complejo militar” y su potencial turístico para ponerlo en valor.

Falta por ver cuándo se va a debatir esta moción. Las asociaciones memorialistas o culturales como Punta Lucero (nombre de la fortificación que ahora toma esta asociación cultural) van a trabajar porque se reconozca el papel del presos del Franquismo en el lugar.

Oleadas de mociones

En los últimos tiempos se está asistiendo a una oleada de mociones por parte de Ayuntamientos y otras instituciones para recuperar la memoria histórica. Amparados por la visita de los observadores internacionales de la ONU para los derechos humanos, diversos grupos políticos han presentado varios textos para el reconocimiento de las víctimas del Franquismo como tal. Los observadores de la ONU hicieron notar que el Estado español no estaba haciendo nada por las víctimas del Franquismo, a pesar de las reiteradas posiciones de algunos integrantes del Gobierno para decir lo contrario. Incluso la Comisión de la Verdad reclamó al Consejo General del Poder Judicial el lunes 17 de febrero que las víctimas del franquismo fueran incluidas en el Estatuto de Víctimas.

Los olvidados de la represión

Entre las diversas aristas de la represión del Franquismo se encuentra una que ha sido ocultada y que pocas veces se ha tratado con profundidad. La mano de obra barata y esclava que el régimen encontró en los presos derrotados en la Guerra Civil sirvió para varias cosas:

1. Para la reconstrucción de las zonas afectadas por la Guerra. Y esa reconstrucción la iban a llevar a cabo aquellos que el Franquismo consideró los culpables del conflicto.

2. Para obtener beneficios económicos por la conexión entre las empresas y los dirigentes del régimen. La llamada redención de penas por trabajo se convirtió en un negocio para el Franquismo a costa de una mano de obra que estaba siendo doblemente humillada.

Numerosos son los lugares donde se utilizó esta mano de obra. El Valle de los Caidos fue uno de ellos. No solo trabajaban en jornadas laborales interminables, en condiciones pésimas (muchos presos perdieron la vida) y con todos los castigos que se les podían infligir, sino que lo hacían en el mastodóntico mausoleo que el dictador se estaba construyendo. Allí se enriquecieron empresas como San Román (más tarde Agromán), Estudios y Construcciones Molán y Banús. En 1952 se les unió la empresa Huarte y Cía. Empresas que en la actualidad aun tienen actividad. Huarte se fusionó con Obrascón en 1998. Posteriormente se les unió Laín, naciendo así Obrascón-Huarte-Laín: la actual OHL.

También se utilizaron batallones de trabajadores para la construcción de diversos pantanos o para la reconstrucción de las llamadas regiones devastadas. En las propias prisiones, los presos del franquismo reducían penas con trabajos. Otras empresas, bancos o ex ministros de Franco que llegaron a consejos de administración de los mismos completa un mapa de la represión y del enriquecimiento del Franquismo a costa de mano de obra esclava que ninguna ley ha reconocido todavía.

La actitud del PP con su moción sobre las fortificaciones de Punta Lucero siguen la misma dinámica. Olvidar la historia y enriquecerse a costa de la especulación.

http://www.diagonalperiodico.net/saberes/21838-punta-lucero-plaza-militar-reconstruida-con-trabajo-esclavo.html