Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Videos de Memoria Histórica

Entrevista a la directora de “Las maestras de la República”

Susana Peral. Cineralia, | 20 marzo 2014

maestras de la República FEDERACIÓN FOROS POR LA MEMORIAPilar Pérez Solano

 

Hace unos días tuvimos la ocasión de entrevistar en exclusiva para Cineralia a la directora del aplaudido documental Las Maestras de la República.

La directora de Las Maestras de la República, Pilar Pérez Solano, no dudó ni en segundo en responder amablemente a todas nuestras preguntas sobre este aplaudido documental español:

¿Cómo llega este proyecto a tus manos?

Me llegó a través de FETE-UGT, ellos ya llevaban tiempo investigando sobre este tema de Las maestras de la República y además se habían dado cuenta que despertaba un enorme interés, habían organizado unas jornadas en la Biblioteca Nacional, un acto pequeñito y aquello se les desbordó, lleno de gente y todo el mundo no pudo entrar. Entonces para que todo el mundo tuviera acceso a la información lo que hicieron con esas ponencias fue editar un libro, que va por la sexta edición.

Ahí es donde se dieron cuenta del gran interés que tenía la historia y me llamaron porque querían hacer un audiovisual, para seguir hablando de estas mujeres y pensaron que a través de un video era un formato adecuado, lo que pasa que no tenían dinero, era un año muy malo que no tenía subvenciones, ni ayudas ni nada, y no había medios para hacerlo. Por eso pedían un video para poner en internet. Con esa idea yo me fui un poco documentando, me leí el libro, hablé con las historiadoras y me entusiasmó tanto la historia que creí que había que contarla un poco mejor.

Fue cuando fui haciendo el proyecto de Las maestras de la República más grande involucrando a más gente y la verdad que a todo el mundo que pedía colaboración o ayuda con el proyecto, lo hicieron estupendamente. Desde la canción de Luz Casal que nos la cedió Sony Music y Carlos Nuñez hasta el IVAC que nos ha dejado imágenes de archivo que podíamos pagar o la Fundación Alcalá Zamora que me dejó esas imágenes maravillosas de Victoria Kent hablando de esa señora que está dirigiendo la orquesta que es impresionante. Es verdad,  que ha sido gracias a la ayuda de mucha gente, y mucha anónima que me han mandado por medio de internet sus fotos, recuerdos e iba contactando con grupos de memoria que estaban recogiendo las fotos de Las maestras de la República y así fuimos haciendo realidad este proyecto.

¿Qué enfoque se le quiere dar?

Había algo que se habló desde el principio, no queríamos hacer una historia triste, triste es porque la represión de las maestras fue dura, pero no queríamos hablar algo que alejara al público, queríamos hablar sobre todo del legado, ésa última parte del documental. Y que además que no pareciera desfasada, olvidada y muerta, la queríamos viva, que lo que hicieron estas mujeres no es algo que se haya perdido, es algo que ha llegado hasta nuestros días y que todavía podemos conocer y recuperar.

¿Has tenido libertad para ejecutar el proyecto de Las maestras de la República o has tenido que seguir unas pautas marcadas al ser un encargo?

No, la verdad que he tenido absoluta libertad. No entraron en detalles ni nada, digamos que me enseñaron el libro que habían editado y la facilidad de ponerme en contacto con la gen te que había participado tanto en las ponencias como en el libro, pero lo bonito de la historia para mí es que historiadoras que habían escrito el libro y que habían participado, que son catedráticas, profesoras de la historia de la educación pero son independientes, no forman parte de la propia organización de la que parte el encargo, y lo que ellas me han contado ha sido su trabajo, sus años de investigación que llevan recuperando lo que hicieron estas mujeres , sus nombres, quienes eran, por eso a mí me pareció interesante, de otra manera igual no lo hubiera sido, no hubiera pensado en hacerlo tan grande. Pues si lo que vas a hacer es algo muy dirigido, muy ideologizado digamos con un fin muy claro, no tiene sentido hacerlo así y tan bonito porque sería otra cosa, pero lo bueno de esta historia, por lo que me interesó y que pensé que podía darle ese enfoque de pasar de hacer un video a un documental, era que lo que estábamos contado no era de un sindicato ni de un partido, era la historia de nuestro país y era la historia de unas mujeres que merecían la pena ser recordadas.

¿Cómo se consigue ese aire de naturalidad en un documental sin quedar encorsetado?

Qué difícil, no sé qué decir. Es un trabajo de muchas horas, de sala de montaje. Me gusta el documental porque me da la posibilidad de empaparme de una historia, de intentar tener los elementos para contarla, sobre todo, trasmitírselo al espectador de la manera más amena posible, si es un ladrillo, un rollo eterno no se paran a apreciarlo.

Me gusta mucho ir hilando las historias, por lo que te van contado, en este caso los entrevistados, las historiadoras y también los familiares, así el espectador va viajando en ese recorrido de bloques de contenidos, sin darse cuenta cómo va pasando de uno a otro. Empezamos hablando de la República, para pasar a la historia de la educación y así ir situando al espectador antes de llegar a hablar de lo son las propias maestras de la República y el tipo de pedagogía y valores que tuvieron.

Pero necesitamos primero irle ubicando hasta llegar a este tema tan duro para luego otra vez volver a subir un poco el tono con el tema del legado. Tenía claro de por donde iba a ir ese guión y hacía donde íbamos para luego unir los bloques de contenido, aunque teníamos pocos medios me gustaba la idea de la grabación que hicimos con Laura de Pedro, la actriz, que nos servía para respirar un poco, entre parte de contenidos que eran más densos, un poquito de respiro verla a ella caminar por ese Instituto que es Isabel la Católica de Madrid y utilizar ese rodaje para poner una voz, que es la de Josefina Aldecoa, que es el diario de una maestra. Había leído ese libro y me encantó, había subrayado muchísimas frases que situaban espacial y temporalmente todo lo que estas mujeres habían vivido, y poner esas frases ahí me parecía que nos ayudaba a entenderlas a ellas haciendo un recorrido para el espectador.

¿Por qué has elegido los textos de Josefina Aldecoa en particular?

Creo que era el momento para sacar ese libro y hablar de él, cuando me lo leí yo estaba con temas de pedagogía y me encantó, me pareció un libro maravilloso, Historia de una maestra, se lo recomiendo a todo el mundo. Me ayudó también mucho para entender lo que vivieron estas mujeres, como eran tan luchadoras y tan valientes en un periodo tan cortito de tiempo que duró la República, querer tener una vida independiente, querer estudiar, tener un futuro que ellas mismas decidieran, no había tradición de mujeres como ellas en España si no que fueron ahí muy pioneras a la hora de ser mujeres que va a la universidad, independientes y como fueron capaces desarrollar toda esa labor con qué entusiasmo se iban a las zonas rurales, a los pequeños pueblos, eso en el libro se cuenta muy bonito todos los sentimientos que ella tiene cuando va haciendo todo ese recorrido y lo durísimo que tuvo que ser la represión, para una persona que ha tenido alas, que ha podido decidir su futuro, ser libre en un momento dado y creer además que tenía la capacidad para transformar la sociedad, a través de la educación, pues de repente llega la guerra y se encuentra con ese terrible hachazo de perder todo por lo que habían luchado.

Es una historia tremenda pero interesante y a la vez me doy cuenta porque hemos hecho muchos coloquios en Cineteca, que en muchos sitios en desconocida, a mí también y por eso me resultó más interesante. Pero cuidado para mucha gente no, yo pensé “bueno a lo mejor yo no sé de esto y es muy desconocida en general” y la gente cuando ve el documental lo agradece mucho, y me dan las gracias por recuperar una parte de nuestra historia que no conocían.

¿Cómo ha sido encontrar esos testimonios, como se han buscado y toda la documentación?

En esto sí que me ayudaron la gente de FETE, las historias que aparecen como te contaba estuvieron en esas jornadas y en el libro que se editó, y luego lo de los familiares es más curioso porque algunos aparecieron en esas jornadas, y partir de ahí y del libro y ahora con el documental y la página web que tenemos que es: lasmaestrasdelarepública.com, la historia se va haciendo más grande porque muchos familiares y personas se nos están acercando queriendo contar las historias de sus familias que antes no sabían y además había un poco de vergüenza y un poco de miedo, a no atreverse a contar la historia de su abuela, incluso su abuela no se la había contado por los mismos motivos, pero ahora que ha pasado el tiempo y viendo un poco el resultado de todo esto, se nos acerca muchísima gente y digamos que se va  haciendo la historia más grande y tenemos más información.

¿Qué ha sido lo más fácil y lo más difícil del proyecto Las maestras de la República?

No lo había pensado, pero lo hago rápido. Lo más difícil sobre todo los materiales, fotografías y archivos con tan pocos recursos. Conseguir todo el material e intentar armar todo el documental, porque han sido muchas horas de trabajo con un equipo muy pequeñito pero con mucho esfuerzo. Estábamos contagiados del entusiasmo que ya nos trasmitieron las historiadoras y familiares y fue esa energía la que nos dio para tirar para adelante.

Lo más fácil probablemente trabajar con mi equipo al que quiero mucho y tengo mucho cariño. Andrea Ansola, con la que he estado tantas horas trabajando, Isabel Ruíz, directora de fotografía, que es fantástica con un gran sentido plástico, entre otras, pues somos todas mujeres y ha sido muy especial, fácil y agradable.

¿Cuánto tiempo se tardó en realizar Las Maestras de la República?

No teníamos mucho tiempo, empecé a documentarse en septiembre de 2012, en octubre hicimos las entrevistas y el 7 de marzo lo presentábamos en Sevilla; ahí vimos por primera vez la reacción del público,  fue sorprendente y emocionante.

¿A qué público va dirigida la película?

A todo el público que le interesa esta parte de nuestra historia, me he encontrado grupos de interés, como por ejemplo la gente que se dedica a la educación, a las maestras y profesores, a todo el mundo educativo, porque estamos contado su historia, la historia de la educación en España y de los docentes; entonces a ese grupo por supuesto. Pero luego me lo piden de ateneos republicanos y grupos de la memoria histórica, y de grupos que quieren saber y conocer la España de los años 30.

¿Hay algo personal de la directora en la película Las maestras de la República?

Ha habido cosas personales que me han tocado en la película, pero no es que fueran mías, pues estoy contado una historia que no es propia, es la historia de las mujeres, de la República y de España, no me lo puedo apropiar. Pero si hay algo que me tocó muy de cerca y es cuando el hermano de Julia Vigre, me habló de lo que pasó su hermana en Alicante, yo soy de allí. Lo que pasó en el castillo, en el campo de concentración, las cárceles y a mí aquello me impactó porque no lo conocía pues de pequeña había correteado por ese castillo.

De repente te cuentan esa parte de la historia que nadie nunca te ha contado y me afectó un poco personalmente, pero he querido respetar la historia de ellas. He llorado muchísimo en la sala de montaje, la historia de Hilda, es sobrecogedora, es imposible no emocionarse con ella. Cuando lo grabamos lloramos todos, cuando se montó también y después yo he visto la película cientos de veces y se me sigue poniendo un nudo en la garganta. Es mucha emoción y es lo único que he querido trasmitir, eso.

La cultura en general, ahora mismo, está actualmente vapuleada ¿cómo se saca adelante un proyecto como un documental que a priori parece tener menos recorrido comercial que una película de corte convencional?

Ese es el problema que nos estamos encontrando, para sacar los proyectos de documentales, es muy difícil. Por eso lo dije el día de los Goya y lo vuelvo a decir, es muy difícil sacar adelante un documental porque cada hay menos ventanas para este género, si se están abriendo en el cine curiosamente, por ejemplo en la Cineteca, que está haciendo una labor maravillosa, pero aún así con esto no podemos financiar los documentales, si no entra una televisión, sobre todo TVE, pero éstas están recortando el dinero que se dedica a ellos, yo me he acercado a varios productores ofreciéndoles proyectos y siempre me dicen, que no ven la manera de recuperar la inversión entonces es muy difícil sacarlo al final, habrá algunos que sí lo consigan, en mi caso consigo más a golpe de entusiasmo pero realmente no está financiado.

De todo el sistema educativo que se plasma en el documental ¿queda algo hoy en día en el vigente o todo se perdió en el camino?

En aquellos días, en el momento de la guerra, lo que fue la escuela republicana se perdió. Luego en la democracia muchas cosas si se han recuperado, aunque como se dice en el documental, no todo, hay una parte del espíritu que no se ha recuperado. Lo bonito de Las maestras de la República, que cada vez que hacemos un coloquio después y hablamos, a la gente le encanta hacer este tipo de reflexiones, pues decir todos estos valores intentar recuperarlos para el presente y el futuro, realmente es bonito recuperar los referentes que uno tiene en la historia.

Para la gente que se dedica a la educación es muy bueno hacer esta reflexión sobre los valores que defendió la escuela republicana y ver de qué manera se podrían aplicar hoy sobre todo los métodos pedagógicos que eran punteros y modernísimos en los años treinta y que hoy nos lo siguen pareciendo, modernos y renovados, el hecho de encontrar referentes nos sirve a todos, a mí también me han servido los referentes de estas mujeres, que incluso en las peores circunstancias nunca perdían el entusiasmo y aunque también vivían las consecuencias de una crisis económicas y una guerra, con condiciones terribles, pero siempre tenían el entusiasmo de conseguir poco pero continuar, eso a mí me sirve, y a todos ese entusiasmo que necesitamos en este momento. Creo que en eso sentido tener referentes nos ayuda.

¿Cómo se recibe la noticia de ser nominada a los Goya y como se afronta el ser la ganadora?

Con incredulidad, porque no te lo puedes creer, en mi caso no me lo creo, este proyecto lo llevábamos bajo el brazo y hacíamos los coloquios y hemos ido por toda España, lo hemos puesto en muchísimos lugares donde nos lo han pedido, filmotecas, centro culturales pequeñitos, nunca pensé que un proyecto tan pequeñito hecho con entusiasmo pero sin medios, podía llegar tan alto. La verdad que fue gracias a Cineteca, que allí comenzaron a ir académicos también por el boca a boca, se empezaron a acercar y fueron ellos los que nos dieron la idea, de porqué no nos presentábamos, y pensábamos pero como vamos a competir nosotros con documentales grandes que seguramente que tendrán productoras que pueden hacer campañas, porque si vas a los Goya es para moverlo, pero no teníamos medios para hacer envíos masivos de dvd ni nada, realmente esta historia se ha construido desde el principio hasta hoy a fuerza de boca a boca.

Ha sido el público, la gente, los académicos los que entre ellos han dicho este documental nos gusta, ha sido muy bonito y muy increíble. Cuando nos inscribimos había más de sesenta y pensamos como nos va a tocar estar entre esos cuatro finalistas, es imposible, el día que fue la conexión con la Academia y conocí la noticia, para mí fue increíble y cuando llegue a la ceremonia, iba muy tranquila, pensaba que no íbamos a ganar, las otras tres restantes tenían mucho más respaldo, y nosotras no éramos nadie, y cuando dijeron Las maestras de la República se me vino el mundo encima, toda la gente que iba a estar tan contenta, era muy emocionante.

Sé que en todo el recorrido has acompañado mucho a la película ¿qué ha influido en ti este trabajo?

Ha influido mucho, incluso más de lo que me creo, es como darte la razón de todo lo contrario porque piensas: “va no puede ser, no lo vas a conseguir” ves que las cosas sí que se realizan, es la constatación de todo lo que ves que no puedes alcanzar tu sola por tus medios, pues si es posible. Todo lo que nos ha ocurrido con este proyecto nos ha demostrado que sí se puede, si se puede llegar, conseguir reconocimiento y hacer grandes historias con pocos medios. Ahora vamos a dar un paso aún más difícil que es ir a las salas comerciales, la gente tiene que pagar por ver la película, vamos a ver si realmente el público nos apoya y este sueño sigue siendo realidad y cada vez es más grande.

¿Vamos a tener segunda parte?

Estamos en ello, la verdad es todo tan increíble y tan estupendo que queremos seguir, porque es maravilloso, pero es complicado porque financieramente aunque parece que los premios si te ayudan, pero la situación sigue siendo igual de complicada, vamos a ver si somos capaces, a mí me gustaría porque ahora sabemos mucho más que cuando empezamos, porque tenemos muchas cosas por contar y porque la historia realmente merece la pena, y mucha gente así lo ha demostrado.

Muchas gracias a Pilar Pérez Solano por dedicarnos parte de su tiempo.

http://www.cineralia.com/2014/03/19/entrevista-directora-maestras-republica/